Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/26/2013 12:00:00 AM

¿Adiós a la ciudad más segura de México?

La capital mexicana se ha mantenido al margen de la guerra contra el narcotráfico.

;
BBC
Durante algunos años de la guerra contra el narcotráfico, en varias ciudades de México fueron constantes los enfrentamientos armados, estallidos de autos bomba o apariciones de decenas de cadáveres en las calles. Pero en ese período, entre 2007 y 2011, la capital del país se mantuvo ajena a esa violencia.

Ahora ese virtual oasis ante la violencia del narco parece estar desapareciendo: en los últimos meses Ciudad de México ha vivido el secuestro de trece jóvenes, asesinatos de adolescentes y una disputa de bandas por el control del mercado local de drogas.

Especialistas y organizaciones civiles señalan que estos hechos muestran la operación abierta de grupos violentos de los que poco se conocía en el Distrito Federal, donde se asienta la capital del país.

Las autoridades rechazan el argumento. "En la Ciudad de México no opera la delincuencia organizada", aseguró Rodolfo Ríos, procurador (fiscal) de Justicia.

Más allá de las versiones oficiales, muchos capitalinos creen que su entorno social ha empezado a cambiar, le dice a BBC Mundo María Elena Morera, presidenta de la organización civil Causa en Común.

"Hubo una época de unos cuatro años en que la Ciudad de México se percibió segura y ahora ya no", asegura. "Estamos en riesgo de perder un espacio donde nos sentíamos bastante seguros".

Alarma

Uno de los casos más graves fue el secuestro de trece jóvenes en el Bar Heaven, ubicado en la Zona Rosa que es uno de los principales centros turísticos de la ciudad.

El plagio fue una venganza entre bandas de distribuidores de drogas al menudeo, asegura la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

Los jóvenes aparecieron meses después en una fosa clandestina. En las investigaciones se estableció que varios policías habían participado en el secuestro.

El secuestro disparó las alarmas. Un reciente sondeo del diario "Reforma" señala que 49% de los encuestados cree que el Distrito Federal es menos seguro que otras ciudades del país, mientras que otro 29% afirma que la violencia aumentó en el último año.

Las autoridades aseguran que es una "percepción ciudadana" pues las estadísticas oficiales indican una reducción de 12,4% en el número de delitos denunciados.

Pero muchos capitalinos no parecen creer en los números.

"Ya no dejamos la casa sola, siempre hay alguien pendiente porque en menos de un mes se metieron a robar en dos departamentos de mi colonia", le dice a BBC Mundo Angélica Zúñiga, vecina del barrio de Mixcoac, en el sur de la capital.

Violencia cotidiana


El caso del Bar Heaven desató una serie de cruces entre el gobierno federal y la alcaldía de Ciudad de México, pues mientras Manuel Mondragón, comisionado Nacional de Seguridad, afirmó que en la capital hay presencia de carteles de narcotráfico, el jefe de Gobierno Miguel Mancera lo ha negado.

Si operan o no los grandes grupos de tráfico de drogas es sólo una parte del problema, pues los capitalinos cotidianamente enfrentan otro tipo de violencia.

Recientemente, por ejemplo, vecinos de la colonia Residencial Acoxpa encontraron sorprendidos varios carteles colgados de postes y árboles donde pedían cuidarse de los robos de autos.

A primera vista el mensaje parecía uno más de los que frecuentemente aparecen en la ciudad, pero esta vez lo sorprendente fue que los autores de la advertencia eran... los mismos policías encargados de vigilar el barrio (y de evitar el robo de automóviles).

Una de las primeras reacciones ante el nuevo escenario es el cambio de hábitos.

"Este diciembre no vamos a salir de vacaciones, siempre pasamos año nuevo en Acapulco pero ahora los rateros (ladrones) no dieron permiso", agrega Zúñiga.

Muchos padres de familia, por ejemplo, aconsejan a los adolescentes no prestar sus teléfonos móviles cuando acuden al cine, pues es muy fácil que sean víctimas de alguna extorsión. Otros reviven el miedo que sentían en otras épocas, dejan las joyas en casa o salen a pasear sin tarjetas y con poco dinero en efectivo.

"Yo no uso los puentes peatonales porque allí asaltan, sobre todo en las noches", le dice a BBC Mundo Hortensia Bojórquez, vecina de la colonia Morelos, mientras espera el mejor momento para cruzar una transitada avenida. "Prefiero arriesgarme y torear los coches, a ver si no me aplastan".

Y en algunos casos, como en barrios de Xochimilco, al sur de la ciudad, los vecinos han colgado carteles para amenazar a los delincuentes con lincharlos si son atrapados.
Los números

Paradójicamente, las estadísticas afirman que los delitos en Ciudad de México tienen una ligera tendencia a la baja.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2013 señala que hace dos años hubo un registro de 33.256 personas por cada 100.000 habitantes que fueron víctimas de un delito.

Para 2012, en cambio, 31.675 personas sufrieron algún crimen. Según estos datos, el Distrito Federal es la tercera entidad con más personas que han experimentado algún delito; el primer sitio lo ocupa el Estado de México con un reporte de 41.048 y enseguida Baja California, con 36.579 víctimas por cada 100.00 habitantes.

¿Por qué entonces la percepción de inseguridad? La activista Morera cree que muchos capitalinos prefieren no denunciar o, en algunos delitos como secuestro, prefieren hacerlo ante autoridades federales, lo cual haría que las estadísticas no reflejen la dimensión del problema.

"Creemos que nos están ocultando las cifras y nos parece muy grave. No es sólo el secuestro lo que ha subido, el delito de robo a casas habitación también creció", indica Moreira.

Por lo pronto, la alcaldía de Ciudad de México emprendió una nueva estrategia de seguridad que, reconoce el jefe de Gobierno Miguel Mancera, pretende recuperar la confianza de los capitalinos.

Con el plan se crearon gabinetes de seguridad en las 16 delegaciones (una especie de municipios) que existen en la capital, los cuales deben presentar un informe diario sobre el comportamiento de la delincuencia en su territorio.

"Los números son positivos pero necesitamos luchar contra lo que es la percepción, o también conocida como inseguridad objetiva", afirma el funcionario. "Es algo que se tiene que ganar todos los días".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.