Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/2000 12:00:00 AM

Al estrado judicial

A la larga el pobre Phillip Ducruet no era tan malo. El ex de la princesa Estefanía de Mónaco ganó la semana pasada un pleito en el que la demandada era nada menos que Muriel Houtemann, la bailarina belga que en 1996 protagonizó un escándalo fotográfico que le costó a Ducruet su matrimonio y con él su recién adquirido puesto en la realeza monegasca. La demanda demostró ante un juez de Niza que la mujer hizo parte de un complot con su compañero de entonces, Yves Hoogewys, y organizado por el fotógrafo Stephane de Lisiecki, con el objeto de vender las imágenes resultantes. Ducruet, quien pasó fugazmente de guardaespaldas a esposo de Estefanía, pide 2,5 millones de francos de indemnización por su sueño perdido (unos 416.000 dólares) y resultó ser una víctima de sus instintos, pero en el fondo un buen muchacho.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.