Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/22/2011 12:00:00 AM

Al Gore arremete contra la política medioambiental de Obama

El exvicepresidente de EE.UU. Al Gore, que apoyó fervientemente a Barack Obama en su carrera presidencial, muestra ahora, en plena campaña de reelección, su decepción con la "fallida" política medioambiental del mandatario.

En un artículo de 7.000 palabras que publicará el viernes la revista Rolling Stone y que hoy se adelanta en su edición digital, Gore, que recibió el Nobel de la Paz en 2007 por su compromiso en la lucha contra el cambio climático, asegura que las "buenas intenciones" de Obama sólo han resultado en "cambios" ligeros en esta materia.
 
El mandatario demócrata "ha fracasado a la hora de aprovechar su autoridad para abogar por una acción decidida en el cambio climático", escribe Gore.
 
Gore, que perdió las elecciones presidenciales de 2000 frente a George W. Bush, asegura que en los últimos años de Gobierno de ese presidente "el resto del mundo esperaba la llegada de un líder estadounidense que enfrentara con agresividad la crisis climática", pero ha quedado claro "que no hay ningún cambio real respecto a la era Bush".
 
"El presidente Obama nunca ha presentado al pueblo estadounidense la magnitud de la crisis climática", afirma Gore.
 
"Simplemente, no ha abogado porque haya acción. No ha defendido la ciencia frente a los turbios y deshonestos ataques políticos. Y tampoco ha proporcionado un espacio presidencial para que la comunidad científica pueda mostrar al público la realidad de la ciencia", añade.
 
Obama, que representaba una "intensa esperanza" de cambio a su llegada al poder en 2009, ha impulsado "iniciativas significativas" en la materia, tanto dentro del paquete de estímulo económico que avanzó en su primer año como a través de "mejoras históricas en los estándares de eficiencia para los automóviles".
 
Pero también, indica Gore, ha impulsado "una expansión masiva de las perforaciones petroleras en Estados Unidos", y ha hecho "concesiones a las compañías de petróleo y carbón sin pedir nada a cambio".
 
El exvicepresidente atribuye el fracaso de un tratado global en la cumbre de Copenhague en 2009 a la "incapacidad" de Obama para sacar adelante legislación sobre el calentamiento global" en su propio país.
 
El presidente mostró "valentía" a la hora de asistir a la cumbre y reafirmar sus compromisos, pero la falta de concreción hizo que el único resultado de la reunión fuera un "acuerdo retórico", señala Gore.
 
El protagonista del aclamado documental "An Inconvenient Truth" (2006) asegura que, a la larga, "la única manera de acabar con la crisis climática será con un acuerdo global que de una forma u otra ponga un precio al carbón".
 
"Y sea cual sea el enfoque que se elija finalmente, Estados Unidos debe proporcionar liderazgo cambiando" su "propia política", argumenta Gore, quien fue vicepresidente de EE.UU. bajo el mandato de Bill Clinton (1993-2001).
 
Gore, que asegura "apoyar y admirar" a Obama, no le perdona el fracaso del proyecto de ley contra el calentamiento global que él mismo le ayudó a impulsar en el Congreso en 2009 y que finalmente se estancó en el Senado.
 
Para convencer al Gobierno de que debe ser firme en esta materia, el exvicepresidente pide a los estadounidenses que se conviertan en "activistas comprometidos" y que envíen el mensaje de que el calentamiento global les importa "mucho" y, así, se asegurarán de que cualquier candidato que no comparta su preocupación sea derrotado.
 
"Ésta es la verdad: la Tierra es redonda, Sadam Hussein no nos atacó el 11 de septiembre, Elvis está muerto, Obama nació en Estados Unidos y la crisis climática es real. Es hora de actuar", sentencia Gore.
 
EFE


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.