Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/21/2009 12:00:00 AM

Al medioevo

Crecen las críticas por los enfrentamientos y retrocesos del pontificado de Benedicto XVI.

Son pocos los motivos para celebrar el cuarto aniversario del pontificado de Benedicto XVI. El máximo jerarca de la Iglesia Católica ha cosechado enfrentamientos con el mundo laico, católico, científico, musulmán y hebreo, además de que su popularidad va en picada. Según las cifras vaticanas, las audiencias en San Pedro han perdido un millón de feligreses en el último año.

Benedicto XVI se ha convertido en el Pontífice de los 'No'. Sus negativas abarcan desde la utilización de embriones congelados hasta la investigación científica con células madre embrionarias, pasando por la fecundación in vitro, despenalizar la homosexualidad en el mundo y la eutanasia. En el sonado caso de la mujer italiana en coma desde hacía 17 años, la jerarquía eclesiástica definió la batalla del padre por hacer la voluntad de la hija como "asesinato".

Las "metidas de pata", como las define Andrea Milani, analista de la revista L'espresso, empezaron en 2006 con la visita a Auschwitz, símbolo del holocausto judío. En el discurso, brilló por su ausencia un mea culpa por la responsabilidad del cristianismo como fuente de antisemitismo. Sin embargo, ese es un capítulo solo para expertos vaticanistas, dice Milani. Es más adelante, ese mismo año, que Ratzinger se "da a conocer" al mundo cuando en la universidad alemana de Ratisbona cita una contienda medieval entre un emperador bizantino y un docto musulmán, en la que deja entender que Islam y democracia son incompatibles.

Hay más. En enero anunció la intención de readmitir en el seno de la Iglesia, quitando la excomunión, a los cuatro obispos de la cofradía San Pío X, fundada por el cismático monseñor Marcel Lefebvre. Mientras la Santa Sede dio el paso, la televisión sueca transmitía una entrevista con el obispo lefebvriano Richard Williamson, en la que éste negó la dimensión del holocausto judío. La readmisión de los lefebvrianos puso en estado de alerta no sólo al judaísmo. Hasta la canciller alemana, Angela Merkel, pidió explicaciones.

Los expertos subrayan la fuerte tendencia de derecha del anterior y del presente pontificado. Para Luigi de Paoli, miembro del movimiento internacional 'Somos Iglesia', hoy como en el medioevo, "la Iglesia es aliada del poder y de las clases dominantes". En este mismo sentido se expresa uno de los mayores teólogo vivientes, el alemán Hans Küng, quien insiste en que Ratzinger, "un hombre anclado en el medioevo", hizo un error de cálculo: ahora no sólo se habla de estos cuatro obispos sino de la desviación hacia la derecha de la curia romana".

A la lista de sinsabores se suma el escándalo en Austria por el nombramiento como obispo auxiliar de Linz de Gerhard Maria Wagner. El padre Wagner se hace notar por su homofobia y sus afirmaciones extravagantes y reaccionarias: ha dicho que el huracán Katrina y el tsunami de 2004 son un "castigo divino" y la saga de Harry Potter es una obra "satánica". Su nombramiento causó tanto revuelo que terminó con la renuncia de Wagner y un comunicado de los obispos en que pedían mejorar la comunicación para que "el servicio universal del Papa no se cubra de sombras".

Los malabarismos del Vaticano quizá terminen por arreglar los problemas (los lefebvrianos siguen excomulgados, Wagner renunció y el Papa viajará a Israel). Pero dejan la sensación de que Benedicto XVI o bien no tiene ningún control del gobierno de la Iglesia o es un restaurador más interesado en defender la doctrina de la fe que en lo que pasa en el mundo exterior. Entre tanto, dice Kung, muchos católicos esperan que el Papa enfrente temas reales como el de los millones de divorciados creyentes, alejados de la comunión, y el de la falta de vocaciones sacerdotales. Los más duros acusadores, señalan a la Iglesia como un obstáculo para la fe.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?