Miércoles, 17 de septiembre de 2014

| 2013/03/23 07:00

Anarquismo en ‘topless’

Una nueva generación de feministas se está robando las miradas. Femen eligió desnudarse contra la sociedad patriarcal, la prostitución y la corrupción. La pregunta es hasta qué punto su estrategia es solo mediática.

Las chicas de Femen marchan en París en 2012 durante la inauguración de su primer local fuera de Ucrania. Foto: AFP

Tetas, gritos y rubias. No es una película porno. Se trata de una nueva ola feminista cuyo “dios son las mujeres, su misión es la protesta y su arma son sus pechos”. Las mismas jóvenes que la semana pasada se desnudaron frente al Vaticano con extinguidores para gritar “no más papa”. Para erradicar el patriarcado y crear pánico entre los hombres, su piel es su uniforme y su ideología el ‘sextremismo’.

Era 2008 y en Ucrania tres atractivas mujeres de apenas 20 años decidieron tirar a la basura el matrimonio, el machismo y todo lo que la sociedad esperaba que hicieran. Anna Hutsol, Sasha Shevchenko y Oksana Shachko escogieron una causa, la emancipación femenina y un nombre con una contundencia y una fuerza similares a la de un femen (fémur, en latín). 

Para ellas, la Ucrania postsoviética es para las mujeres. Ese país es uno de los principales destinos de turismo sexual de Europa y miles de ucranianas se casan con extranjeros por conveniencia. Su primera protesta, en 2009, fue contra la pornografía en internet. Aunque muchos no entendieron por qué lo hacían desnudándose, el mundo las escuchó y sus acciones se multiplicaron.

Se desvistieron contra la corrupción y los políticos como el ruso Vladimir Putin y el italiano Silvio Berlusconi, contra la falsa moral de los religiosos y contra la prostitución en la Euro 2012, que atrajo a miles de hinchas a Ucrania y Polonia. Las chicas le ordenan a sus tropas “nunca posen, ustedes no son modelos, son soldados”, y como guerreras saben que les van a dar bolillazos, que pueden terminar en la cárcel y pagar cientos de euros en multas. Oksana estuvo dos semanas presa en Moscú por intentar destruir la urna en la que Putin votó para su reelección en 2012.

Sus métodos dan de qué hablar. Sus cuerpos llenan portadas y sus videos reciben millones de visitas en internet. Son una marca que todo el mundo conoce. Pero, ¿qué ve la gente? Su mensaje, su conducta escandalosa o solo sus curvas.

Para sus seguidoras son una nueva forma de feminismo, pero para otros sus armas son una contradicción que reduce el cuerpo femenino. Otras generaciones de feministas no están de acuerdo con su método. Lidia Falcón, presidenta del Partido Feminista de España, le dijo a SEMANA que “aunque no dudo que las participantes en estas protestas son feministas con las mejores intenciones, caen en la provocación del sistema patriarcal que exige: no te haremos daño más que exhibiéndote desnuda, porque a los machos nos gustan los cuerpos de las mujeres y sigues siendo objeto de deseo para nosotros, digas lo que digas”.

Pero según argumentan ellas,“la magia del cuerpo es la que acapara el interés, mientras el coraje del acto es el que incentiva a la lucha”. Y las más de 300 mujeres que se han unido demuestran que su estrategia sí se traduce en poder. Pues las Femen van ahora por el mundo. 

Abrieron oficina en París y otras mujeres imitan sus acciones en Italia, Brasil, Estados Unidos e incluso en países musulmanes. La semana pasada Túnez se escandalizó después de que Amina, una joven de 19 años, subió una foto de ella fumando, con el lema “mi cuerpo me pertenece y no es una fuente de honor para nadie” escrito en árabe sobre su pecho. Como explicó, “me gustó su mensaje radical. Era la primera vez que veía a una mujer que no se desnudaba para una cámara, sino para protestar. Si hubiera enviado esa foto vestida, no habría tenido ningún impacto. 

El cuerpo de una mujer es de ella. No de su padre, de su hermano o de su esposo”. Y mientras la desnudez siga estando por fuera de la norma, las tetas seguirán siendo revolucionarias. Pero sea cual sea su arma de protesta, lo cierto es que están impulsando un nuevo feminismo. Y para eso se necesita más que piel. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×