Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2015/11/03 12:11

El cura español del ‘Opus Dei’ que molestó al Papa

Angel Vallejo Balda, detenido este lunes por el Vaticano por filtración de documentos reservados, fue uno de los organizadores del lujoso banquete que irritó al papa Francisco.

El cura español del ‘Opus Dei’ que molestó al Papa Foto: periodistadigital.com
;
AFP

Según la revista italiana L'Espresso, Vallejo Balda, quien se encuentra en una cárcel dentro de las murallas del Vaticano, había traicionado ya los principios del papa Francisco de austeridad y simplicidad al organizar el año pasado una elegante fiesta en una de las terrazas con vista a la plaza de San Pedro.

Se trataba del banquete en honor de la canonización de los dos papas, celebrada en mayo del 2014 y a la que asistieron importantes personalidades de la vida política y mundana de Italia. El evento, con más de 150 invitados, que costó según la publicación 18.000 euros, fue coordinado por Francesca Chaouqui, experta en comunicación social, y miembro como Vallejo de la Comisión de Estudio sobre la Organización de las Estructuras Económicas - Administrativas de la Santa Sede (COSEA), que acaba de concluir su labor.

Chaouqui, de 33 años, italiana de origen marroquí, también fue detenida y liberada por "su colaboración" con la justicia vaticana tras prestar declaración el fin de semana, según explicó el Vaticano. Según L'Espresso, cuando el papa argentino supo sobre el lujoso banquete, muchos pensaron que iban a rodar cabezas.

El Opus Dei se pronunció

Nadie se imaginaba que el funcionario, del movimiento conservador Opus Dei, iba a terminar encarcelado por un delito introducido por el mismo papa Francisco en julio del 2013.

La organización católica Opus Dei manifestó "su sorpresa y dolor" por la detención este lunes por la gendarmería del Vaticano del cura español Lucio Angel Vallejo Balda, miembro de Opus Dei, acusado de divulgar documentos confidenciales de la Santa Sede.

"Manifestamos sorpresa y dolor por estas noticias", reconoció en un comunicado la Oficina de la Prelatura del Opus Dei en Roma. "El Opus Dei no dispone de ninguna información sobre el caso. Si la acusación se demostrase cierta, sería particularmente doloroso por el daño hecho a la Iglesia", asegura la nota.

"Monseñor Vallejo pertenece a la 'Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz', asociación de presbíteros intrínsecamente unida al Opus Dei, que no tiene el derecho de intervenir en el ministerio pastoral ni en los trabajos que los socios desarrollan en sus diócesis o en la Santa Sede", precisa la nota.

La influyente organización conservadora, fundada en 1928 por el sacerdote español Josemaría Escrivá de Balaguer, canonizado por Juan Pablo II en 2002, se desvincula así de Vallejo, alto funcionario del Vaticano, quien era secretario de la Prefectura para Asuntos Económicos.

"Vallejo fue llamado a trabajar en Roma por la Santa Sede, de acuerdo con su obispo (diócesis de Astorga, España). La prelatura del Opus Dei no intervino ni supo de esa decisión hasta que se hizo pública: los superiores de monseñor Vallejo son los de la Santa Sede y el obispo de la diócesis donde está incardinado (Astorga)", concluye la nota.

El religioso español permanece detenido en el Vaticano por orden del Promotor de Justicia, anunció con una nota oficial este lunes la Santa Sede, en la que recuerda que la divulgación de noticias y documentos reservados es "un delito según la ley IX del Estado de la Ciudad del Vaticano, del 13 de julio del 2013".

La sombra del caso 'Vatileaks', que envenenó el pontificado de Benedicto XVI hasta su renuncia en 2013 planea otra vez en el Vaticano. En este caso no se trata de documentos robados del escritorio del pontífice alemán como ocurrió en 2012 sino de las cuentas del Vaticano y de personas designadas por el mismo papa Francisco para reformar las finanzas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.