Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/10/2004 12:00:00 AM

"Apoyamos la paz de Colombia"

Romano Prodi deja la presidencia de la Unión Europea el 31 de octubre. En entrevista exclusiva con María Fernanda González, de SEMANA, habla de su gestión al frente de la segunda potencia mundial.

Si bien recibió críticas por un exceso de presidencialismo y de autonomía en su trabajo frente a los jefes de Estado, la presidencia de la Unión Europea de 'Il Professore' Romano Prodi será recordada por la puesta en marcha del euro, la ampliación de 15 a 25 miembros y la Constitución política de una nueva Europa. Prodi conversó con SEMANA sobre su gestión, las relaciones Europa-América Latina y dio su visión de Colombia.

SEMANA: ¿Cuál es su balance de estos cinco años?

Romano Prodi: El balance es positivo. La ampliación de la Unión Europea de 15 a 25 Estados quedará en la historia junto con la moneda única. También es un logro la reforma interna de la Comisión Europea. Me marcho con un texto de Constitución aprobado...

SEMANA: El paso siguiente para la Constitución es que sea ratificada en cada Estado. ¿Cómo ve usted el escenario en los diferentes países miembros frente a esta ratificación?

R.P.: Numerosos países han optado por el referéndum. Tenemos que explicar a los europeos lo que es la Unión y por qué necesitamos que funcione. Tenemos que suscitar un debate profundo sobre la Constitución y su significado. Me inspira cierto temor la posibilidad de que las preocupaciones nacionales enmascaren el sentido de las consultas y que intereses partidarios a corto plazo primen sobre las ventajas a largo plazo de una Carta para la Unión.

SEMANA: La ampliación de la UE también ha suscitado reacciones encontradas.

R.P.: Existen dificultades. Aún conviven, junto con la demanda de 'más Europa', muchos recelos ante el hecho de que la vieja concepción de la soberanía necesita ser revisada, pues muchas funciones del Estado-Nación deben ser ejercidas a escala continental. Muchos son escépticos sobre la capacidad de la UE de convertirse en un marco para la resolución de sus problemas. Así mismo, el terrorismo, Oriente Medio y los problemas medioambientales se han unido para crear sensación de inseguridad. Esto se acentúa cuando ven que desafíos como el envejecimiento o la inmigración no reciben respuestas. Hay que acercar Europa a los ciudadanos. El hecho de integrar los nuevos estados miembros no debe ser visto como una amenaza para los países más ricos.

SEMANA: Hay un debate frente a la entrada de Turquía en la UE. ¿Usted qué opina?

R.P.: La cuestión no es si Turquía puede ser miembro o no, sino cuándo podrán comenzar las negociaciones. Los criterios de Copenhague establecen las condiciones para ser miembro. Primero hay que cumplir los criterios políticos y después vendrán las negociaciones. Turquía ha vivido una transformación desde 1999. Estas reformas han introducido mejoras en las libertades civiles y han reducido el poder de los militares. En octubre publicaremos un informe en el que evaluaremos si los criterios políticos se han cumplido. A la luz de este informe, los líderes de la UE decidirán si comienzan o no las negociaciones.

SEMANA: ¿Considera un nuevo escenario en las relaciones UE-Estados Unidos?



R.P.: En los últimos 18 meses esas relaciones han vivido un período turbulento por Irak. Pero lo hemos superado y ha quedado demostrado que las relaciones trasatlánticas son fuertes y duraderas. La cumbre entre la Unión Europea y los Estados Unidos de junio ha sido una prueba de que ambos lados del Atlántico están dispuestos a aunar esfuerzos. Necesitamos trabajar juntos ante amenazas como el terrorismo internacional, el sida, la pobreza y las armas de destrucción masiva. Y necesitamos llegar a un compromiso en el cambio climático, la Corte Penal Internacional o las disputas comerciales. Debemos aprovechar los recursos de la Unión Europea y de los Estados Unidos para poner los cimientos de un sistema multilateral sólido y una ONU revitalizada. No puede haber paz en el mundo sin lazos estrechos entre la Unión Europea y Estados Unidos.

SEMANA: ¿ Hay forma para que Europa se acerque más a América Latina?

R.P.: En los últimos 20 años, América Latina ha llevado a cabo importantes reformas. En lo político, afianzaron la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos. Las económicas generaron crecimiento, atrajeron la inversión y contribuyeron a reducir la inflación. Pero todavía hay en América Latina enormes desigualdades sociales. Uno de los temas de la Cumbre de Guadalajara fue la cohesión social. En torno a la cohesión social veo un gran potencial en común entre Europa y América Latina. También, en torno al multilateralismo. Debemos fortalecer nuestra concertación sobre los valores que compartimos.

SEMANA: ¿Qué le deja el mandato Prodi a la región latinoamericana?

R.P.: Permítame corregir su pregunta. Más que lo que el mandato Prodi ha dejado a América Latina, quiero referirme a lo que ambas regiones se han aportado. Yo destacaría los acuerdos de asociación con México y con Chile, y esperamos que puedan concluir las negociaciones con Mercosur. Hemos concluido acuerdos con América Central y con la Comunidad Andina. Asimismo hemos lanzado importantes programas de cooperación entre empresas, universidades y autoridades locales de ambas regiones. Los flujos de comercio e inversión han aumentado considerablemente.

SEMANA: ¿Qué imagen tiene de Colombia?

R.P.: Colombia sufre violencia y narcotráfico, pero sabemos que el principal capital de Colombia es su gente y esa fuerza que tienen los colombianos para construir su país. Apoyamos por completo la búsqueda de la paz junto a los ciudadanos, sociedad civil e instituciones colombianas.

SEMANA: ¿Cree usted que existe un temor en la UE de involucrarse demasiado en la problemática colombiana?

R.P.: Para nada. Los derechos humanos y la paz son una prioridad europea. Apoyamos iniciativas, contribuimos a los acuerdos en el Salvador y Guatemala y a fomentar el respeto de los derechos humanos. Respecto a Colombia, la Unión Europea ha reiterado su voluntad de apoyar los esfuerzos por la paz. Nos hemos comprometido a estudiar la petición de Colombia para respaldar el papel de la Organización de Estados Americanos en el proceso con los paramilitares.

SEMANA: La Comisión participa en proyectos de paz en Colombia. También participó en el proceso de Pastrana mediante las mesas de donantes de Madrid y Bruselas. En la gira del presidente Uribe a Europa, la Comisión se abstuvo de hacer una nueva mesa de donantes. ¿Por qué?

R.P.: La Unión Europea es un ejemplo de convivencia en la diversidad, de cómo se puede vivir en un espacio respetando al otro. Es así como queremos que Colombia encuentre la armonía. En años anteriores hemos apoyado encuentros entre el gobierno y los alzados, porque creemos que es la salida. Hemos participado en las reuniones del G-24 o 'Grupo de Londres', que reúne a los países implicados en la cooperación. Este tema fue abordado en la visita de la ministra Barco a Bruselas, a quien le confirmé nuestra participación en la mesa de cooperación en febrero en Colombia.

SEMANA: El presidente Uribe ha sido muy criticado en la UE por su seguridad democrática...

R.P.: Hemos dicho que apoyamos los esfuerzos del gobierno colombiano por pacificar su país y por restaurar el estado de derecho en el territorio, obviamente con respeto a los derechos humanos.

SEMANA: ¿Qué opinión tiene de las Farc, el ELN y las autodefensas?

R.P.: La Unión Europea considera terroristas a los tres. La paz, la convivencia y la búsqueda de un futuro mejor no son de izquierda o de derecha, sino un principio humanista, y en eso Europa tiene larga tradición. La paz no se construye con bombas como las que viví en Italia, sino con la reconstrucción del tejido social; no se construye secuestrando o asesinando, sino con ideas y proyectos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.