Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1982/06/28 00:00

¿ AREA DE CANDELA ?

Tensiones fronterizas y la terminacion de un protocolo, hacen de Guyana otro peligroso punto de confrontación en el Caribe.

¿ AREA DE CANDELA ?

El próximo mes terminara la moratoria de 12 años que estableciera el Protocolo de Puerto España --un arreglo diplomático entre los gobiernos de Venezuela y Guyana-- mediante el cual se congelaron durante ese lapso las discusiones entre aquellos países por el territorio del Esequivo.
Tras la decisión venezolana de no prorrogar dicho protocolo y a medida que se acerca el 18 de junio, fecha de su vencimiento, la parte guyanesa ha expresado sus temores de que el gobierno de Luis Herrera Campins emprenda acciones militares tendientes a la recuperacion de lo que Caracas considera parte del territorio venezolano, el área del Esequivo.
Denuncias de la capital guyanesa, Georgetown, en el sentido de que sus vecinos estarían acumulando tropas en la zona fronteriza han sido emitidas regularmente en los últimos meses. Ultimamente, el 18 de mayo, Rudolph Collins, embajador de Guyana en Venezuela, denunció la violación del espacio aéreo de su país por aviones venezolanos. Poco después el presidente guyanés, Ferbes Burnham, insistió. "Es cierto que hacia el oeste se encuentra un vecino que desea convertirnos en picadillo, que de haber podido hubiera dividido y miniaturizado a Guyana. Pero nosotros somos hombres y no ratones". También advirtió que su país tiene "la capacidad y el potencial para lanzar al enemigo de nuestras puertas"
Quien respondió por la parte venezolana fue el embajador ante las Naciones Unidas, Marcial Pérez Chiriboga, explicando que su país estaba dispuesto, más bien a entrar en negociaciones directas con Guyana para resolver el diferendo, descartando una eventual mediación de organismos internacionales en el mismo.
Pérez enfatizó que no era cierto que Venezuela estuviera dispuesta a emplear la fuerza en tal reclamo. Lo que sí se estudia en Caracas es el diseño de una estrategia nacional para encarar el litigio, propósito que tiene el apoyo tanto de Copei, el partido de gobierno, como de Acción Democrática principal fuerza de la oposición.
Para Guyana el asunto es de importancia crucial, en tanto que están en juego las cinco octavas partes de su territorio, cerca de 92.900 kilómetros cuadrados.
Colonia británica hasta 1966, Guyana surgió del asalto que Gran Bretaña hiciera en 1814 sobre territorio descubierto y dominado por España desde finales del siglo XVI. En el momento de la emancipación, los territorios de Demerara Esequivo y Bérbice no estaban ocupados por España ya que desde el convenio de Londres del 13 de agosto de 1814, ella había transferido a los ingleses sus derechos sobre esas tierras. Tras el descubrimiento de las riquezas auríferas de la región Esequiva, Inglaterra consolida su dominio sobre el área, avanzando cada vez más sobre territorio venezolano, en forma tan alarmante que el Departamento de Estado Norteamericano terminó viendo en ello un desafío al prestigio de la Doctrina Monroe. Esto lleva a Washington a forzar un arreglo. Las conversaciones se inician en 1897 sin que la parte venezolana pueda nombrar su propio árbitro. El 3 de octubre de 1899 se firma el Laudo Arbitral de París que le reconoce a Venezuela la desembocadura del Orinoco pero le da a Gran Bretaña 159.500 kilómetros cuadrados, o sea, poco más o menos el 80% del territorio en litigio.
Para Venezuela tal laudo estuvo marcado desde el comienzo por la colisión Británico-Americana y constituyó un atropello para ellos al sancionar legalmente el predominio de una fuerza agresora sobre su territorio.
Este episodio, sumado al bloqueo de los puertos venezolanos por fuerzas británicas una década después del laudo de París, en represalia porque Venezuela se negó a pagar sus deudas ante los bancos ingleses, explica el fuerte sentimiento antibritánico de los círculos gobernantes; fenómeno que ha vuelto a reflejarse ahora en las discusiones de la OEA sobre el conflicto de Malvinas, en las cuales los delegados venezolanos han estado entre los más punzantes críticos de la parte británica.
Guyana está dispuesta a defender su territorio con su ejército de dos mil hombres, ocho aviones cargueros, tres lanchas y un helicóptero. También lo hará jurídicamente basándose en el arbitraje de 1899, y en el reconocimiento que hiciera Venezuela, en 1970, del Estado soberano Guyanés. En ese año, la excolonia británica se proclamó República Cooperativa de Guyana, sin que Caracas planteara sus reclamos, pese a que --según los defensores del punto de vista venezolano-- hubo sublevaciones en el reclamo de la nacionalidad venezolana. Para tales analistas el territorio de la Guyana Esequiva se halla hoy ocupado y dominado por los "guyaneses", los nuevos colonizadores de los "esequiveños" al haber sustituido a los usurpadores ingleses.
Pero no siempre existió la tirantez actual. En 1966 Venezuela, Guyana e Inglaterra suscribieron un acuerdo en Ginebra que estipulaba una serie de pasos diplomáticos para arreglar el diferendo, lo que desembocó en el amistoso Protocolo de Puerto España. Al expirar éste en junio próximo, los dos países tendrán tres meses para decidir el próximo paso: trasladar a la ONU el caso o iniciar un diálogo bilateral. Esto último es el querer de Caracas. "No rechazamos las Naciones Unidas", dijo recientemente Pérez Chiriboga, "pero creemos que el Consejo de Seguridad tomó una posición muy unilateral en su Resolución 502". Esta es la que exige el retiro argentino de las Malvinas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.