Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/10/1987 12:00:00 AM

AREA DE CANDELA

Expectativa mundial por anuncios de nuevos ataques iranies en el Golfo Pérsico

El ataque al petrolero "Peconic", de propiedad de la compañía norteamericana Texaco, volvió a poner en primer plano una región que, como la del Golfo Pérsico, constituye uno de los focos de tensión más explosivos del mundo. El incidente, que no arrojó víctimas, se produjo el 8 de julio pasado cuando una lancha iraní atacó el buque con granadas y fuego de ametralladoras.
El Departamento de Estado norteamericano se apresuró a asegurar que no habría represalias, pues aunque el tanquero pertenece a una compañía de ese país, y el petróleo que iba a recoger en Kuwait tenía seguramente ese destino, no navegaba bajo la bandera de las barras y estrellas sino bajo la de Liberia.
EL DESFILADERO
La inacabable guerra entre Irán e Irak sigue poniendo los pelos de punta al mundo entero. Su expresión más refinada ahora es la llamada "guerra de los buques-tanque", iniciada hace algún tiempo por Irak. Resulta que para cortarse los suministros de combustibles, los contendores resolvieror atacar los petroleros que circulan por el Golfo Pérsico y que deben cruzar el estrecho de Ormuz, en un recorrido que se asemeja mucho, guardadas la proporciones, a los desfiladeros que la caballería recorría en las películas de vaqueros antes de ser masacrados por los infaltables indios sioux.
Este sería un detalle más en la larga fila de horrores de esa guerra, si no fuera porque lo que está de por medio es nada menos que el suministro de un importante porcentaje del petróleo que se consume en Occidente y concretamente en Estados Unidos.
Ese pequeño detalle hace que el asunto se vuelva tema de "seguridad nacional" para el presidente Reagan, lo cual lo convierte en una caja de sorpresas.
La última sorpresa ha sido la decisión, anunciada el 26 de junio, de brindar protección a 11 supertanqueros de Kuwait, los que navegarán bajo bandera norteamericana a través de una especie de registro ficticio en ese páís. O sea que los convoyes, como en las viejas películas de vaqueros, iran escoltados por la caballería, representada en este caso por las fuerzas navales estadounidenses, sólo que ahora sabrán muy bien quiénes los esperan al borde del desfiladero.
Los militares norteamericanos han expresado su preocupación por esta forma de afrontar el problema. Un almirante citado por el New York Times afirmó que "sería demasiado decir que los jefes de Estado Mayor tuvieron algo que ver en la toma de la decisión". El general P. X. Kelley, comandante de los "marines", expresó en tono decepcionado que "la vida está llena de opciones absurdas entre las cuales uno debe escoger. En ese contexto apoyé la decisión".
Lo que preocupa al estamento militar es que en el estrecho de Ormuz, Irán no necesita mayor capacidad bélica para hacer mucho daño a cualquier barco que pase, por lo que una espiral creciente de violencia se hace muy factible. Como afirmó uno de los generales consultados por la prensa, "el peligro de una confrontación inicial con Irán puede haber sido sopesado por la Casa Blanca, pero ¿cuál sería el segundo o tercer nivel de efectos si Khomeini ataca nuestras fuerzas y nosotros respondemos?
OFENSIVA DIPLOMATICA
Las respuestas para la inquietud militar se darán probablemente en el curso de esta semana o de la próxima, pues el primer convoy se encuentra en marcha hacia el Golfo, con dos petroleros kuwaitíes que estrenan nombre y bandera norteamericana. Entre tanto, la ofensiva diplomática para dar fin a la guerra entre Irán e Irak coloca a las dos grandes superpotencias en una confrontación por ejercer la mayor influencia en el área. Curiosamente, la decisión de Reagan de proteger los tanqueros de Kuwait sólo se produjo luego de que la Casa Blanca supo que ese país había solicitado también ayuda a la Unión Soviética y ésta había accedido a proporcionar tres barcos propios en arrendamiento, uno de los cuales, entre otras cosas, casi se hunde al chocar con una mina iraní.
Los soviéticos han propuesto que las partes en conflicto se reúnan en Moscú para tratar de poner fin a la guerra, pero se han estrellado con la posición de Irán, que no quiere saber nada de paz mientras el gobierno iraquí de Hussein continúe en el poder, aunque sobre el tema de los petroleros el gobierno del Ayatollah ha mostrado mayor receptividad. Estados Unidos, por su parte, desde el comienzo del año ha trabajado en un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que ordenaría un cese inmediato al fuego y el establecimiento de un tribunal independiente que estudie las causas de la guerra. Las posibilidades de aprobación de esa resolución son inciertas en medios de la Organización mundial, aunque ya tiene tras de sí un apoyo importante.
Pero los esfuerzos soviéticos continúan, y el pasado 2 de julio propusieron una inmediata retirada de todos los barcos de guerra extranjeros del Golfo Pérsico. La respuesta iraní, expresada por el vocero del Parlamento Hashemi Rafsanjani, fue que la propuesta de los rusos era "buena" y que el plan norteamericano de proteger bajo su bandera a los barcos de Kuwait era "un error enorme" que resultaría en "humillación para Estados Unidos".
Yuli Vorotsov, viceministro de Relaciones Exteriores de la URSS se reunió sucesivamente con sus homólogos de Irán e Irak, mientras el ministro de Defensa de Israel, Yitzhak Samir sorprendió a los periodistas al afirmar que "la única potencia extranjera con capacidad para terminar la guerra es la Unión Soviética. Ellos pueden hablar con ambas partes".
Mientras los barcos del convoy se acercan al Golfo, la expectativa mundial continúa, atizada por los anuncios de nuevos ataques iraníes en el sector. El próximo capítulo podría ser sangriento, si los esfuerzos diplomáticos fracasan, como parece ser lo más probable.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.