Lunes, 16 de enero de 2017

| 2016/04/13 13:02

Cristina y Macri, acorralados por escándalos

Tanto la expresidenta como el presidente argentino están salpicados por los casos de contratos del Banco Central y la filtración de los ‘Panama Papers’, respectivamente.

Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri Foto: Archivo SEMANA

Este miércoles la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se presentó ante un tribunal de Buenos Aires donde entregó su declaración por presuntas irregularidades en algunos contratos del Banco Central argentino, bajo su gobierno.

De Kirchner fue citada por el juez Claudio Bonadio, que investiga una denuncia presentada en noviembre pasado -cuando Cristina aún era presidenta-, contra el entonces presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, y el resto del directorio de la autoridad monetaria.

El caso comenzó por la denuncia de parlamentarios integrantes del frente Cambiemos, liderado por el actual presidente argentino, Mauricio Macri. Según los denunciantes, mediante la celebración de contratos de futuros de dólar, el Banco Central habría vendido dólares a un precio que rondaba los 10,65 pesos por unidad, por debajo del precio establecido en la Bolsa de Nueva York para este tipo de contratos (alrededor de 14 pesos por unidad).

El juez Bonadio, fuertemente cuestionado por el kirchnerismo, precisó que, de la diferencia entre el precio pactado y el del mercado, se desprende que por los contratos cerrados (septiembre a diciembre 2015) el Banco Central registró una pérdida de 1.552 millones de pesos (105,5 millones de dólares).

En noviembre, la entonces conducción del Banco Central había asegurado en un comunicado que su intervención en el mercado de futuros se realizaba "en los términos establecidos por la normativa vigente y de acuerdo con las disposiciones de la Carta Orgánica de la institución".

"Se trata de una operatoria normal y habitual que utilizan los Bancos Centrales con un objetivo de regulación y para brindar previsibilidad en el mercado cambiario", decía el comunicado.

La exjefa de Estado criticó este la existencia de una "matriz comunicacional, política y judicial" que se extiende en la región para identificar a los proyectos "nacionales y populares" con la "corrupción", de modo tal que "luego vienen los colonizadores".

Fernández hizo estas declaraciones ante centenares de seguidores tras presentarse en el tribunal. Luego de entregar un largo escrito al magistrado, en el que rechazó que existiera algún delito, la política se mostró en su discurso convencida de que el suyo "no es el único caso" de una expresidenta perseguida" en el país.

Pero la crisis política en Argentina no se queda allí. El presidente Macri también se ha visto involucrado en un escándalo económico de gran envergadura: la filtración de los Papeles de Panamá, que salpicó a múltiples cabezas de Estado alrededor del mundo.

El mandatario argentino dijo no tener “nada que ocultar” y haber cumplido la ley cuando su nombre apareció en los documentos filtrados. El 7 de abril, un fiscal pidió investigar su papel en el consejo administrativo de Fleg Trading, una sociedad offshore con sede en Bahamas, firma que aparece activa hasta 2009, año en que Macri fungía como jefe del Gobierno de Buenos Aires.

En una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, en Buenos Aires, y con gran parte de su gabinete ministerial entre el público, Macri se desmarcó de la decisión del fiscal federal Federico Delgado de pedir al juez Sebastián Casannello que abra una causa al respecto.

La decisión del miembro del Ministerio Público se produjo a raíz de una denuncia presentada por el diputado kirchnerista Norman Darío que, según el fiscal, "justifica la apertura de una investigación" para determinar si el mandatario "omitió maliciosamente" su participación en dichas empresas en sus declaraciones juradas de bienes y activos.

"Sé que hay mucha gente preocupada para estas denuncias de los ‘Panamá Papers‘ que ha salido y que me ha involucrado a mí. Quiero decirles una vez más que estoy muy tranquilo, que he cumplido con la ley, que he informado de la verdad y que no tengo nada que ocultar", aseguró el presidente.

Tras conocerse estas filtraciones, la Presidencia aclaró que la compañía fue creada por el padre del jefe de Estado, Franco Macri, empresario de origen italiano, para realizar una inversión en Brasil que finalmente no se realizó.

Pero a pesar de que el caso Macri no ha pasado a mayores, los escándalos económicos tienen claramente acorralados a ambos líderes argentinos y pusieron sobre la mesa, además de las investigaciones por hacer, la enorme polarización que existe actualmente en el país.

Con información de EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.