Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2012 12:00:00 AM

Así fue el duro debate entre Romney y Obama

El aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, y el presidente de EE.UU. y candidato a la reelección, Barack Obama, se enfrentaron en el primer debate televisado, transmitido desde la Universidad de Denver. Los dos contrincantes se volverán a encontrar el 16 de octubre.

En la noche de este miércoles se realizó el primero de los tres debates televisados que enfrentarán al presidente de EE.UU. y candidato a la reelección, Barack Obama, con el aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney.

Ambos llegaron a la Universidad de Denver, en el estado de Colorado, para exponer sus propuestas con miras a las próximas elecciones presidenciales de noviembre.
 
La economía

En el encuentro, Obama prometió "reconstruir" EE.UU. y no repetir errores que llevaron a la crisis. En ese sentido, prometió un "nuevo patriotismo económico" para crear empleos y "reconstruir" el país con inversiones en educación y energía.

"Queda mucho trabajo por hacer, no se trata de dónde estamos, sino de hacia dónde vamos", subrayó Obama, quien dijo que los recortes de impuestos y regulaciones propuestos por Romney no son la solución para revitalizar la todavía débil economía estadounidense.

Al respecto, Romney aseguró que no va a "recortar los impuestos a los ricos". "Eso no es lo que voy a hacer", aseguró Romney, quien dijo que de ganar abrirá nuevas vías comerciales, "sobre todo con Latinoamérica", perseguirá el equilibrio presupuestario y luchará por las pequeñas empresas.
 
El aspirante republicano afirmó que el nivel de endeudamiento de EE.UU. "simplemente no es moral", y señaló que la solución al problema es reducir el gasto e impulsar el crecimiento económico.

"El presidente (Barack Obama) prefiere aumentar los impuestos", indicó Romney, a lo que añadió que el problema con la receta del actual mandatario es que "ralentiza el crecimiento".
 
Romney aseguró que no quiere "ir por el camino de España", que según él dedica más del 40 por ciento de su presupuesto público "al gobierno".
 
Por su parte, Obama dijo que "las matemáticas, el sentido común y nuestra historia" muestran que la propuesta de su rival no es una receta para crear empleos.

"Si creen que podemos recortar impuestos en 5 billones de dólares y añadir 2 billones en gastos adicionales que el Ejército no ha solicitado (...) y ofrecer deducciones a los estadounidenses más privilegiados y que no tendremos que pagar la factura, entonces el plan del gobernador Romney puede funcionar para ustedes", dijo Obama.
 
La famosa ley Dodd-Frank

Luego, el candidato republicano aseguró que, si llega a la Casa Blanca, eliminará y reemplazará la famosa ley Dodd-Frank, diseñada para aumentar el control de las operaciones financieras de riesgo tras la crisis de Wall Street en el 2008.

"Necesitamos regulaciones en Wall Street, pero no designar una lista de bancos como demasiado grandes para caer", respondió el candidato republicano al ser preguntado por el moderador, Jim Lehrer, por su parecer sobre la regulación.

Obama dijo estar de acuerdo con su rival en que "la regulación es necesaria", pero recordó que en el pasado Romney solo hablaba de eliminar la ley Dodd-Frank, sin matices.

"La regulación es esencial, si no hay regulación la economía no funciona, pero al mismo tiempo se puede convertir en excesiva. Durante el mandato de Obama ha sido así y se ha convertido en algo dañino", insistió el republicano.
 
La reforma sanitaria 'Obamacare'
 
Romney también se refirió a la reforma sanitaria. Dijo que el costo sanitario en el país es "prohibitivo" y aseguró que de llegar a la Casa Blanca revocará la reforma sanitaria promulgada por Obama y conocida como 'Obamacare'. Romney también criticó a su rival por aprobar una reforma sanitaria "partidista" que no contó con un solo voto republicano.
 
Sobre ese tema, dijo que ofrecerá incentivos tributarios para la compra de seguro médico, y reformará los programas públicos "Medicare" y "Medicaid".

Al respecto, el presidente de EE.UU. dijo que revocar la reforma sanitaria que él impulsó y aprobada en el 2010 amenazaría con dejar a 50 millones de personas sin cobertura médica en momentos en que eso tiene una "importancia vital".
 
El mandatario estadounidense defendió los logros de la reforma sanitaria, que ha ampliado la cobertura médica universal y las protecciones incluso para personas con dolencias previas, además de que exige a la mayoría de los estadounidenses la compra de un seguro médico so pena de una multa.
 
Obama también prometió reformar el sistema de beneficencia social de "Medicare" para reducir los costos de la cobertura de salud para los ancianos y jubilados. También señaló que el exgobernador de Massachusetts propone acabar con el llamado 'Obamacare', pero no explica con qué quiere reemplazarlo.

Así las cosas, el presidente de EE.UU cuestionó las promesas de bipartidismo de su rival republicano al afirmar que si en su primer día en el poder revoca la reforma sanitaria los demócratas no estarían muy satisfechos.

El exgobernador Romney tendría un primer día "ajetreado" en la Casa Blanca, señaló Obama, porque si lo que va a hacer es revocar el 'Obamacare' -como se conoce popularmente a la reforma sanitaria del 2010- la medida "no será muy popular con los demócratas mientras se sienta con ellos".

La oposición

El presidente Obama afirmó que uno no se puede limitar a decir que se va a "sentar" con la oposición. "Hay que tener un plan", destacó Obama.

"A veces hay que decir no" tanto a la oposición como a tu propio partido, insistió el actual inquilino de la Casa Blanca, quien añadió que su rival republicano no ha mostrado mucha "disposición" a decir no a los sectores más extremos de su partido durante la actual campaña electoral.

Romney insistió, por su parte, en que como gobernador de Massachusetts, un estado en el que el 87 por ciento del electorado es demócrata, tuvo que aprender a negociar con la oposición.

"Vi claro desde el primer día que tenía que llevarme bien y trabajar con la oposición si quería lograr algo", afirmó Romney, quien destacó entre sus logros como gobernador el haber logrado que las escuelas del estado fuesen las número uno del país, así como recortes de impuestos en 19 ocasiones.

"De llegar a la Presidencia, seguiría la misma receta. Me sentaría desde el primer día tras ser elegido con líderes tanto demócratas como republicanos, como hice en mi estado", aseguró.

Añadió que ese espíritu de colaboración es especialmente necesario dada la crisis que afronta el país. "Lo hice antes y lo volveré a hacer", afirmó Romney.
 
El futuro de EE.UU., según Obama
 
Obama dijo que su "fe y confianza" en el futuro del país no han disminuido en sus cuatro años de mandato y prometió seguir luchando por la clase media para dar a todo el mundo "una oportunidad justa".

"Hace cuatro años dije que no soy un hombre perfecto y que no sería un presidente perfecto (...) Pero prometí que lucharía todos los días en nombre del pueblo estadounidense y la clase media", destacó Obama en la intervención de dos minutos con la que cerró su primer debate televisado con su rival republicano.
 
"He mantenido esa promesa", subrayó después para reiterar a los votantes que seguirá trabajando "tan duro" si logra un segundo mandato en las elecciones del 6 de noviembre.

Obama dijo que lo que propone para los próximos cuatro años es una mejora del sistema educativo, el desarrollo de la energía estadounidense y centrarse en las pequeñas empresas que están creando puestos de trabajo en EE.UU. frente a las que trasladan empleos al extranjero.

También se comprometió a "cerrar el déficit de una manera responsable y equilibrada".

"Todas estas cosas están diseñadas para asegurarnos que el pueblo estadounidense, su genio, su garra, su determinación, es canalizado y tiene la oportunidad de tener éxito", sostuvo el presidente.

La clase media

Todo el mundo en EE.UU. debe tener una "oportunidad justa" y "jugar bajo las mismas reglas", anotó Obama al reiterar en su intervención final las claves del discurso de defensa de la clase media que ha venido usando durante toda la campaña electoral.

El candidato republicano aseguró que si Obama es reelegido presidente continuará el declive de la clase media y prometió que si él gana las elecciones en noviembre creará 12 millones de empleos.

"Si soy presidente, crearé, ayudaré a crear 12 millones de puestos de trabajo nuevos en este país", afirmó Romney, quien señaló que de dirigir el país los ingresos de los estadounidenses volverían a crecer.

Romney, que protagonizó un reñido pulso dialéctico con Obama en su primer debate televisado en la Universidad de Denver, aseguró durante una intervención de dos minutos con la que se cerró el debate estar "preocupado" por el rumbo del país.

"Ésta es una elección sobre el rumbo de EE.UU., sobre la clase de EE.UU. que quieren tener para ustedes y sus hijos", afirmó el candidato republicano, quien destacó, en línea con lo apuntado en anteriores ocasiones, que hay dos caminos "muy diferentes" por los que optar.

Un segundo mandato de Obama ofrecería menores ingresos y precios más altos, según Romney. Si él gana, por el contrario, aumentarían los ingresos y habría más trabajo.
 
Obama agradeció a Romney y a la Universidad de Denver, donde tuvo lugar su primer cara a cara, por el "excelente" debate , el primero de los tres en los que participarán ambos.

Los dos contrincantes volverán a encontrarse el 16 de octubre, durante un debate en la Universidad Hofstra de Hempstead (Nueva York), en el que responderán a preguntas de los ciudadanos, quienes podrán hacerles preguntas sobre cuestiones de políticas exterior y nacional.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.