Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/1985 12:00:00 AM

"ASI FUE MI ENTREVISTA CON URBINA LARA"

ENTREVISTA ADOLFO PEREZ ESQUIVEL

"Así fue mi entrevista con Urbina Lara" Recientes declaraciones del estudiante nicaraguense José Manuel Urbina Lara, además de poner en tela de juicio el papel del Premio Nobel de la Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel en el conflicto centroamericano, han complicado aún más el enmaranado caso, en el que este joven de 24 años asegura haber sido raptado de la embajada costarricense en Managua donde se había asilado.
Con el propósito de esclarecer lo sucedido, dadas las graves consecuencias que ha tenido este hecho tanto para las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua, como para el proceso negociador de Contadora, SEMANA entrevistó a Pérez Esquivel en Buenos Aires, en la sede del Servicio de Paz y Justicia, organismo de derechos humanos que él coordina desde 1974.
Hablando despacio y en un tono condescendiente--como lo haría un sacerdote con sus feligreses--el escultor argentino de 53 años, relató en detalle su encuentro con Urbina Lara y explicó como ve este incidente dentro del complejo escenario en Centroamérica.
SEMANA: ¿Nos podría contar que sabe usted del caso del estudiante nicaraguense Urbina Lara y por qué esta usted involucrado en este?
PEREZ ESQUIVEL: Es el caso de un chico, quien no solo está muy confundido, sino que está muy manipulado. Cuando yo llegué a Managua y me enteré de que el estaba preso, junto con dos diputados alemanes Hans Matthofer y Wolfang Weege pedimos al gobierno sandinista hablar con él, ya que la información era bastante confusa y queríamos saber su estado de salud y que era lo que realmente habia sucedido en la embajada.
S.: La versión que se conoció es que fue sacado por la fuerza de la sede diplomática...
P.E.: Así se dijo, pero no es lo correcto. Tanto los diputados alemanes, como sus traductores y el ministro del Interior de Nicaragua Tomás Borge fuimos a visitar a Urbina una dependencia militar donde estaba. Lo primero que le preguntamcos fue por su salud y salvo renguear de una pierna donde lo hirieron y un refilón de una bala que nos mostró en el hombro, nos dijo que tenía buen asistencia médica y se lo trataba bien. Su aspecto era muy saludable, bien alimentado, gordo, bien cuidado.
S.: ¿Por qué les dijo él que había pedido asilo?
P.E.: El se asiló no como un político, sino como desertor que no quería hacer el servicio militar y se refugia en la embajada costarricense.
S.: ¿Qué le dijo Urbina que ocurrió en la embajada ese 24 de diciembre?
P.E.: Primero dijo que lo había sacado; pero cuando le dije que me explicara paso por paso, ahí comenzaron las contradicciones. Le pregunté si la puerta estaba cerrada y me dijo que él la había abierto. ¿Y qué estabas haciendo? le pregunté yo. Dijo él, que estaba tomando unos tragos de whisky y comiendo pollo con una amiga, que no había nadie más en la embajada. Yo le pregunté si en ese momento entró la policía y lo sacó por la fuerza. El dijo que no, que él había salido y ahí, la policía lo llevó
S.: ¿ Y cómo lo hirió la policía?
P.E.: Eso le pregunté yo y me dijo que cuando él salió en su carro. Sorprendido le pedí que me explicara si decís que salías por la puerta y la policia te detuvo allí, ¿cómo aparecés después en tu carro? Urbina Lara dijo que él salió en su carro y en la calle la policía le gritó alto y le disparó. En conclusión este joven perdió su de recho de asilo al salir de la embajada. No se necesita ser un jurista para saber que el derecho de asilo se pierde cuando una persona hace abandono de la sede diplomática.
S.: ¿Urbina Lara les pidió a ustedes que sirvieran de intermediarios?
P.E.: El pedía que interviniera Costa Rica, y entonces yo cometí una infidencia y le dije: "Vos en principio eres ciudadano nicaraguense y estás en territorio nicaraguense. Este es un problema que tenés que arreglar con tu gobierno. Este es un país soberano, tiene sus leyes, su Constitución, esto lo deben solucionar aqui".
S.: ¿Según entiendo usted habló sobre el caso con el gobierno de Costa Rica...
P.E.: Sí, yo viajé a Costa Rica y a pedido del diputado alemán amigo del presidente Monge, fui a hablar con él y le expliqué esto que te estoy diciendo a vos. Después hablé con muchos diputados costarricenses y les relaté lo que Urbina Lara me había dicho.
S.: ¿Por qué cree usted que este joven dijo haber sido sacado por la fuerza cuando en realidad no lo fue y por qué se le da tanta importancia a este hecho... qué hay detrás del caso Urbina Lara?
P.E.: Se utilizó a este joven como un pretexto con objetivos políticos muy claros: que Costa Rica rompiera relaciones diplomáticas con Nicaragua y bloqueara las negociaciones de Contadora, y aún más, que Costa Rica dejara de un lado su neutralidad para formar un ejército. Al pobre presidente Monge lo han presionado por todos lados para que rompa con Managua. Hasta le mandaron 15 mujeres en una manifestación, con un pantalón, para decirle que se pusiera los pantalones porque era poco hombre. Los medios de comunicación lo han atacado, pero por suerte, Monge conservó la serenidad. Los empresarios le han pedido de todas formas que rompa relaciones con Nicaragua con base en una mentira absoluta.
S.: ¿Cree usted que ha habido alguna presión del gobierno de Reagan?
P.E.: No creo, estoy seguro. Mira, yo las cosas no las mando decir, sino que las digo directamente, y lo acabo de hacer en los Estados Unidos, hablé con los asesores de Reagan, con los encargados de derechos humanos y con los responsables para Centroamérica y también con la señora Jean Kirkpatrick y ellos ven inaceptable--y esto lo reiteró Reagan en un discurso cuando yo estaba en Chicago--la convivencia con el régimen de Nicaragua. Hay una agresión tremenda y una intolerancia y además, una actitud imperialista de dominación y sometimiento de los pueblos latinoamericanos. Entonces, aunque públicamente dicen apoyar Contadora, en realidad se le trata de bloquear, una solo presionando a los países de la región para que no firmen, sino también apretando a los países integrantes del grupo mediador.
S.: ¿Cuál entonces es el papel suyo y el de Serpa en el proceso pacificador de Centroamérica?
P.E.: El Servicio de Paz y Justicia como organismo latinoamericano, tiene la obligación de estar presente en las situaciones de los pueblos. Así como estamos presentes acá en el cono sur con la agresión de las dictaduras, y hemos desarrollado trabajos que han ayudado a lograr estos procesos democráticos, así estamos atentos a la situación centroamericana. No son hechos aislados. Apoyamos a Nicaragua por una razón muy simple, que todos los latinoamericanos tenemos que tener muy claro: el respeto a la autodeterminación de los pueblos; se esté o no de acuerdo con el régimen sandinista.
S.: ¿Es por esto que usted considera importante el grupo Contadora?
P.E.: Sí. El que países latinoamericanos hayan asumido un compromiso de atender las necesidades de otros países hermanos, para mí es un hecho doblemente valioso, ya que propone una solución negociada (y no militar) y es una iniciativa que surge de la misma región, ante el fracaso de la OEA para enfrentar este tipo de problemas. De cómo resulte el conflicto centroamericano dependerá el futuro de todo el continente. O nos unimos y superamos esto, ayudando a un pueblo hermano, o el futuro de América Latina es negro. --
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.