Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/28/2011 12:00:00 AM

Así sometían a nigerianas a rituales de vudú y explotación sexual

Además, eran obligadas a quedar embarazadas, a abortar y a separarse de sus hijos. Dos colombianos hacían parte de la red de tráfico de mujeres que cayó hace una semana en España.

La Policía de España informó este viernes que fue desarticulada una red de tráfico de mujeres nigerianas. Según las autoridades, la organización tenía su centro de operaciones en la isla de Gran Canaria y tenía conexiones en Palma de Mallorca, Alcorcón (Madrid) y en otros países de Europa (Italia, Francia, Grecia, Turquía y Finlandia) y África (Nigeria, Senegal y Marruecos).

La llamada “Operación Fortuna”, que se estaba ejecutando desde el año pasado, terminó con la captura de 14 miembros de la organización (11 de nacionalidad nigeriana, 2 colombianos y un ciudadano español).

Los últimos detenidos fueron dos ciudadanos colombianos encargados de un prostíbulo en Las Palmas de Gran Canaria.

Según las autoridades, la red usaba la violencia, rituales de vudú y el rapto de los bebés de las mujeres esclavizadas sexualmente, con el fin de obligarlas a pagar una deuda de entre 30.000 y 70.000 euros, cuyo pago podía alargarse durante dos o tres años.

La investigación se inició en febrero del año pasado, luego de que las autoridades advirtieran el “ostensible incremento” de mujeres de origen nigeriano en situación irregular que ejercían la prostitución en la isla de Gran Canaria, y en especial en la zona conocida como El Lugo en la calle Molino de Viento de esta capital.

Las víctimas eran mujeres jóvenes nigerianas, “de buena apariencia física y pertenecientes a los estratos más bajos de la sociedad”. Eran contactadas por los integrantes de la organización y sometidas a un ritual de vudú, antes de ser llevadas a España.

Los traficantes les prometían una nueva vida en Europa, y un “trabajo” para que pudieran enviarles dinero a sus familias. Las mujeres quedaban sometidas por sus captores hasta pagar la deuda, “sin desvelar a las chicas que su destino iba a ser el de ejercer la prostitución”.

La organización delincuencial utilizaba dos métodos para el ingreso de las mujeres a España. Uno consistía en el pago de pasajes desde Nigeria y Senegal, con documentación falsa, a países europeos, preferiblemente Italia, Grecia y Francia, “donde la organización tenía contactos que se encargaban de recogerlas y trasladarlas” al país ibérico.

También, eran enviadas a pie desde Nigeria al norte de Marruecos. Allí eran violadas hasta que quedaran embarazadas, momento en el que se autorizaba su traslado a España. Algunas no alcanzaban a pasar a España durante el embarazo y eran obligadas a hacer la travesía en patera (una embarcación) “en condiciones lamentables” y con su bebé a bordo.

“En una ocasión –según narró la Policía- a una de las víctimas se le murió su recién nacido en el trayecto y fue arrojado por la borda antes de llegar a las costas de Motril (Granada)”.

Cuando llegaban a España, las jóvenes eran llevadas a los lugares de explotación escogidos, la isla de Gran Canaria en la época de otoño-invierno y la Isla de Palma de Mallorca en la época estival.

A las que tenían bebés, los integrantes de la red las separaban de ellos y los enviaban a la localidad madrileña de Alcorcón, donde otros miembros de la organización se encargaban de su custodia.

Las mujeres eran fotografiadas desnudas, les arrancaban vellos púbicos y les retiraban sangre menstrual. Todo “con el objeto de intimidarlas y amenazarlas en un ritual de magia negra si desobedecían las instrucciones que se les daban”.

Luego comenzaba la esclavitud sexual, “sin apenas días de descanso y en condiciones higiénicas ínfimas”. Eran constantes las amenazas de muerte, violaciones y los rituales con el objetivo de ejercer el control físico y sicológico. Algunas fueron obligadas a abortar, y como castigo por haber quedado en embarazo eran obligadas a asumir los gastos clínicos.

Según la Policía del país ibérico, dos mujeres se arriesgaron a escapar de la red, “una tras ser violada por uno de los miembros de la misma, y otra saltó del balcón de un segundo piso de uno de los domicilios de la organización en la localidad de Vecindario, donde había permanecido encerrada más de una semana. Su intención era viajar la localidad madrileña de Alcorcón donde se encontraba retenida su hija de dos años”.

En julio pasado, los miembros de la organización planeaban ingresar a cinco nuevas mujeres. Los investigadores organizaron un dispositivo de detención de los implicados y de localización de las víctimas. En un operativo conjunto desplegado en Gran Canaria, Palma de Mallorca y Alcorcón, las autoridades encontraron “nueve víctimas, abundante material relacionado con la prostitución, documentación falsa, dinero y gran cantidad de efectos de vudú”. También rescataron a dos niñas de corta edad y las devolvieron a sus madres después de haber permanecido cautivas en el domicilio de la organización en Alcorcón.

La Policía de Finlandia también hizo lo propio para capturar a una de las mujeres integrantes de la organización que estaba fugada en el país escandinavo. En ese país también fue detenido uno de los traficantes encargados de trasladar hasta España a las jóvenes que salían de Nigeria.

Finalmente, el pasado 19 de enero fueron detenidos los dos colombianos encargados de un prostíbulo de la calle Molino de Viento de esta capital. Las autoridades españolas han constatado la existencia de más de veinte mujeres jóvenes originarias de Nigeria, traficadas y explotadas sexualmente por los imputados, doce de ellas han sido localizadas y plenamente identificadas.

De esta manera llegó a su fin el clan de proxenetas nigerianos, operativo que según las autoridades ha sido uno de los más relevantes en el combate a la trata de mujeres en la isla de Gran Canaria en los últimos cuatro años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.