Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/15/2015 9:40:00 AM

Francia redescubre la palabra "guerra"

François Hollande usa en sus declaraciones un tono militar y los periódicos nacionales instan a la movilización. Al parecer el espíritu de clamor de "Je suis Charlie" murió.

A poco más de 24 horas de los atentados de París hay una sola palabra que atraviesa las declaraciones del presidente francés François Hollande, los reclamos de los políticos galos y en las páginas de los periódicos. La palabra es guerra. Le Parisien, en su edición extraordinaria tituló: “Esta vez sí es la guerra”, como si los ataques de enero al diario satírico Charlie Hebdo y al supermercado kosher hubiesen sido algo menor.

“Quiero decirle a los franceses que estamos en guerra y vamos a actuar y a golpear al enemigo yihadista para destruirlo en Francia, en Europa, en Siria y en Irak”, dijo el primer ministro francés Manuel Valls en el canal de televisión TF1 y agregó: “la respuesta francesa será del mismo nivel que el ataque en París”.

También Hollande calificó de “acto de guerra” el ataque, “cometido por Dáesh (acrónimo árabe para Estado Islámico), organizado desde el exterior y con complicidades internas”. El mandatario decretó tres días de duelo nacional en Francia, convocó el Estado de emergencia, estableciendo estrictos controles en las fronteras y desplegó fuerzas de seguridad adicionales en la capital.

Frente al terror la reacción de otros dirigentes fue inmediata. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue uno de los primeros en expresar su solidaridad, citando en francés la consigna republicana francesa: “Liberté, égalité, fraternité” y recordó que históricamente el país galo es el aliado más antiguo de su país.

“Nosotros los alemanes sentimos a los franceses muy cercanos. Lloramos con ustedes. Y combatiremos juntos la batalla contra aquellos que cometieron estos actos inconcebibles”, dijo por su parte la canciller alemana Angela Merkel. Inclusive el presidente de Rusia, Vladimir Putin le escribió un telegrama a su homólogo francés que decía: “La entera comunidad internacional debería unir esfuerzos para combatir eficazmente el terrorismo”.

Pero el presidente sirio, Bashar al Assad, cuya salida del poder es reclamada por París, se apartó de la ola de solidaridad al acusar a Francia de haber contribuido a la “expansión del terrorismo” con su política en Siria. “Francia conoció lo que nosotros vivimos en Siria desde hace cinco años”, dijo. Lo cierto es que Francia es miembro de la coalición internacional contra Estado Islámico. El país bombardea en Irak desde hace más de un año y Siria desde finales de septiembre con sus sofisticados aviones Mirage 2.000.

En un comunicado difundido en internet, el grupo Estado Islámico reivindicó los ataques perpetrados por “ocho hermanos con cinturones explosivos y rifles de asalto en lugares cuidadosamente escogidos”. “Que Francia y aquellos que siguen su rumbo sepan que serán los blancos principales”, advirtió un miliciano en el video.

Los seis atentados fueron casi simultáneos, protagonizados por al menos siete yihadistas que actuaron como “máquinas de matar”, en palabras de un testigo presencial. Y aunque varios recuerdan los atentados al diario satírico Charlie Hebdo y la seguridad mejoró en el país, parece que las condiciones e implicaciones son diferentes. “Después de la trágica noche del viernes, parece que Charlie Hebdo no enseñó mucho”, dijo a SEMANA Jean Guisnel, experto en seguridad y servicios secretos, el cual sostiene además que la principal falla recayó en los servicios de inteligencia franceses que dejaron escapar este mortal error.

Además, “Je suis Charlie”, la consigna emblema de los atentados de enero, se refería a la libertad de expresión, por tratarse de un diario satírico. Lo del viernes atañe a los refugiados que cada vez llegan en mayor proporción a Europa, huyendo de la trágica situación en Medio Oriente. Ahora, los controles fronterizos empiezan a subir y los gobiernos empezaron a  construir barreras en sus fronteras, primero fue Hungría, luego se sumó Croacia y Eslovenia, y esta semana fue Austria.

Del mismo modo que los ataques comenzaron el viernes, Suecia y Dinamarca están envueltos en una disputa caótica para controlar los flujos migratorios, por ejemplo, al igual que muchas otras naciones europeas. Suecia que abarca a más refugiados que cualquier otro país en Europa sobre una base per cápita, anunció el jueves que estaba introduciendo mayores controles fronterizos. La decisión amenaza con atrapar a cientos de miles de solicitantes de asilo que se dirigen al Viejo Continente. Por otro lado, los daneses, que han tenido algunas de las políticas de inmigración más duras de Europa, respondieron al día siguiente de los atentados con 34 medidas para disuadir a los migrantes de venir, principalmente mediante la reducción de los beneficios.

No obstante, y a pesar del cambio de políticas que se vienen para Europa, son alentadores las manifestaciones populares de solidaridad del fin de semana con Francia y los mensajes de apoyo de varios líderes. Pero tristemente, con los controles fronterizos subiendo en un país europeo tras otro, el panorama se complica tanto como para Europa, como para Oriente Medio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.