| 2010/11/04 00:00

Aterrizaje forzoso del avión más grande del mundo

La aerolínea australiana Qantas suspendió todos los vuelos de su flota Airbus, tras un aterrizaje de emergencia de uno de sus superjumbos en Singapur.

Aterrizaje forzoso del avión más grande del mundo


 
El vuelo QF32, que partió de Londres rumbo Sydney, Australia, y con escala en Singapur, llevaba 459 personas a bordo.

La aerolínea explicó que la suspensión de sus seis aviones A380 -el modelo de pasajeros más grande del mundo- era una medida de precaución y que la flota se mantendría fuera de servicio hasta que la empresa entendiera las razones del incidente.

El corresponsal de la BBC en Sydney, Nick Bryant, informa que el avión primero enfrentó dificultades poco después de despegar del aeropuerto Changi, en Singapur.

Algunos pasajeros a bordo acusaron una fuerte explosión en una de las turbinas a la izquierda de la nave.

"Yo me encontraba en el avión cerca de la turbina dos, que explotó con un gran estruendo a 10 o 15 minutos de haber despegado", dijo a la BBC Lars Sandberg, un DJ que viajaba a Australia para una gira musical.

Lluvia de desechos

Trozos del avión llovieron sobre la isla de Batam, en el sur de Singapur, uno de estos un pedazo curvo de metal pintado en los tradicionales colores rojo y blanco del logotipo de Qantas -el canguro volador- de lo que parecía ser el casco de una turbina.

Los pasajeros manifestaron que el piloto continuó volando por lo menos una hora y media más para consumir combustible antes de aterrizar.

Poco después, el avión hizo un aterrizaje de emergencia de vuelta en el mismo aeropuerto Changi, dejando una estela de humo detrás.

La cubierta de una de sus cuatro turbinas en el ala izquierda muestra señales de daños significativos, añadió el corresponsal, y que Qantas dijo que hubo algún tipo de falla en la turbina.

Una portavoz de la aerolínea aseguró que el avión hubiera podido volar con sólo tres turbinas, pero que el piloto decidió aterrizar en Singapur a manera de precaución.

El incidente es preocupante para Qantas que se jacta de tener un récord de seguridad ejemplar.

Gigante de los aires

También lo es para los fabricantes europeos del Airbus que tienen sus esperanzas en esta nave insignia. Se trata de la primera falla técnica de gravedad que sostiene el A380 desde su estreno comercial hace tres años.

La nave es el avión comercial más grande del mundo, puede acomodar hasta 800 pasajeros en sus dos pisos, aunque Qantas lo tiene adaptado solo para unos 450.

Las expectativas de Airbus son que el avión adquiera la reputación de ser una aeronave silenciosa, económica y segura.

Qantas anunció que realizará una investigación a fondo para dar con las razones de la falla.

La empresa británica Rolls Royce, fabricante de las turbinas declaró a las agencias noticiosas Dow Jones que "trabajará con Qantas para identificar el problema".

Por otra parte, la empresa Singapur Airlines -que cuenta con 11 aviones A380- y la aerolínea Emirates -el mayor cliente de Airbus con 13 superjumbos- expresaron por separado que no tiene planes de suspender los vuelos de sus flotas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.