Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/13/1995 12:00:00 AM

ATRAPENLO!

Desenmascarado el subcomandante Marcos, los mexicanos temen la guerra total contra el EZLN.

QUE UN HOMBRE DE 38 AÑOS, DE CARNE Y hueso, llamado Rafael Sebastián Guillén Vicente sea el legendario Marcos, causó la más grande impresión en los mexicanos después de aquel primero de enero, cuando el brindis de la celebración del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos se quebró con las balas de una guerrilla que desde el sur denunció un México del siglo XIX: el Ejército Zapatista de Liberación Nacional -EZLN-.
Marcos fue identificado en una casi increíble alocución presidencial donde Ernesto Zedillo lanzó la bomba. Con la identidad del mítico líder subversivo anunció los nombres de cuatro líderes del EZLN: Fernando Yaffez, Jorge Javier Elorreaga, Jorge Santiago Santiago, Silvia Fernández Fernández, así como sobre la captura de centros de operaciones y algunos de sus cabecillas.
Pero el verdadero espectáculo comenzó cuando se exhibieron unas fotografías en las que el pasamontañas dio paso a la cara de Rafael Guillén. El dueño de los ojos que persigue el gobierno mexicano y que enamoró a muchas mujeres perdió la magia de la clandestinidad y no es tan guapo, afirmó una de sus fans.
Resultó ser muy mexicano. Nacido como Rafael Sebastián Guillén Vicente el 19 de junio de 1957 en Tampico, al norte del país, en Tamaulipas, es hijo de Alfonso Guillén y Socorro Vicente y tiene cinco hermanos. Graduado en filosofía en la Universidad Autónoma Nacional de México y magister de la Sorbona de París, profesionalmente se centró en la docencia en la Universidad Autónoma Metropolitana de Xochimilco y en la Universidad de Nicaragua. Se dice que Rafael Guillén y otros zapatistas recibieron instrucción militar de los sandinistas y que tenían contactos desde 1984 con el obispo Samuel Ruiz, según testimonio de uno de los detenidos, Salvador Morales.
Se le atribuye una carrera política beligerante y se dice que prestó su servicio social en la Sierra Tarahumara, que fue un activo dirigente del extinguido movimiento de izquierda Fuerzas Armadas de Liberación Nacional y que en la década de los 80 desapareció para consolidar la fuerza zapatista bajo el lema 'vivir por la patria o morir por la libertad'.
Como los senderistas del Perú, el origen de la dirigencia zapatista es universitario, de la Autónoma de Xochimilco. También se estableció en los centros de operaciones de los zapatistas que éstos tienen una experiencia de muchos años en materia de lucha guerrillera.
A tiempo que Zedillo hacía tan espectacular declaración, lanzaba sus tropas contra los subversivos, lo cual tiene a México en vilo. Por eso, desde la semana pasada existe un estado de alerta militar, en el que se realizan operativos de inteligencia, las tropas se abren camino por la selva de Lacandona y la guerrilla, que según parece tiene más de 12.000 hombres, se prepara. La posibilidad de un verdadero enfrentamiento es cercana. Pero por primera vez el gobierno parece ser el ganador de una batalla de de opinión. De acuerdo con fuentes extraoficiales el cambio de rumbo de Zedillo en torno de Chiapas se decidió el domingo 5 de febrero en Querétaro. El mandatario dejó el tono conciliador al exigir definición de los zapatistas para sentarse a negociar.
Según el economista Sergio Sarmiento, "los mercados financieros, los grupos políticos e incluso el ejército nacional -debido al secuestro de dos soldados- estaban presionando al presidente. Parecia que había un vacío de poder y era necesario evitar que el país se le cayera de las manos".
Los resultados están hoy a la vista. El mercado nacional reaccionó favorablemente, al presentarse el viernes un aumento de las operaciones bursátiles, en 1.80 por ciento, y mantenerse el tipo de cambio en 5.8 nuevos pesos por dólar a la venta.
La cercanía de la guerra ha generado dos tipos de reacciones. La primera, un respiro de alivio al presagiar que se restituirá la estabilidad nacional, pues es claro que el que manda es el presidente, Ernesto Zedillo. La segunda, que se basa en el reconocimiento de que la problemática chiapaneca no desaparece con la captura de los zapatistas.
Para los mexicanos corrientes los nuevos acontecimientos no afectan su cotidianidad y su posición frente a los hechos está en contra del gobierno. Algunos comentarios son muy fuertes: "Más le. valdría a Zedillo arrestar al subcomandante Salinas de Gortari", o "Esperamos que no nos vayan a traer muerto al subcomandante Marcos".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.