Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/10/27 00:00

Ayuda comienza a llegar a las islas indonesias asoladas por el tsunami

Un equipo de expertos de la oficina de Naciones Unidas se desplazó hasta la zona afectada para evaluar las necesidades de la población, pese a que en principio, el gobierno indonesio consideró innecesario solicitar ayuda internacional.

Ayuda comienza a llegar a las islas indonesias asoladas por el tsunami

Los equipos indonesios de socorro llegaron este miércoles, pese al mal tiempo, a las islas Mentawai, al oeste de Sumatra, para ayudar a los damnificados y localizar a unos 412 desaparecidos tras el terremoto que originó un tsunami causante de al menos 272 muertos, según un balance oficial.

En el muelle de la ciudad de Padang, situada en la costa de la isla de Sumatra y a unos 150 kilómetros de ese paraíso de aficionados al surf que es el archipiélago de las Mentawai, los servicios de socorro preparaban centenares de bolsas de plástico para guardar los cadáveres.

"Las horas pasan y hay mucha gente todavía desaparecida", dijo la televisión estatal Ade Eward, jefe del operativo puesto en marcha por la Agencia Nacional de Gestión de Desastres la tarde del pasado martes, cuando las autoridades comenzaron a recibir alarmantes datos sobre los efectos del seísmo de 7,5 grados, y sobre todo, de la ola gigante que produjo.

Casi al mismo tiempo, varios helicópteros con personal de los servicios de rescate despegaron desde Padang con rumbo al archipiélago de Mentawai, algunas de cuyas islas están sumergidas parcialmente desde hace dos días.

El Ministerio de Sanidad indicó que la embestida del tsunami, que alcanzó una altura de seis metros y penetró 600 metros en tierra firme, destruyó o causó muchos daños en una decena de aldeas de las Mentawai, pobladas por 62.000 habitantes.

Las tareas de asistencia a los damnificados y la localización de desaparecidos se vio obstaculizada por el fuerte temporal y las continuas réplicas, alguna de hasta 6,2 grados en la escala abierta de Richter.

Hermansyah, funcionario de la oficina de la agencia de desastres en Padang y quien como muchos otros indonesios emplea un solo nombre, señaló al canal de televisión Metro, que al menos uno de los barcos que zarparon desde el puerto con material humanitario con rumbo a las Mentawai, tuvo que regresar debido a mal tiempo.

El servicio Nacional de Meteorología informó de que en la región occidental de Sumatra, ahora en época de tempestades y lluvias, la climatología continuará siendo adversa durante los próximos días.

La Cruz Roja Internacional y las autoridades indonesias estimaron que al menos 4.000 viviendas y edificios, la mayor parte ubicados en las islas de Pagai Utara (del norte) y Pagai Selatan (del sur) y Pagai Utara, fueron destruidas por el tsunami y que sus moradores se habían cobijado en las zonas más altas.

Entre los pueblos más dañados se encuentra el de Betumonga, en Pagai Utara y donde al menos el 89 por ciento de las viviendas, la mayoría muy rudimentarias, han sido destruidas o registrado daños

Los barcos del servicio de transporte marítimo que hacen la ruta entre Padang y el archipiélago de las Mentawai, formado por unas 70 islas e islotes, y Padang, tardan un promedio de diez horas en hacer el trayecto.

Fuentes oficiales indicaron a Efe que un equipo de expertos de la oficina de Naciones Unidas se desplazó hasta la zona afectada para evaluar las necesidades de la población, pese a que en principio, el gobierno indonesio consideró innecesario solicitar ayuda internacional.

"Estamos en la fase de búsqueda y rescate. El gobierno hace todo lo que puede para rescatar y ayudar a cuantos lo necesitan", dijo en Yakarta el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Marty Natalegawa.

El portavoz anunció que el presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, se dirigía en avión hacia Sumatra desde Vietnam, donde tenía previsto asistir a la Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Al desastre causado por el tsunami el pasado lunes por la noche, se sumó al día siguiente la erupción del volcán del monte Merapi, en la región central de la isla de Java, y que, según un balance provisional, ha causado al menos 21 muertos y 91 heridos.

La falla donde se produjo el terremoto es la misma que el 26 de diciembre de 2004 causó un seísmo de 9,1 grados y luego un tsunami que destruyó localidades costeras de una docena de naciones bañadas por el océano Índico y ocasionó 226.000 muertos.

Padang, que como las islas Mentawi se asienta sobre un placa tectónica de gran actividad sísmica, fue el año pasado escenario un seísmo de 7,6 grados que causó más de 700 muertos.

Indonesia está enclavada sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría de escasa magnitud y que pasan desapercibidos para la población.
 
EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.