Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/2014 12:00:00 AM

La posesión de Bachelet se sella con un abrazo histórico

La presidenta chilena y la nueva presidente del Senado austral comparten un doloroso pasado marcado por la dictadura de Pinochet.

Mientras Isabel Allende el 11 de septiembre de 1973 comenzaba un exilio 17 años en México víctima de la dictadura de Augusto Pinochet, dos años más tarde Michele Bachelet, en enero de 1975, era detenida y torturada en el tristemente célebre campo de Villa Grimaldi.

Sin embargo, este martes esos recuerdos que rodean la vida de estas dos mujeres pueden haber quedado relegados ante el triunfo que supuso la llegada de Allende como presidenta del Senado y de Michelle Bachelet como presidenta de Chile por segunda ocasión. Hecho que quedo registrado ante el mundo entero con un emotivo abrazo entre las dos líderes.

Y es que sin importar que hayan pasado cerca de 41 años del golpe de estado 11 de septiembre de 1973, que desembocó en el suicidio del ícono socialista chileno. El recuerdo de la dictadura de Augusto Pinochet todavía sigue vivo y es por esto lo que la llegada de la hija de Allende a la presidencia del Senado no es un hecho fortuito.

Allende se convirtió en la primera senadora en asumir el control de la Cámara Alta y de paso en imponer la banda presidencial a otra mujer. 

“Es simbólico que seamos dos mujeres quienes encabecemos esta ceremonia cívica y republicana en nuestro país” dijo emocionada la parlamentaria de 69 años.

De paso, la parlamentaria socialista desde este martes ocupa el mismo cargo que su padre ejerció entre 1966 y 1969. 

“Espero ser una articuladora de las distintas posiciones que se expresen en el Senado, y al igual que mi padre, ser completamente respetuosa de las mayorías y minorías que representan", manifestó la asambleísta.

Por su parte, Bachelet quien también vivió la dureza de la dictadura, ya que su padre el general Alberto Bachelet se mantuvo fiel al gobierno de Salvador Allende y lo pagó con su vida. Con un "Sí, prometo", respondió cuando Allende le tomó el juramento de rigor, en medio de aplausos de los asistentes a la ceremonia, en el salón de honor del Parlamento chileno. 

La presidenta reelecta espera en su segundo mandato financiar los cambios educacionales con una alza al impuesto a la renta de las empresas; redactar una nueva Constitución y disminuir la gran desigualdad en la sociedad chilena.

Ante esto Allende tiene claro que mientras esté al frente de la corporación acompañará incondicionalmente a la nueva presidenta para llevar a buen término las reformas. 

Con la ceremonia de investidura, Bachelet y Allende esperan, por que no, revivir el llamado “socialismo a la chilena” que pregonó en su tiempo Salvador Allende.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.