Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1996/03/11 00:00

BAFANA, BAFANA

BAFANA, BAFANA

En Suráfrica las cicatrices dejadas por años de división racial son profundas, y el nuevo gobierno dominado por los negros produce gran desconfianza entre la minoría blanca. Pero para bien del país, existe el fútbol. La semana pasada la selección nacional (cuyo capitán es blanco), ganó el título de campeón de Africa, y una ola de satisfacción nacionalista y multirracial atravesó el país entero. El presidente Nelson Mandela, acompañado por el ex mandatario blanco Frederick de Klerk y el rey zulú Goodwill Zwelethini, presidieron la tribuna principal del estadio de Soweto, donde una multitud en la que por primera vez había muchos blancos celebró a rabiar la victoria final sobre Túnez. Miles de surafricanos sin distingos de color salieron a las calles al grito de "¡bafana, bafana!" (los muchachos) y la prensa afrikaaner (es decir, blanca) por primera vez sacó titulares en zulú.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.