Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/2000 12:00:00 AM

Bajo control

El canciller alemán Gerhard Schroeder se ha caracterizado por ser un bon-vivant. Pero el buen Gerhard está desde hace algunos días menos exuberante y ha comenzado a presentar incluso síntomas de circunspección. Lo que pasa es que su mujer, Doris Schroeder-Krepf, motivada por un examen médico que lo encontró pasado de peso, lo tiene a dieta rigurosa. Schroeder ha tenido que dejar de consumir licor durante el día e incluso su amado vino tinto de la cena. Doris, quien a los 35 años tiene 20 menos que su marido y es su cuarta esposa, sostiene que “el propio Gerhard ha decidido comer más saludablemente, ya no come sus salchichas en curry a las 10 de la noche”. Todo lo cual demuestra que ni siquiera el hombre más poderoso de Europa es capaz de sobreponerse a los cuidados de una esposa acuciosa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?