Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/17/2009 12:00:00 AM

Base de Manta, hasta hoy en Ecuador

QUITO (AP) — El gobierno ecuatoriano destacó este viernes su política de "recuperación" de la soberanía, al no renovar un convenio para que militares de Estados Unidos realicen tareas antinarcóticos desde Ecuador, en el mismo día que terminan oficialmente los vuelos operativos de los estadounidenses.

El ministro de Defensa, Javier Ponce, a través de una cadena de televisión, señaló que la decisión de no extender el acuerdo, que vence en noviembre, permite recuperar "la dignidad y la soberanía" y no representará una disminución en el combate antinarcóticos.

Ponce destacó la adquisición de equipo y naves para realizar esas tareas y detalló la compra de cuatro radares, seis aviones no tripulados, 24 naves Súper Tucano, ocho lanchas rápidas para intercepción de embarcaciones en el mar y muelles flotantes.

Rafel Correa, presidente de Ecuador, dijo ayer que "los latinoamericanos han ingresado a la lucha por la segunda independencia, para romper definitivamente los afanes de dominación de los grupos de poder mundial".

Desde hace 10 años y hasta ahora aviones estadounidenses han operado desde Manta, 260 kilómetros al suroeste de Quito, gracias un convenio suscrito en 1999 que permitió la instalación del FOL (por sus siglas en inglés), un puesto de operaciones de avanzadas en contra del narcotráfico.

Entre 200 y 250 efectivos norteamericanos trabajan en esa base , desde donde despegan los aviones equipados con alta tecnología que detectan operaciones ilícitas para el transporte de droga.

En la base de Manta funciona conjuntamente una división de la fuerza aérea ecuatoriana, el aeropuerto civil y el puesto de operación estadounidense.

"Los beneficios que trae la decisión de terminar el convenio de la utilización de la base de Manta supera con creces la presencia de los efectivos norteamericanos, la soberanía ecuatoriana quedará restablecida, el control del narcotráfico garantizado, la seguridad de la ciudad en Manta fortalecida", resaltó el mensaje gubernamental televisado.

Por su parte, la embajada estadounidense tiene prevista una ceremonia "de reconocimiento" de las tareas del FOL con la presencia de la embajadora Heather Hodges, el administrador del FOL, teniente coronel Pat Curtis, y otros invitados, quienes "darán la bienvenida a la tripulación del último vuelo antinarcóticos del FOL", según un comunicado de la sede diplomática.

Curtis ha destacado que durante los 10 años de operaciones estadounidenses se han realizado más de 5.300 misiones de interdicción y se han decomisado "1,75 millones de toneladas métricas de cocaína".

Los vuelos de detección concluirán formalmente el viernes pero los estadounidenses han dicho que "vamos a desactivar nuestro escuadrón y entregar las instalaciones al gobierno de Ecuador" en septiembre, dos meses antes de que termine el convenio.

Aunque oficialmente Estados Unidos no ha reconocido dónde trasladará las operaciones de Manta, ese país y Colombia negocian al momento un acuerdo para ampliar la presencia militar estadounidense en el país latinoamericano, incluyendo misiones de interceptación de drogas de las fuerzas aéreas con sede en el valle central del país.

En Ecuador, el legislativo investiga denuncias de pescadores locales de abusos a los derechos humanos y abordajes presuntamente ilegales por parte de efectivos estadounidenses.

Respecto a ese tipo de alegatos frecuentes entre defensores de derechos humanos, la embajada de Estados Unidos en Quito ha manifestado que cualquier tema legal debe ser ventilado ante las autoridades judiciales.

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.