Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/2012 12:00:00 AM

Benedicto XVI: "Hay quienes se encierran en su verdad e intentan imponerla a los demás"

La frase supone un mensaje político del Papa, poco común en una misa. El pontífice también pidió más libertad para que la iglesia católica pueda difundir sus ideas en Cuba.

El Papa Benedicto XVI demandó mayor apertura para la Iglesia Católica en Cuba durante su homilía el miércoles en la plaza que constituye el santuario mismo de la revolución cubana y denunció el "fanatismo" que intenta imponerse.

Las palabras del Papa fueron una velada crítica a la dirigencia comunista de la isla y constituyeron un poco frecuente mensaje político del Papa en una misa.

Benedicto XVI dijo que la gente encuentra la libertad cuando la busca a través de lo que ofrece el cristianismo.

"Por otra parte, hay otros que interpretan mal esa búsqueda de la verdad, llevándolos a la irracionalidad y al fanatismo, encerrándose en su verdad e intentando imponerla a los demás", dijo el santo padre al leer en español su homilía.

No citó por su nombre al gobierno, pero más tarde urgió a Cuba a permitirle a la Iglesia mayor libertad para difundir su mensaje.

La otra cita papal en la jornada será una reunión con Fidel Castro, cuya hora exacta se desconoce aún.

El propio expresidente anunció que se reunirá con Benedicto XVI el miércoles, pero sin precisar la hora.

El Vaticano ya había dicho que el Pontífice estaba disponible, por lo que la confirmación por parte de Castro era todo lo necesario para asegurar la reunión y terminar semanas de especulación sobre si Castro repetiría el encuentro que sostuvo con el Papa Juan Pablo II durante su histórica visita en 1998.

"Gustosamente saludaré mañana miércoles a Su Excelencia el Papa Benedicto XVI, como lo hice con Juan Pablo II, un hombre a quien el contacto con los niños y los ciudadanos humildes del pueblo suscitaba, invariablemente, sentimientos de afecto", escribió Castro la noche del martes en una nota publicada en el sitio oficial Cubadebate.

"Decidí por ello solicitarle unos minutos de su muy ocupado tiempo cuando conocí por boca de nuestro canciller Bruno Rodríguez que a él le agradaría ese modesto y sencillo contacto", agregó Castro.

La audiencia y la misa de Benedicto XVI en la Plaza de la Revolución se da 14 años después de que Juan Pablo II ofició en el mismo sitio ante cientos de miles de personas, entre ellos Fidel. En aquel entonces, se dispuso una imagen de Jesucristo del otro lado de la icónica imagen del héroe revolucionario Ernesto "Che" Guevara, un notable hecho para un país que había sido oficialmente ateo hasta 1992.

En esta ocasión, un gigante afiche de la santa patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, cubre la fachada de uno de los edificios de la plaza junto al "Che". La Virgen ha sido el foco espiritual durante la visita de tres días de Benedicto XVI, que coincidió con el 400mo aniversario de la aparición de la diminuta imagen.

El santo padre arribó en el papamóvil a la plaza, donde minutos antes ya había llegado el presidente Raúl Castro enfundado en una guayabera blanca.

Benedicto XVI llegó en medio de vivas que daban locutores y animadores por micrófonos y en los que se oía "Benedicto, Benedicto confírmanos en Cristo" o "viva el Papa".

Decenas de personas con viseras que llevaban la foto del Pontífice le saludaban, mientras el Papa les respondía en ocasiones con la mano y sentado desde su vehículo.

El Pontífice, que llegó el lunes a la ciudad oriental de Santiago, su primera escala en la isla, parte de regreso a Italia a las seis de la tarde del miércoles (2200 GMT).

Aunque había miles de personas en la plaza, algunas abandonaron la misa a su inicio un poco por aburrimiento y otras alegando falta de organización.

Dos jóvenes estudiantes que solo se identificaron como Roberto y Gisele dijeron que se iban de la misa porque ya habían cumplido con su profesora, que les había pedido que fueran.

"Nosotros vinimos con el grupo de nuestra aula y nos estamos yendo porque no puedo más. Yo viene por cumplir con la profesora. Ya marqué (cumplí) y me voy", dijo Roberto.

Por su parte Rosa Leal, una jubilada que estaba ubicada a uno de los lados de la plaza, dijo que "cuando (la visita) de Juan Pablo II esto estaba mejor organizado. Aquí no se oye nada, yo me voy".

Pero Reinero Martínez, un chofer de 47 años, dijo que estaba en la plaza de las 4 de la madrugada junto con otras siete a ocho personas que estaban en la grama durmiendo. Si el Papa vino a Cuba "es por algo y debe ser bueno, además el Papa es una gente chévere", dijo Martínez, quien aseguró que asistía al acto porque lo habían organizado en su trabajo.

Por su parte uno de los más conocidos disidentes de la isla, Elizardo Sánchez, dijo no poder confirmar distintas versiones sobre la detención y, o prevención, por parte de agentes de seguridad estatal para que pudieran salir de sus casas y acudir al acto religioso las llamadas Damas de Blanco y que habían anticipado el fin de semana que querían ir a la misa.

Aunque algunos en la plaza manifestaron que eran creyentes, otros parecieron menos convencidos.

"Yo estoy aquí para apoyar a los dirigentes de nuestro país. Para apoyar nuestra revolución", dijo Dioleisis Fontela, un profesor universitario.

AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.