Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/18 07:00

Venden la mansión de las extravagantes fiestas de Berlusconi

Villa Certosa, famosa por las fiestas sexuales ‘Bunga bunga’, fue vendida por cerca de 500 millones de euros a un príncipe árabe.

Villa Certosa ocupa cerca de 120 hectáreas y tiene un túnel con acceso al mar. Foto: Archivo particular.

Poco después de los escándalos del 2007 por sus fiestas con prostitutas menores y demás extravagancias, Silvio Berlusconi puso a la venta su enorme mansión llamada Villa Cestosa ubicada en Porto Rotondo (Cerdeña).

Inicialmente la prensa italiana insinuó que la familia Al Nahyan, que gobierna los Emiratos Árabes, estaba interesada en la propiedad. También se dijo que algunos millonarios rusos cercanos a Putin le tenían el ojo encima. Incluso, se dijo al propio Putin le interesaba. Pero con ninguno se cerró el negocio y la mansión permaneció cerrada la mayor parte del tiempo.

Esta semana, finalmente, se dijo que al parecer quedará en manos del príncipe saudí Mohamed Bin Nayaef, el heredero al trono que sucederá al rey Salman Bin Abdelaziz, una de las familias más ricas del mundo. El precio acordado es de 500 millones de euros, según asegura el periódico Il Corriere della Sera.

La mansión del ex primer ministro italiano fue exhibida personalmente por Berlusconi al príncipe Nayaef. El precio está justificado en varios items: la exclusiva zona en que se encuentra, los 4.500 metros cuadrados de construcción en los que hay 35 habitaciones, 27 baños, un falso volcán y un anfiteatro.


Google-earth.es

Además, en sus alrededores hay un lago artificial, siete piscinas termales, un sistema de seguridad para garantizar la intimidad y un túnel subterráneo que conecta el mar y que se ilumina creando el efecto de un cielo estrellado.

Berlusconi adquirió Villa Certosa en los años setenta y desde entonces la convirtió el centro de múltiples eventos, fiestas y en hospedaje de personalidades como el ex primer ministro británico Tony Blair, el expresidente de Estados Unidos George W. Bush y el presidente ruso Vladimir Putin.

Pero la villa se hizo realmente famosa en el 2009 cuando el fotógrafo Antonello Zappadu hizo públicas las imágenes de Berlusconi y algunos de sus huéspedes en fiestas con alto contenido sexual en las que supuestamente aparecían jóvenes menores de edad.

Pero esos eran otros tiempos. En los últimos dos años el político y magnate italiano fue apenas tres veces. Y todo indica que ya no volverá. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.