Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/03/04 09:14

Las razones de la Fiscalía brasileña para capturar a Lula

El funcionario encargado del proceso aseguró, entre otros, que el expresidente recibió unos cinco millones de dólares en donaciones de empresas implicadas en los desvíos en Petrobras.

Policía brasileña allanó propiedades de Lula da Silva. Foto: EFE
;
EFE

El conjunto de indicios contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en la investigación abierta por corrupción es "bastante significativo", afirmó Carlos Fernando dos Santos Lima, fiscal de Curitiba encargado del proceso abierto por desvíos en la petrolera estatal Petrobras.

"El conjunto de indicios es bastante significativo pero muchos de esos aparecieron en la prensa antes de que hiciéramos una investigación profunda", dijo el funcionario en un encuentro con la prensa.

"Tenemos conferencias (de Lula) en el exterior (financiadas por empresas implicadas en desvíos de Petrobras), indicios de obras en el exterior en el que podría haber tráfico de influencia, todo bajo investigación", insistió el fiscal.

La Policía Federal realizó a primera hora de este viernes una amplia operación en varias ciudades, con allanamientos en diversas residencias de la familia del exmandatario, quien fue trasladado a una comisaría para declarar por delitos de supuesta corrupción, como "ocultación de patrimonio" y "lavado de dinero".

Según Dos Santos Lima, el Instituto Lula, presidido por el exmandatario, recibió cerca de 20 millones de reales (unos 5 millones de dólares) en donaciones de las cinco empresas más implicadas en los desvíos en Petrobras.

El fiscal agregó que el ex jefe de Estado recibió de esas mismos cinco empresas cerca de 10 millones de reales (unos 2,5 millones de dólares) como pago por conferencias que dictó tanto en Brasil como en el exterior.

De acuerdo con las cuentas de la Fiscalía, del total de recursos recibidos por el Instituto Lula en los últimos años, un 60 % provino de las cinco empresas más implicadas en las corruptelas de Petrobras, que también fueron responsables por el 47 % de los recursos que el exgobernante recibió por dar conferencias desde que fue sucedido por Dilma Rousseff en 2011.

"Es claro que donaciones pueden ser hechas por diversos motivos, pero tenemos que investigar si eso tiene alguna relación con los desvíos de Petrobras", afirmó.

Según el fiscal, la operación busca establecer si Lula y su familia recibieron ventajas indebidas a cambio de eventuales medidas de su Gobierno. "Esa es la hipótesis que estamos investigando. Existen evidencias de que hubo pago de ventajas", afirmó.

Dos Santos Lima aseguró que entre esas posibles ventajas investigadas figuran las obras y reformas hechas por empresas como Odebrecht y OAS en un apartamento en la playa y en una casa de campo que están a nombre de otras personas pero que las autoridades investigan si pertenecen al exmandatario.

Agregó que las obras en el apartamento de playa en Guarujá, que sería de propiedad del expresidente, tuvieron un costo de 700.000 reales (unos 175.000 dólares).

"Los favores son muchos y difíciles de cuantificar. Es más fácil cuantificar las obras en el apartamento y en la casa de campo. Otros favores están siendo investigados", afirmó.

De acuerdo con el fiscal, pese a que el foco de la operación es el expresidente, el Instituto Lula y la empresa que abrió para ofrecer conferencias, la investigación también se extendió a los hijos del exmandatario.

"Hay indicios de que valores del Instituto Lula beneficiaron empresas de los hijos. Como no vemos ninguna motivación económica para esa contratación, estamos investigando si esos valores corresponden a servicios prestados o no", afirmó al referirse a un contrato por cerca de un millón de reales (250.000 dólares).

Sobre la orden para que Lula fuese conducido a una comisaría para ser sometido a interrogatorio, el fiscal aclaró que fue expedida por motivos de seguridad.

"Las órdenes fueron expedidas mucho más por seguridad porque sabemos de la polarización que existe en el país. Quisimos evitar manifestaciones en caso de que determinásemos una fecha para el interrogatorio", dijo al referirse a las enfrentamientos que se registraron hoy entre partidarios de Lula y de la oposición.

El comisario de la Policía Federal Igor Romario de Paula, responsable por el operativo, admitió que, pese al sigilo, la información sobre la operación se filtró y algunos grupos intentaron organizar manifestaciones para torpedearla.

"Vimos una movilización de personas vinculadas a la familia (de Lula) y al Partido de los Trabajadores (PT) con la intención de movilizar personas para intentar perjudicar la operación", dijo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.