Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/2/2007 12:00:00 AM

A la calle

La agitación por el cierre de 'Rctv' no termina. Ahora las protestas estudiantiles añaden un elemento preocupante para el gobierno.

De nuevo, decenas de miles de venezolanos están en las calles para manifestar. Al sacar del aire a Radio Caracas Televisión (Rctv), el canal más antiguo de Venezuela, el presidente Hugo Chávez Frías, quien siempre invoca la voluntad del pueblo, siguió adelante con una medida impopular, aun en contra, según las encuestas, de sus propios seguidores. Y las aguas están tan agitadas, con inéditas protestas estudiantiles multiplicándose por el país, que el autoproclamado socialista del siglo XXI incluso emitió una amenaza inquietante. "Alerta allá en los cerros, en los barrios y en los pueblos, el pueblo alerta para defender nuestra revolución de esta nueva arremetida fascista", aseguró en una alocución.

En esta ocasión las cacerolas contra la medida gubernamental resuenan con tanta fuerza en las 'barrios' (sectores pobres) como en las urbanizaciones de clase media. Como muchos habían anticipado, los más afectados con el cierre de Rctv fueron los segmentos menos favorecidos, que hacen parte del 84 por ciento de los venezolanos que no tienen acceso a la televisión por cable. Y en un país que ha exportado melodramas a más de 70 países, la cultura de la telenovela se hizo sentir con todo su peso. Como bien señaló el jueves J on Goicochea, uno de los líderes estudiantiles, "el jefe de Estado no debe llamar a unos para que se arrojen sobre otros con el eufemismo de pensar que los barrios van a actuar en contra de los estudiantes, cuando muchos estudiantes son de barrio".

Desde cuando ganó las elecciones de diciembre, Chávez anunció la "profundización" de la revolución bolivariana, rumbo al socialismo del siglo XXI, y hundió el acelerador. El propio Chávez ha dicho que los medios son el principal escollo del proceso. Pero el cierre de Rctv, a juzgar por su costo, que incluyó un fuerte rechazo internacional, podría terminar convertido en un gran error de cálculo.

La 'hegemonía comunicacional'
 
Chávez acusa a Rctv de "golpista", un cargo que se remonta al breve golpe de Estado que lo sacó del poder el 11 de abril de 2002, cuando los principales canales privados, Rctv y Venevisión, ignoraron dos días después las enormes manifestaciones de los chavistas que reclamaban el regreso de su líder, como en efecto ocurrió. El contragolpe no fue transmitido.

Ese fue el florero de Llorente. Pero todo indica que el cierre del canal más antiguo de Venezuela no es un evento aislado, sino que corresponde al predominio mediático que el gobierno requiere para consolidar el hombre nuevo que nacerá de su revolución. Después de controlar la Presidencia, el tribunal Supremo y la Asamblea Nacional, Chávez ahora va por el cuarto poder. Como la mayoría de la gran prensa estaba del lado de la oposición, comenzó una escalada para dotarse de nuevos medios. La Agencia Bolivariana de Noticias reemplazó a Venpress. Modernizó el canal oficial Venezolana de Televisión (VTV) y creó nuevos: uno de la Asamblea Nacional, otro de la Alcaldía de Caracas, uno más de carácter cultural y educativo, bautizado Vive, y Telesur, el canal internacional para hacerle contrapeso a CNN. Toda una ofensiva mediática liderada por Aló Presidente y las permanentes alocuciones, con las que se calcula que permanece en promedio unos 90 minutos diarios en la pantalla.

También estimuló con permisos, dinero, publicidad estatal y capacitación el surgimiento de radios, televisoras y prensa comunitaria o alternativa, que el director del posgrado de comunicación social de la Universidad Católica Andrés Bello, Marcelino Bisbal, califica como "medios parapúblicos o paraestatales". Las cifras son muy imprecisas, pero se habla de unas 3.000 radios comunitarias y unos 80 periódicos. Así mismo, desarrolló páginas web y blogs de corte oficialista, y 'neutralizó' o acercó varios medios privados. En suma, consiguió lo que el investigador califica como "una plataforma mediática sin precedentes", con unos "medios oficiales de pésima calidad que no dan espacio a la oposición".

Además, con la reforma al Código Penal y una Ley de Responsabilidad Social en los medios (que los opositores llaman 'ley mordaza'), creó un corsé jurídico, pues aumentaron las penas para la injuria, la calumnia y la difamación. "La cautela se confunde con  autocensura, que está instalada en el país desde hace dos años al menos. Hay medios televisivos que no resisten una revisión", dijo a SEMANA Elides Rojas, jefe de redacción del diario El Universal. "El Presidente no quiere debatir. Que los medios se dediquen al circo. Si se limitan a entretener, nadie se mete con ellos", asegura el investigador de medios Andrés Cañizales. "El gobierno cuestiona el sesgo en su contra, pero aplaude cuando le favorece", agrega.

En el camino, los medios y los periodistas se han convertido también en blanco de la polarización política. "Las amenazas contra periodistas son constantes. Hay más de 800 denuncias de agresión física", asegura Miguel Henrique Otero, presidente editor del diario El Nacional.

El propósito de Chávez "no es un monopolio al estilo soviético o cubano, sino una hegemonía. Avasallar comunicacionalmente al país sin suprimir formalmente la libertad de expresión",asegura Teodoro Petkoff, líder opositor y director del diario Tal Cual (recientemente multado). "El argumento para cerrar 'Rctv' se cae cuando uno percibe que el otro gran canal de televisión, 'Venevisión', que tuvo un rol decisivo en el golpe porque su propietario, Gustavo Cisneros, era el eje de la conspiración, ve renovada su concesión". Y es que, aunque no está claro el momento preciso, lo cierto es que Venevisión suavizó su línea editorial e incluso minimizó las protestas por el cierre de Rctv, su rival histórico. Muchos dicen en Caracas que ello se debió a que Cisneros entendió que perdería su canal si no se plegaba a los designios de Chávez. Pero el caso del magnate es más bien excepcional, muchos de sus actores y presentadores se unieron a las protestas y manifestaron su solidaridad.

La juventud protesta

Durante toda la semana, las marchas a favor y contra la medida se multiplicaron a lo largo y ancho de Venezuela. Chávez ha dicho que se trata de un "show" y acusa a los medios de estar distorsionando los hechos. "Primero manejan sentimientos, ponen a llorar a un grupo de actores que son expertos en llorar, en telenovelas, en manipulación de sentimientos; es una cosa terrible, es cosa del fascismo", dijo.

Sin embargo, todo apunta a que el cierre de Rctv fue el detonante de un movimiento espontáneo, con los estudiantes como inesperados protagonistas, y sin líderes visibles. Para el analista Alberto Garrido, autor de una docena de libros sobre la Revolución Bolivariana, este sería el cuarto ciclo de movilización contra el gobierno en las calles. El primero, con la dirigencia corporativa como protagonista, condujo al golpe de abril de 2002; después vino la huelga petrolera y el acuerdo para un referendo revocatorio, en 2004, con una nueva dirigencia, ahora política, en la Coordinadora democrática; el tercer ciclo se dio con las elecciones del año pasado. Pero en esta cuarta etapa los protagonistas son otros: periodistas, actores y dirigentes estudiantiles. "Las protestas no son necesariamente antichavistas, sino a favor de la libertad de expresión en una dinámica vertiginosa que tiende a politizarse. La base está tomando control de sí misma", asegura.

Según el ministro del Interior, Pedro Carreño, los dueños de las universidades privadas han manipulado a los estudiantes al sentirse amenazados por el anuncio gubernamental de crear 24 nuevas universidades, públicas y gratuitas. Pero otra interpretación es que el movimiento se origina en el temor de que la autonomía universitaria está en riesgo. En cualquier caso, los manifestantes han declarado hasta la saciedad: "no somos políticos, somos estudiantes". Y sólo exigen el regreso de Rctv, el respeto a la libertad de expresión y una conducta responsable de los medios, privados y oficiales, que garantice la pluralidad de pensamiento.

"Aquí no hay ningún plan golpista ni desestabilizador. La gente no está en la calle para tumbar al gobierno, Aquí lo que hay es gente protestando. Este país ha demostrado a lo largo de estos ocho años que es indomable. No es el último ' round', es sólo uno más en esta confrontación", asegura Petkoff. Las imágenes de policías antimotines reprimiendo a los jóvenes son un duro golpe moral para un proceso que se proclama revolucionario. En otra metáfora pugilística, como si se hubieran puesto de acuerdo, Garrido asegura que "si esto se subestima, o simplemente se reprime, va a ser como un golpe al hígado, de esos que el boxeador siente varios 'rounds' más tarde".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.