Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/06/20 00:00

Camión bomba mata a 55 personas en el norte de Irak

Camión bomba mata a 55 personas en el norte de Irak

BAGDAD (AP) — Un camión cargado de explosivos estalló el sábado cerca de una mezquita chií en el norte de Irak y mató por lo menos a 55 personas, además de herir a casi 200, informó la policía.

La explosión alimentó los temores de un aumento de la violencia mientras las tropas estadounidenses enfrentan el plazo del 30 de junio, establecido en un pacto de seguridad, para retirarse de las áreas urbanas del país.

Fue el atentado más mortífero desde el 24 de abril, cuando dos ataques realizados por mujeres suicidas mataron a 71 personas frente a un santuario chií en Bagdad.

El mayor general Jamal Tahir, jefe de la policía de Kirkuk, dijo que el camión fue detonado tras las plegarias del sábado al mediodía en una aldea situada en las afueras de la capital e hirió por lo menos a 170 personas.

Agregó que la investigación subsiguiente no ha determinado si se trató de un atentado suicida o de una carga activada por control remoto o mecanismo de tiempo.

El ataque, al sur de la disputada ciudad de Kirkuk, ocurrió mientras el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki insistió en que los estadounidenses se retirarán como está pactado.

Los fieles estaban saliendo de la mezquita en el área de Taza, tras las oraciones del mediodía, cuando el vehículo cargado de explosivos estalló, precisó el brigadier general Sarhat Qader.

Agregó que por lo menos ocho casas se desplomaron por la explosión. Residentes y equipos del rescate buscaban a más víctimas entre los escombros.

Las tensiones se han incrementado en el área rica en petróleo de Kirkuk, en momentos en que los curdos buscan incorporarla a su región semiautónoma a pesar de la oposición de árabes, turcos y otros grupos étnicos rivales. Eso ha elevado las preocupaciones sobre un brote de violencia étnica en el norte de Irak aunque haya un declive de ataques en otras partes.

Las autoridades iraquíes han advertido que los insurgentes intentarán provocar un nuevo brote de violencia sectaria y minar la confianza en la capacidad del gobierno de hacerse cargo de la seguridad sin ayuda exterior.

Un pacto de seguridad iraquí-estadounidense requiere que las tropas norteamericanas de combate se retiren de las ciudades a finales de este mes como un primer paso hacia un retiro total para 2012. El acuerdo incluye una provisión en la que el gobierno iraquí puede pedirle ayuda a Estados Unidos si la violencia repunta.

El primer ministro Nuri al-Maliki insistió previamente el sábado que el retiro ocurrirá como está programado, diciendo que será una "gran victoria" para la nación.

Reconoció que es probable que haya más ataques, pero aseguró que las fuerzas de seguridad iraquíes están preparadas para enfrentarlos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.