Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/2011 12:00:00 AM

“Cantinflas nos enseñó a reírnos de nuestros políticos”

Hoy cumpliría cien años el inolvidable cómico mexicano que marcó un antes y un después en el cine latinoamericano. Con motivo de esta fecha, Semana.com habló con el periodista Miguel Ángel Flórez, autor de una biografía suya.

¿Cuál es el gran legado de Cantinflas?

Cantinflas pudo llevar al cine la voz de los personajes de la calle. Este dandy de la picaresca y de bigote corto, vestido con unos pantalones que amenazaban siempre con caerse y camisillas ajadas, interpretó a múltiples personajes de los bajos fondos mexicanos que se hicieron memorables en el imaginario colectivo de América latina por sus diatribas encantadoras en las que lo decía todo y no decía nada. Comparto con el escritor mexicano Carlos fuentes que con Cantinflas los hispanoamericanos aprendimos a reírnos de nuestros políticos, porque hablaban como él, que fue casi un partido de oposición. De ese modo, no sólo socavó el terreno sagrado de las fastidiosas y excluyentes convenciones sociales en el continente, sino que también provocó una revolución cultural que descolonizó la pantalla cinematográfica poblada hasta los años cuarenta de rudos galanes americanos y divas inalcanzables de Hollywood”.

¿Por qué vale la pena redescubrirlo hoy?

Más allá de las cariñosas y sutiles mentadas de madre a la mexicana del personaje, de las divertidas obscenidades que se permite Cantinflas en varios pasajes de sus películas, de su tierna picardía contra los prejuicios sociales, de su moralismo ingenuo y de su irreverencia sin amarguras contra lo establecido, en nuestra devoción sentimental o artística por Mario Moreno siempre perdurará en nuestra memoria el bufón que en la penumbra de las salas de cine despliega con habilidad el arte de la interpretación cómica con sus diálogos enrevesados, sus bailes prodigiosos y su genio corporal. Cantinflas supo mostrar con compasión, sabiduría e histrionismo las demandas inaplazables de los desheredados del mundo y su amor por las causas justas. Sólo por ello, vale la pena, redescubrirlo”. ´

¿Cómo fue la relación de Cantinflas con el público colombiano? ¿Alguna anécdota?

Mario Moreno “Cantinflas” tuvo una relación entrañable con Colombia. Varios viajes al país para cumplir compromisos en la fiesta brava y debutar en corridas como torero bufo, le permitieron cultivar amistades sólidas con personajes de la vida nacional. Algunas de esas relaciones comenzaron en México y es destacable la que sostuvo con el fotógrafo colombiano Leo Matiz, durante la permanencia de 8 años del reportero gráfico en la capital mexicana. Matiz tuvo la oportunidad de realizar como reportero de la revista México Cinemá varias sesiones fotográficas sobre el rodaje de la película El Circo de Cantinflas en 1943 y en la cual trabajaba como stillman el legendario fotógrafo mexicano Gabriel Figueroa.

Una de las anécdotas especiales que relató Leo Matiz sobre la filmación de la película el Circo, dirigida por Miguel M. Delgado y protagonizada por la actriz Gloria Lynch y el actor cómico de origen ruso Estanislao Schillinsky, es que durante su rodaje se presentó una de las huelgas más importantes para la época promovida por el sindicato de la UTECM (Unión de Trabajadores de Estudios Cinematográficos), que aglutinaba a los actores, libretistas, técnicos y fotógrafos de la industria del cine de ese país que laboraban en los estudios Churubusco, y en la cual los trabajadores sindicalizados tenían que prestar guardia a la entrada de los estudios de cine con una escopeta en la mano.

La curiosidad y habilidad de Leo Matiz para intuir las situaciones excepcionales, le permitieron fotografiar a Cantinflas prestando la vigilancia en los estudios con su arma en la mano para evitar que los rompe huelgas de los estudios Churubusco y de las casa productoras de cine que solicitaban servicios cinematográficos en México lograran infiltrar sus esquiroles y dividir a los huelguistas. Es una fotografía memorable en la que el gran cómico hispanoamericano posa con seriedad durante su rol de vigilante durante el paro laboral de los Estudios Churubusco.

Los encuentros con Cantinflas se volvieron a repetir en el estudio fotográfico Arte Decoración de Leo Matiz en Avenida Juárez de Ciudad de México. y al que asistían de forma habitual las celebridades del mundo cinematográfico como María Félix y Esther Fernández, Arcady Boytler, Charitos Granados, Dolores del Río, José Clemente Orozco, Lupe Vélez, María Asúnsolo, Efraín Huerta, Gloria Marín, Luis Buñuel, Janice Logan, y el músico Carlos Chávez.

Otra gran amistad del cómico mexicano fue la que cultivó con el fotógrafo Manuel H. Rodríguez, quien logró fotografiarlo en las corridas como torero bufo en Bogotá en la década de los años ochenta. A Manuel H, siempre le sorprendió la timidez de Cantinflas y a pesar de ello al final siempre tenía una frase cálida para vencer sus propias inhibiciones con las personas. El resultado de los diversos encuentros periodísticos del fotógrafo y el humorista mexicano se traduce hoy con la existencia de uno los archivos fotográficos más completos sobre las diversas visitas de Cantinflas a Colombia en la década de los ochenta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.