Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/05/11 14:42

Agreden con gas pimienta a Henrique Capriles

El gobernador del estado Miranda fue golpeado por la policía que intentaba impedir el avance de los manifestantes quienes pedían que se acelere el proceso de referendo revocatorio.

Henrique Capriles Foto: AP Photo / Fernando Llano

El líder opositor venezolano Henrique Capriles resultó golpeado el miércoles durante roces con la policía que intentaba impedir el avance de una marcha hacia el Consejo Nacional Electoral, donde la oposición demandará que se acelere el proceso de referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro.

Varios miles de manifestantes con banderas venezolanas y de diferentes partidos opositores se concentraron en una avenida del este de la capital para marchar hacia la sede del Consejo, en el centro de la ciudad.

La marcha no contaba con el permiso de la alcaldía oficialista de Caracas pero un grupo de manifestantes logró burlar un cordón de varios cientos de guardias nacionales y policías, y se escabulló entre una maleza hasta llegar a la principal autopista de la ciudad. Luego de recorrer algunos metros fueron interceptados por policías y guardias nacionales que lanzaron bombas lacrimógenas y algunas balas de goma para tratar de dispersarlos.

Capriles, acompañado de algunos seguidores y colaboradores, intentó avanzar en medio de la autopista pero fue interceptado por policías que los golpearon y empujaron con sus escudos plásticos. Tras algunos roces el dirigente fue rociado con gas pimienta en su rostro lo que lo dejó temporalmente sin visión y con el rostro irritado, situación que obligó a sus colaboradores a sacarlo rápidamente del lugar.

Pese a los incidentes y el congestionamiento de vehículos los manifestantes se mantuvieron en la autopista por varios minutos hasta que se retiraron de forma pacífica.

"No tenemos que pedirle permiso a ningún enchufado (oficialista)", afirmó Capriles antes de participar en la marcha. Aseguró que si las autoridades bloqueaban el paso de la marcha los opositores estaban dispuestos a movilizarse por las aceras para llegar hasta las oficinas del Consejo.

Capriles dijo a la emisora local Unión Radio que las marchas en Caracas y otras 18 ciudades son para exigirle al Consejo una respuesta sobre el proceso de validación de 1,8 millón de firmas que recolectaron en abril a favor del referendo contra Maduro.

Las autoridades electorales deberán verificar en las próximas semanas la totalidad de las rúbricas. De ser validadas favorablemente, la oposición podrá pasar a otra fase del proceso que implica la recolección de casi cuatro millones de firmas para activar formalmente el referendo.

La constitución establece que el referendo revocatorio de un mandatario puede activarse al alcanzar la mitad de su período presidencial. Maduro llegó en 2016 a la mitad de su mandato de seis años.

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos, afirmó que la oposición aspira a que el referendo se haga en 2016 para luego llamar en 30 días a elecciones presidenciales, pero sostuvo que el gobierno "está haciendo todo lo posible" para que la consulta no se de este año sino el próximo y lograr que los tres años restantes del período de Maduro los complete el vicepresidente, tal como lo prevé la constitución.

El mandatario venezolano, por su parte, acusó a la oposición de promover planes desestabilizadores y de utilizar la Asamblea Nacional para "destrozar" los logros de los 17 años del modelo populista iniciado por el fallecido presidente Hugo Chávez.

Varios miles de empleados públicos y seguidores del gobierno, con camisas rojas y banderas venezolanas, marcharon de forma pacífica por algunas vías del centro de la capital para celebrar la decisión del Tribunal Supremo de Justicia que declaró inconstitucional una ley aprobada por la mayoría opositora del Congreso que le dio la propiedad de las viviendas a los beneficiarios de los programas estatales de construcción.

Desde la víspera las calles de Caracas fueron tomadas por miles de policías y militares como parte de un plan de combate a la creciente criminalidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.