Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/05/06 00:00

Casi 1.000 millones de personas aguantan hambre en el mundo

Casi 1.000 millones de personas aguantan hambre en el mundo

La cifra de personas hambrientas en el mundo pronto podría llegar a 1.000 millones, un récord, a pesar del reciente descenso en los precios de los alimentos, advirtió el miércoles la FAO.

La crisis financiera, aunque ha ayudado a que bajen los precios mundiales de los alimentos, también ha llevado a una caída en el comercio y a una reducción en la ayuda para el desarrollo, de acuerdo con Jacques Diouf, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

Como resultado de la crisis, es probable que 104 millones de personas adicionales padezcan hambre este año, lo que significa que recibirán menos de 1.800 calorías al día, dijo Diouf a periodistas tras una reunión de dos días en París entre la FAO y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

"Nunca hemos visto tantas personas hambrientas en el mundo", afirmó Diouf.

La cifra de personas que se considera están hambrientas también aumentó el año pasado, en 40 millones, y en el 2007, cuando 75 millones de personas más se unieron a los que padecen hambre, señaló el funcionario.

Si los pronósticos para el 2009 se cumplen, eso significaría que aproximadamente 1.000 millones de personas —cerca de una sexta parte de la población mundial— tendrán hambre para fines de año, dijo.

"La seguridad alimentaria es una cuestión de paz y seguridad en el mundo", advirtió, haciendo énfasis en que la producción de alimentos tendrá que duplicarse para el 2050 tan sólo para mantenerse al mismo ritmo que el crecimiento de la población.

A pesar de una caída del 30% en los precios de los alimentos a partir de junio del 2008, los precios de éstos en general siguen por encima de los niveles del 2006, indicó Diouf. Sin embargo, en el mundo en desarrollo, sólo han descendido entre 12 y 14% desde junio del 2008, manifestó el funcionario.

Las encuestas muestran que los precios de los alimentos básicos en muchos países pobres prácticamente no han bajado.

El alza en estos precios impulsó un incremento de entre el 12 y el 13% en la producción en los países ricos. Pero las naciones en desarrollo —excluyendo gigantes como China, Brasil e India— sólo han visto un aumento del 0,4% en la producción alimenticia, "lo cual es contrarrestado totalmente por el incremento en la población", dijo Diouf.

Puede responsabilizarse a los problemas sistémicos —tales como infraestructura débil y la dependencia de la lluvia— del estancamiento casi total en la producción de las naciones pobres. Los malos caminos en las áreas rurales, la falta de instalaciones adecuadas para almacenar alimentos y la carencia de infraestructura de irrigación siguen impidiendo que los agricultores en los países pobres produzcan más, dijo Diouf.

El jefe de la FAO y otros expertos en el congreso del miércoles pidieron que se asigne a la agricultura un mayor porcentaje de la ayuda que se destina al desarrollo de los países pobres.

Con información de AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.