Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2011/12/02 00:00

Celac: el significado de una OEA sin EE.UU.

La Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe nace este viernes en Caracas. Por la ausencia de EE.UU., algunos lo consideran un hecho "histórico". Pero sus críticos no le ven relevancia.

El presidente Hugo Chávez en compañía de sus hijas Rosa María (Izquierda), y Rosa Virginia (segunda desde la izquierda) y su esposa Rosa Virginia, a la derecha de él, durante la inauguración de la CELAC. Foto: Archivo
;
BBC

Alba, Unasur, CAN, Mercosur, OEA, siglas de organismos en América Latina que se reúnen cada cierto tiempo pero de los cuales la gente no suele tener idea cierta de cuáles son sus cometidos ni qué logran, pero cuyos encuentros siempre terminan con una foto de familia.
 
Serán días de pomposa retórica sobre la unión latinoamericana, independencia y soberanía pues Estados Unidos –ni Canadá– integran el organismo. Tampoco estarán España o Portugal, con quienes los latinoamericanos conforman la Cumbre Iberoamericana.
 
El anfitrión, el presidente Hugo Chávez, no ha dudado en calificarlo como el "hecho político más importante que haya ocurrido en nuestra América en 100 años o más". Y ha organizado todo para que los dignatarios de los 32 países visitantes se lleven una buena impresión de Venezuela, o al menos no vean la peor cara del país, señalan críticos de su gobierno.
 
De local
 
Chávez decretó feriado en algunas zonas del país para aliviar el tráfico que suele atascar las vías de acceso a la capital cada día, suspendió clases en escuelas y universidades y prohibió hasta el lunes el porte de armas para intenta paliar, al menos unos días, la inseguridad que afecta al país.
 
Para el presidente una cumbre de esta magnitud, y en casa, representa una de esas oportunidades que no le gusta dejar pasar para lucir su retórica bolivariana, latinoamericanista y antiestadounidense.
 
Los medios de comunicación estatales hacen hincapié desde hace días en la importancia de este evento y hasta transmitieron, por ejemplo, en cadena nacional de radio y televisión la llegada al aeropuerto del avión de la presidenta argentina Cristina Fernández.
 
Opositores a Chávez aseguran que el gobierno intenta "maquillar" la realidad venezolana y que van a "aislar" a los presidentes en el Fuerte Tiuna –sede la cumbre–, que con 5.000 hectáreas de extensión es la mayor instalación militar del país.
 
El encuentro, inicialmente previsto para principios de julio, había sido suspendido luego de que Chávez fuera operado en junio de un tumor cancerígeno. El mandatario redujo notablemente sus apariciones públicas y esta será la primera gran cita en la que aparecerá mientras se recupera de un cáncer que asegura ha derrotado.
 
¿Histórico?
 
Con el nuevo organismo "queremos dejar atrás esa página terrible de las imposiciones del Gobierno de Estados Unidos y de la Organización de Estados Americanos", ha dicho Chávez en el pasado y días atrás aseguró que la Celac "es algo histórico en verdad".
 
"Cuántos años en esta lucha –agregó–. Es un primer paso, no es la victoria (...) después de los 300 años de conquista, de dominación, de genocidio de los imperios europeos, entonces se nos vino encima la amenaza del imperio naciente".
 
El nuevo bloque fue anunciado en una cumbre de febrero de 2010, que tuvo lugar en México, y fusiona al Grupo de Río y a la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC).
Y viene a rivalizar con la OEA, que excluyó a Cuba en 1962, y es denostada frecuentemente por Venezuela y sus aliados.
 
Chávez ha sido en los últimos años el arquitecto detrás de la creación de una serie de instituciones en América Latina que buscan alejar el centro de poder de Washington y colocarlo en la región. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha asegurado que la Celac debe "reemplazar" a la OEA, una opinión que no ha encontrado muchos apoyos.
 
"Salvo el presidente Correa, nadie se ha planteado la sustitución del organismo, ni siquiera el gobierno de Cuba. Se trata de crear nuestro organismo sin tener que esperar a que otros nos convoquen", le dice a BBC Mundo Luis Suárez, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de la Cancillería de Cuba.
 
El canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, dijo esta semana que la Celac debería ser un "mecanismo de diálogo y concertación", "más fluido y ágil". "Una organización –agregó– tiene otras connotaciones, significaría edificios, plantilla de personal y burocracia que a nosotros como región no nos conviene, porque es duplicar otras organizaciones que ya existen".
 
Los 33 países que se integran en la Celac, con excepción de Cuba, ya forman parte de la OEA. La Unasur agrupa a las naciones sudamericanas, que también forman parte de sub-grupos como el Mercosur o la CAN. Chávez, por su parte, le da impulso a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. Y en el Caribe existen tres bloques comerciales.
 
Solucionar problemas
 
Ante la multiplicidad de organismos, ¿qué rol cumpliría la Celac? El diputado venezolano al Parlatino Calixto Ortega, hizo hincapié en declaraciones a la televisión venezolana en que "vienen presidentes con diferentes concepciones políticas, pero con un mismo objetivo que es trabajar en conjunto todos los problemas de la región".
 
"Hay una sensación de fatiga de cumbres en la región", le dice a BBC Mundo Michael Shifter, presidente del instituto Diálogo Interamericano, con sede en Washington.
 
"No está claro –agrega– qué va a conseguir otro club regional, su utilidad va a depender de sus propósitos y de si tiene éxito en cumplirlos".
 
Para el profesor emérito de relaciones internacionales en la Universidad de Brasilia, Amado Cervo, la creación de la Celac no constituye algo "histórico, sino coyuntural".
 
"México tenía una voluntad política de acercarse a América del Sur y Brasil de vincularse un poco más con América Central y el Caribe (…) Es un poco para neutralizar la influencia de Venezuela sobre el Caribe y América Central, que era muy grande", le dice a BBC Mundo.
 
Este experto asegura que aunque existan más instancias de encuentro en la región, esto no es sinónimo de mayor integración. "Tenemos organismos en demasía", asegura, aunque reconoce que la Celac podría "facilitar un poco los intercambios y las disposiciones diplomáticas".
 
Ausencia estadounidense
 
Defensores del nuevo organismo destacan la importancia de que Estados Unidos no sea parte del bloque. Sin embargo, Washington parece haber priorizado en los últimos años los relaciones bilaterales con algunos países de la región y alejado su atención de lo que puede suceder a nivel de bloques.
 
"La creación de Celac –dice Shifter– no es una preocupación en Estados Unidos, no es percibido como un problema ni mucho menos como una amenaza".
 
"Y no quiere decir que los gobierno de América Latina no estén interesados en negociar con Estados Unidos e incluso fortalecer la cooperación en temas como el comercio", agrega.
 
Casi un tercio de los países que integran Celac tienen Tratados de Libre Comercio con EE.UU.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×