Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/2016 7:03:00 AM

El padre del piloto también murió en un accidente aéreo

Orlando Quiroga perdió la vida en 1963 cuando su hijo apenas tenía un año. El ciclo se repite cinco décadas después. Ahora es Miguel quien deja un niño de no más de tres meses.

Miguel Quiroga comparte con su padre más que el ADN que lleva en la sangre. El capitán boliviano que pilotaba el avión de Lamia que se estrelló causando la muerte de 71 personas, entre ellos 22 jugadores del club brasileño Chapecoense, murió siguiendo los pasos de su padre.

Igual que a Orlando, para Miguel su vida estaba en el aire. Padre e hijo compartían una pasión que no sólo estaba consagrada cada vez que tocaban una aeronave sino también cuando les hablaban de fútbol.

Por eso cuando murió, el estadio de Caravani, una pequeña ciudad de Bolivia incrustada en el occidente de Bolivia, fue bautizado con su nombre: "Estadio Olímpico Orlando Quiroga".

Pocos detalles se conocen de lo que pasó con el experimentado piloto que perdió la vida en 1963 cuando su hijo apenas tenía un año. Sin embargo, el ciclo se repite cinco décadas después. Ahora es Miguel quien deja un niño de no más de tres meses.

Miguel Quiroga era un exoficial de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que estaba casado con una de las hijas del exsenador opositor boliviano Roger Pinto, cuya familia "se encuentra destrozada por la noticia", dijo a la agencia EFE Marco Julio, una persona allegada al dirigente político que vive en Brasilia.

Según la fuente, Quiroga dejó tres hijos con Daniela Pinto, un varón de 13 años, una niña de 9 y otra de tres meses.

En entrevista con el diario británico Daily Mail, Milena, una de sus primas, contó cómo el piloto accidentado este lunes en Colombia "estudió obsesivamente para ser como su padre".

‘Su padre sufrió un accidente cuando él era un bebé, pero Miguel siempre quiso seguir esta carrera", señaló la mujer.

Incluso, no hace más de un año, en diálogo con Los Tiempos  el mismo piloto dijo: "Es una cuestión de genética".

Miguel subió al rango de ‘aviador oficial‘ antes de iniciar una carrera en vuelos comerciales. Según el diario inglés, era copropietario de la Corporación Lamia, y había comandado aviones en vuelos a Europa y otras partes del mundo.

Después de 53 años de alguna forma los destinos de padre e hijo se vuelven a cruzar. Miguel comandaba el Lamia 2933 siniestrado el pasado lunes en Antioquia.

En el accidente aéreo ocurrido en Cerro Gordo, entre los municipios de La Ceja y La Unión (Antioquia), perdieron la vida 71 personas, mientras que seis se salvaron.

Entre los sobrevivientes están los tripulantes bolivianos Ximena Suárez -quien fue trasladada con múltiples fracturas a la Clínica Somer de Rionegro- y el técnico asistente Erwin Tumiri, según confirmó a la prensa el coronel de la policía colombiana José Acevedo. Ambos están siendo tratados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.