Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2012 12:00:00 AM

Chávez dice que sus últimos exámenes médicos salieron "absolutamente bien"

"Me siento muy bien", insistió el gobernante, que fue operado de un absceso pélvico hace un año, en Cuba, en la primera de las tres ocasiones en que pasó por un quirófano por un tumor canceroso del que sigue recuperándose y del que sólo que está en la zona pélvica.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo hoy que los exámenes médicos de control que se realizó en los últimos días han salido "absolutamente bien", cuando está por cumplirse mañana un año desde que se operó de una absceso pélvico que terminó desvelando un cáncer.

"En los últimos días, aquí, en Venezuela, me hice la tomografía axial computerizada, me hice la resonancia magnética y no sé cuantos (otros exámenes) (...) y salió todo absolutamente bien después de la operación y de la radioterapia", indicó el mandatario a periodistas en el Palacio presidencial de Miraflores, en Caracas.

La última vez en que fue intervenido fue el pasado 26 de febrero y, posteriormente, se sometió a una radioterapia que, recordó hoy el gobernante, concluyó hace alrededor de un mes.

"Yo no me quiero ni acordar de eso", dijo en alusión a la terapia Chávez, quien buscará su tercera reelección en los comicios de octubre próximo.

"Yo tengo fe en Dios, tengo fe en Cristo, mi señor, y en la ciencia y en esta voluntad de vivir que tengo aquí para seguir batallando por este país", agregó el presidente venezolano, al reiterar que el tiempo de vida que le quede, "ojalá muchos años", dijo, se lo dedicará a servir a Venezuela.

Explicó que tenía que hacerse el control médico periódico a mitad de mes pero lo adelantó por su inscripción formal el próximo lunes como candidato a la Presidencia en las elecciones de octubre.

"Yo voy a cumplir con lo que me toca a mí, voy a inscribir mi candidatura y a dar un discurso, seguramente, a hablarle al país", indicó el gobernante, al adelantar que hay gente que está viniendo de diferentes partes del país para acompañarle en el momento de la inscripción.

"Que se desborde Caracas, va a ser un día de júbilo, es la candidatura de la patria", indicó.

El presidente venezolano, de 57 años, aspira a su tercera reelección en los comicios presidenciales del 7 de octubre, en los que se enfrentará al candidato de unidad de la oposición, Henrique Capriles, de 39 años.
 
El irreductible
 
Idolatrado por unos como un defensor de la democracia con sensibilidad social y acusado por otros de ser un mero dictador populista preocupado sólo por él mismo, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el político irreductible, encara la batalla más difícil que le ha puesto la vida, el cáncer.

Chávez se ha pasado los trece años que lleva en el poder tratando de proyectar la imagen de hombre que supera las dificultades, describiendo cada uno de sus reveses como victorias y haciendo de sus logros, hitos de la historia que reivindica como continuación de las aspiraciones del Libertador Bolívar.

Dos momentos han marcado su vida: el fallido intento de golpe de Estado de 1992 contra el entonces presidente, Carlos Andrés Pérez, que le llevó a prisión para después ser indultado, y el también fracasado golpe de Estado que sufrió en 2002 y que durante casi 48 horas le sacó del poder hasta regresar triunfal a Miraflores.

El 30 de junio de 2011 apareció solemne en los televisores de todos los venezolanos y les comunicó que tenía cáncer. Él mismo sumó la nueva encrucijada a los dos episodios anteriores. El tercer momento ya dura doce meses.

Extrovertido, impúdico, carismático, Chávez ha hecho del ejercicio del poder un espectáculo televisivo en el que se presenta como defensor de los pobres, azote de los ricos, continuador del libertador Simón Bolívar y antagonista del "Imperio", como llama a Estados Unidos.

Desde hace trece años todo lo que sucede en esta nación suramericana tiene algún vínculo preposicional con Chávez. Pasa por, contra, sin, con, para, según, bajo o ante el comandante-presidente de Venezuela. A favor o en contra, ningún venezolano puede explicar el día a día de su país sin mencionarle.

Hay quien sostiene que para los venezolanos su liderazgo tiene más de espiritual y religioso que de político y revolucionario. Por su discurso, fundamentalmente nacionalista, pasan Jesucristo, el Ché Guevara, Mao, Miranda, Tupac Katari o Marx en una extraña comunión que Chávez consigue armar en una suerte de doctrina.

Defiende el socialismo con la cruz en la mano, ora en silencio en una capilla mientras el país le mira por televisión y va hacia una nueva operación en Cuba saludando desde un coche con una imagen de Jesucristo bajo la que se puede leer: "y te sanaré".

Amigo de los líderes más controvertidos, como el iraní, Mahmud Ahmadineyad, o el fallecido dictador libio Muamar el Gadafi, Chávez conjuga el tradicional caudillismo latinoamericano con una prédica en defensa de las luchas sociales que un día bautizó con el pegadizo nombre de Socialismo del Siglo XXI.

Segundo de los siete descendientes varones de un matrimonio de maestros rurales del estado occidental y rural de Barinas, Hugo Rafael Chávez Frías nació el 28 de julio de 1954 en Sabaneta.

El único antecedente político en su familia fue su bisabuelo Pedro Pérez Delgado, apodado "Maisanta", un caudillo popular de aquellos que eran alzados rápidamente al grado de general y que peleó contra la dictadura de Juan Vicente Gómez (1908-1935).

Chávez, ha dicho en repetidas ocasiones, tuvo una infancia feliz pese a las carencias de la familia, que vivía en una casa de paredes de adobe, techo de hoja de palma seca y suelo de tierra.

Buscando jugar al béisbol en las Grandes Ligas de Estados Unidos, Chávez se alistó en 1971 en la Academia Militar, pero no por vocación sino porque su entrenador, a quien él admiraba, creía que podía ayudarle en su carrera hacia el estrellato deportivo.

Sin embargo, se graduó en la academia en 1975 como subteniente y el pomposo título de "Licenciado en Ciencias y Artes Militares, Rama Ingeniería, Mención Terrestre" con el que volvió a su tierra, en donde se casó con Nancy Colmenares, con la que tuvo tres hijos.

Chávez contrajo matrimonio en segundas nupcias con la locutora Marisabel Rodríguez, con la que tiene una hija, y de la que posteriormente se separó.

Su carrera militar es una sucesión de destinos. Asegura que se afianzó como "un rebelde" como consecuencia de la represión militar del levantamiento popular de 1989, conocido como "El Caracazo", contra la política económica liberal de Pérez y que acabó en una matanza.

El 4 de febrero de 1992 rubricó su fracaso golpista con un "por ahora", que se convirtió en el símbolo de su irrupción en la vida política venezolana.

Salió de la cárcel el 26 de marzo de 1994 gracias a un sobreseimiento presidencial a cambio de su baja en la Fuerza Armada y se lanzó a la carrera política.

Reelegido en dos ocasiones, ahora aspira a un nuevo triunfo electoral en octubre, y sobre todo a vencer al cáncer.
 
EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.