Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/17/2010 12:00:00 AM

Chávez facilitó la fuga de miembros de ETA, reclamados por España, según Wikileaks

Según la filtración, Chávez hizo esperar tres horas en la antesala de su despacho a Jorge Dezcallar, en ese entonces, director del Centro Nacional de Inteligencia, con el fin de ganar tiempo y facilitar la fuga de los presuntos miembros de ETA.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, facilitó la huida en mayo de 2002 de varios presuntos etarras refugiados en este país y reclamados por la justicia española por estar acusados de más de una treintena de asesinatos, según documentos de Wikileaks publicados por el periódico "El País".
 
Esta información está recogida en un cable confidencial del Departamento de Estado norteamericano. El actual embajador de España en Estados Unidos, Jorge Dezcallar, la puso en conocimiento de la exsecretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice en la reunión que ambos mantuvieron en Washington el 19 de septiembre de 2008, al poco de incorporarse a su destino en la legación española.

En esta conversación, Dezcallar contó que cuando era director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en 2002 fue a Caracas para verse con Chávez con el fin de pedirle la entrega de los seis etarras reclamados por la Audiencia Nacional, alta instancia judicial española encargada de los delitos de terrorismo.

Chávez hizo esperar a Dezcallar tres horas en la antesala de su despacho presidencial con el fin de ganar tiempo y facilitar la fuga de los presuntos miembros de ETA, según la información.

Cuando le recibió, Dezcallar "escuchó absurdos parloteos del presidente antes de que le permitiera hacer su petición oficial para que Venezuela entregara a seis miembros de ETA buscados por asesinar a 36 españoles", señala el cable.

Finalmente, continúa el documento reservado, Dezcallar pudo hacer la petición y Chávez "lo aceptó de buena gana".

"Solo cuando Dezcallar salió del encuentro comprendió que Chávez perdió suficiente tiempo para dejar escapar a los miembros de ETA. La secretaria (Condoleezza Rice) respondió que Estados Unidos ha descubierto que ignorar a Chávez es la mejor política y que la falta de atención le frustra más que una admonición", concluye la nota.

Los presuntos etarras estaban localizados por los servicios de inteligencia españoles, que informó al Gobierno de Caracas de sus domicilios, actividades e historial delictivo.

Tres fueron entregados al Gobierno español, Víctor Galarza, el 2 de junio de 2002; Sebastián Etxániz, el 17 de diciembre de ese año, y José Ramón Foruria, el 24 de septiembre de 2003.

Los otros tres reclamados desaparecieron de sus domicilios y posiblemente fueron informados por funcionarios venezolanos de las intenciones del Ejecutivo español, apunta "El País".

Uno de ellos, José Lorenzo Ayestarán, de 52 años, fue detenido este año en Francia cuando había vuelto a la banda y preparaba un secuestro.

La reunión entre Chávez y Dezcallar tuvo lugar pocas semanas después de que las relaciones entre Caracas y Madrid se vieran empañadas en abril de 2002 por la postura del Gobierno español durante el golpe que mantuvo apartado del poder a Chávez durante dos días.

Las reclamaciones de extradición de etarras a las autoridades venezolanas han dado pie a diversas controversias por la negativa de los tribunales de este país a aceptar las entregas.

El último caso es el de Arturo Cubillas, cuya extradición fue solicitada por la Audiencia Nacional el pasado 29 de octubre y aún está en estudio.

Cubillas, residente en Venezuela, trabaja desde 2007 como jefe de seguridad en el Instituto Nacional de Tierras (INTI).
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.