Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/06/04 00:00

El budita robot

Un templo en China incluyó la tecnología para propagar la sabiduría budista en las nuevas generaciones.

El budita robot Foto: Xinhua / Luo Xiaoguang

Calvo, gordito y con una túnica amarilla, Xian’er, un robot de 60 centímetros, comparte la filosofía de Buda en el templo Longquan de Beijing. La curiosa innovación tecnológica llegó a ese lugar sagrado de más de 1.700 años, para demostrar que la ciencia y la religión no son contradictorias y pueden utilizarse para propagar la sabiduría ancestral.

La iniciativa está dirigida sobre todo a la generación digital. Xian’er canta mantras e interactúa con la gente, pues puede contestar hasta 100 preguntas. Es como un niño, hace berrinches y cuando no está de ánimo le dice a los visitantes: “Déjenme en paz, paren de molestarme”.

El personaje fue creado por Xianfan, un artista de la Academia Central China, quien lo había pensado como una caricatura. Pero cuando el templo creó un estudio de animación Xian’er cobró vida para enseñar a cantar “om”. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.