Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/25/2017 3:37:00 PM

"Sí estamos armados y somos chavistas”: fundador del colectivo Mersuv

SEMANA habló con Orlando Guzmán, quien creó dos colectivos que tienen más de 15.000 personas en Venezuela. Le preguntamos sobre su propósito, las denuncias que hay contra los grupos y su financiación.

En Venezuela la palabra colectivo es sinónimo de intimidación. La organización de derechos humanos, Provea, ha denunciado que los colectivos participaron en la represión de las recientes protestas y que incluso estarían armados. Según la ONU los denominados ‘colectivos armados‘, serían responsables de la muerte de 27 personas.

Le recomendamos: Colectivos armados: los últimos protectores de Maduro

"A los colectivos los manejan algunos de los principales líderes del chavismo que los utilizan para hacer sus trabajos sucios, lo que las fuerzas de seguridad no se atreven a hacer. Se sienten dueños de algunos lugares, sobre todo en Caracas. Son decenas de miles. Mezclan la violencia política con la violencia criminal", explica Phil Gunson, analista de Crisis Group, quien se ha dedicado a estudiar el tema a profundidad.

Por todas las denuncias que hay en contra de los colectivos, SEMANA habló con Orlando Guzmán, presidente de la Fundación Colectivos Gran Misión Simón Bolívar y Fundación Mersuv, para conocer su versión.

SEMANA: Explíquenos, ¿qué hacen los colectivos?

Orlando Guzmán: Nuestras organizaciones están integradas por movimientos sociales, campesinos, trabajadores, sindicatos, movimientos estudiantiles, motorizados, amas de casa y profesionales del estado Bolívar. Defendemos el proceso revolucionario y nuestras garantías. Somos aproximadamente unos 15.000. Venimos haciendo un trabajo desde las bases, es cultural, deportivo y social.

SEMANA: ¿Cómo nacen esos dos colectivos?

O. G.: Yo fundó los colectivos en el año 2014, debido a una coyuntura política con sectores extremistas de la oposición venezolana, llamados guarimberos, que estaban intimidando a las personas. Nacemos como una forma de enfrentarlos. A los colectivos nos han querido satanizar como grupos armados que tiene el Gobierno, lo cual es falso. Pero como decía nuestro comandante Chávez, nosotros estamos preparados para la defensa de la revolución bolivariana, pero nuestro trabajo es político y social. Si alguien nos quiere llamar de alguna forma que nos diga guerrilleros urbanos, es un honor para nosotros serlo, pero no somos una guerrilla. Estamos haciendo que los invisibles políticamente sean visibles. Si alguien no le llega el material deportivo nosotros buscamos articular con el gobierno de Nicolás Maduro, indudablemente con nuestro vicepresidente del partido que es Diosdado Cabello, y quien dio el aval para el funcionamiento de los colectivos.

SEMANA: ¿Cómo los enfrentaban?

O. G.: Nosotros hemos dado el debate de las ideas, por ejemplo hicimos un debate público en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), que es muy famosa aquí y en donde se atrinchera la contrarrevolución. Pero hay sectores de derecha que han salido con armas a asesinar a los venezolanos. Nosotros hemos estado en el frente de batalla, gracias a Dios en el estado de Bolívar no ha habido fallecidos en enfrentamientos. Cuando ellos han venido a generar algún tipo de zozobra hemos estado en el frente de batalla, haciendo acto de presencia. Cuando han venido los encapuchados del grupo de oposición, que son los paramilitares, nosotros los hemos enfrentado.

SEMANA: ¿Los grupos paramilitares que usted menciona usan armas?

O. G.: Sí, eso es seguro. Utilizan los famosos morteros de fabricación casera. Nosotros tenemos los videos, eso lo sabe la comunidad internacional. Pero como son sectores de clase media entonces las armas de ellos no matan, las que matan son las de los pobres. Hay una discriminación racial. Usan unos escudos antibalas, nosotros no usamos eso. Para los motorizados ellos utilizan unas guayas en las noches y las ponen de una avenida a otra, rompen los bombillos, crean un ambiente oscuridad, y en esas situaciones lamentablemente camaradas que pasan motorizados por ahí han sido degollados.

Le recomendamos: ONU: fuerzas de seguridad y colectivos armados serían responsables de 73 muertes en Venezuela

SEMANA: Pero entonces sí ha existido violencia…

O. G.: Busca algún herido que hayamos causado nosotros en el estado Bolívar. Busca cómo estos paramilitares de derecha han atacado a la guardia nacional. Ellos mismos se les han estallado morteros por no saber usarlos. Los organismos del Estado les han incautado AK47, fusiles de guerra. Ellos son financiados por el Departamento norteamericano, quieren crear como un estado islámico, lógico que acá no es la religión islámica, pero sí como un grupo dentro del mismo estado para atacarlo.

SEMANA: Cómo enfrentan a un grupo que tiene morteros, si ustedes dicen que no tienen nada para defenderse. ¿O ustedes tienen armas?

O. G.: No, cuando ellos han utilizado los morteros los que han reprimido son los cuerpos de seguridad. Hemos sido observadores. En el caso de Bolívar no ha habido enfrentamientos cuerpo a cuerpo. La revolución es pacífica, pero que sepa imperio norteamericano y los paramilitares que nosotros no somos una revolución desarmada, donde nos quieran y cuando nos quieran nos van a encontrar.

SEMANA: ¿Estarían dispuestos a participar en una lucha armada?

O. G.: De presentarse claro que sí, pero nosotros siempre llamamos al diálogo. Ahora, si el imperio norteamericano sigue amenazando con intervenir en nuestro país que no crea que nosotros lo vamos a recibir con los brazos abiertos, se quedarían cortas las batallas del estado Bolívar, de la guerra de los mil Años. En octubre ellos van a hacer un evento en la Amazonía con ayuda detractores de ultraderecha colombiana, del ejército, también vendrán de Perú y Brasil, es una incitación. Es un deber de los venezolanos defender la soberanía patria y nosotros estamos preparados, tenemos tres entrenamientos de unión cívico-militar del reciente Zamora 200, donde participan las fuerzas armadas y el pueblo. Venezuela tiene sangre de libertadores. Si nos quieren llamar un brazo guerrillero del gobierno venezolano sería un honor.

SEMANA: ¿Puede definir para usted qué es un guerrillero?

O. G.: Nosotros estamos armados de ideas, pero también estamos armados para defender la patria. La diferencia es que la guerrilla trabaja del lado del pueblo, y nosotros estamos con el pueblo, es el campesino, el estudiante, convertido en ejército. No sé cómo lo ven ustedes, pero hemos visto la lucha de Gaitán y las Farc, sabemos que son compañeros que están del lado del pueblo, y ahorita aplaudimos la paz. La diferencia es que acá no tenemos un gobierno neoliberal sino revolucionario. Nosotros no estamos en contra del gobierno, y sí estamos armados para enfrentar al imperio si viniera contra nuestro país. El señor Donald Trump intervino en la ONU y nos amenazó, pero no nos va a intimidar. Que tenga la certeza de que no lo vamos a esperar con flores. Nosotros somos revolucionarios, sí estamos armados y somos chavistas.

SEMANA: Algunos organismos de derechos humanos, como Provea, dicen que los colectivos participaron en la represión de las protestas, ¿qué dice al respecto?

O. G.: Provea juega con la derecha, nosotros no participamos en ningún tipo de represión. Eso es totalmente falso. Esos compañeros de Provea no han ido a investigar. Pero por qué no denuncian que un grupo de periodistas que estaban en una redoma en Chacao -donde están los sectores de clase media opositores- activaron un explosivo donde iba una caravana de la Guardia Nacional y dejaron heridos. ¿Dónde un colectivo ha asesinado a una persona, a algún opositor? Lo que pasa es que hay organismos de derechos humanos que son financiados por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

SEMANA: También se ha denunciado que los colectivos tienen actividades ilícitas, como contrabando y narcotráfico...

O. G.: Eso es falso. Han querido vincular a Tareck El Aissami con el narcotráfico y recordemos que el mayor productor es Colombia y el que la consume es Estados Unidos. Aquí en Venezuela la ley es tajante. Yo ni siquiera fumo cigarro, soy cristiano-evangélico, no me gusta ni el café.

SEMANA: ¿Cómo se financian?

O. G.: Lo de nosotros es autogestión. La mayoría de nuestros militantes son trabajadores, a nosotros no nos financia el gobierno.

SEMANA: ¿Entonces un trabajador da parte de su sueldo?

O. G.: No. Nosotros hacemos actividades pro fondos. Hay algunas personas que dan de su sueldo, no sé cómo decirle para que se entienda allá. Yo por ejemplo trabajo y doy un diezmo, pero eso lo hacen los que militan. Quienes no pueden no dan. No es que hay unos grupos que nos financian y crean armamento.

SEMANA: ¿Tienen algún contrato con el gobierno?

O. G.: No. Cuando digo que somos pro gobierno me refiero a que simpatizamos con sus políticas.

SEMANA: ¿Ustedes son chavistas y también maduristas?

O. G.: Nosotros somos primeramente cristianos, revolucionarios, chavistas y si nos quiere decir maduristas y diosdadistas también lo somos. Somos disciplinados, Chávez nos dijo que Maduro era su sucesor.

SEMANA: ¿Tienen conexión directa con Diosdado Cabello, Tareck El Aissami o Tarek William Saab?

O. G.: Ninguna

SEMANA: A usted le hicieron un atentado al lanzarle una granada a su carro, ¿quién fue?

O. G.: Eso quedó en investigación y no hemos sabido. En esos días estaban las confrontaciones con la derecha, la guarimba, y nos imaginamos que tuvieron que haber sido esos sectores. Quedé hospitalizado y la camioneta totalmente devastada, pudo ser una tragedia porque ese día estábamos en una reunión con consejos comunales y había niños ahí. Las granadas las tienen la oposición, nosotros nunca hemos hecho eso. Después algunos sectores de Voluntad Popular se atribuyeron la responsabilidad en redes sociales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?