Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/2017 7:23:00 PM

Total misterio desaparición de dos colombianos en Ciudad de México

Una de las mujeres fue deportada cuando viajó investigar por su esposo desaparecido en México. Él y su socio llevaban 20.000 dólares para hacer negocios. Hoy su paradero es un misterio.

El lunes 20 de febrero, a las 11:00 de la noche, Ángela Martínez trataba de ganarle la partida al implacable frío bogotano frente a la salida del muelle internacional del aeropuerto Eldorado. Aguardaba a uno de los pasajeros del vuelo 708 de Aeroméxico, que había decolado cinco horas antes de la pista del Benito Juárez de Ciudad de México.

Vio salir a toda la tripulación, pilotos y azafatas, y luego, salir uno a uno a cientos de pasajeros a quienes veía a lo lejos recoger sus maletas y buscar el camino de salida. En la banda ya no quedaba una sola maleta, una sola persona. Javier, su esposo, a quien esperaba, nunca abordó el vuelo. Ya se cumplen ocho días sin que se conozca su paradero, ni el de Andrés Sarmiento, con quien viajó al país azteca a finiquitar un negocio.

Javier Esteban Valbuena y Andrés Sarmiento, de 36 y 37 años respectivamente, habían viajado a Ciudad de México el sábado 18 de febrero, un día después llegaron a Guadalajara, capital del Estado de Jalisco. Hasta allí llegaron para ver una máquina de tratamiento de aguas para un lavadero de coches. El equipo que vieron en tierras tapatías no les gustó, por lo que esa misma noche se retornaron a la capital mexicana, donde finalmente compararían el aparato que los había llevado a México.

Ese 20 de febrero, pero a las 10:00 de la mañana, Andrés llamó a su esposa: “mi amor, un taxi nos va a recoger y vamos a comprar la máquina, queda un poco lejos y hay mucho tráfico, pero apenas termine te llamo. Luego de cerrar el negocio, vamos a conocer la basílica de Guadalupe y después nos vamos al aeropuerto”. Esta fue la última vez que Nathalie Moyano se comunicó con su pareja.

Sugerimos: El fatal destino para tres colombianas en Ciudad de México

“Luego me llamó Ángela Martínez, la esposa de Javier Valbuena, el socio de mi esposo. Me dijo que no se había podido comunicar con su marido y yo le dije que fuéramos al aeropuerto, que podría ser porque no tenían internet. Pero ellos no llegaron. Preguntamos en información y nos dijeron que ellos no abordaron nunca el avión”, relató a Semana.com Nathalie Moyano.

Ángela Martínez le dijo a este portal que desde que perdió la comunicación con su esposo, la angustia ha sido insoportable. El problema es que ni ella ni Nathalie saben en qué hotel se estaban quedando, si finalmente hicieron el negocio, ni con que personas se reunieron. Lo único que saben es que el hotel quedaba cerca del monumento al Ángel de la independencia, en el Paseo de la Reforma, donde pasaran de 500 los hoteles de todas las estrellas a disposición.

“Ellos llevaban 20.000 dólares -agregó Ángela-  cuando hablamos me dijo también que lo recogía un taxi, que iban a cambiar una plata y se iban para el aeropuerto… Ellos querían ver la máquina personalmente porque en otras ocasiones, cuando comprábamos desde internet, llegaban cosas diferentes o en mal estado”.

Puede leer: La colombiana tras la pista de los 43 estudiantes desaparecidos en México

Tras el rastro de su esposo

Pasadas las 72 horas para considerar a una persona como perdida, estas mujeres denunciaron el caso a las autoridades. Ángela, sin embargo, prefirió viajar a México para ir al consulado de Colombia y presionar la búsqueda “Acá me sentía impotente”, dijo.

Lo que no sabía es que en haría menos en México, pues ni siquiera la dejarían poner un pie fuera del Benito Juárez. “Yo llamé al consulado antes. Dije que me ayudaran y me aseguraron que me iban a recibir para ayudarme a encontrar a mi esposo. Pero cuando llegué la persona de migración me dijo que no podía entrar”, relató.

Ángela estuvo dos días detenida. Primero fue a oficina de migración y luego la llevaron a unas celdas donde estaban otras personas. “No pude llamar al consulado y tampoco me dejaron llamar a un familiar. Luego me hicieron firmar unos papeles en los que se decía que había tenido ese derecho de llamar pero no fue así… Nos dijeron que tenían muchos problemas con los colombianos y venezolanos, por eso no nos dejaron entrar y había un montón de gente en las celdas”.

Casos como los de Javier y Andrés podrían tratarse de aislados si hubiesen ocurrido en un país diferente de México,  según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de ese país, 150 colombianos han sido denunciadas como  desaparecidas. La Embajada de México en Colombia, solo reporta 63 casos.

Recomendamos: Crisis en México por desapariciones

De momento, Ángela y Natahalie solo han recibido del Consulado la recepción de la denuncia, y el compromiso para investigar lo sucedido. Las autoridades mexicanas adelantan labores de búsqueda e investigación por el misterio que rodea la desaparición  de estos dos colombianos.

“Mi familia es la que me dice que me tranquilice que ellos van a aparecer. Yo pienso en mi chiquito de tres años y trato de calmarlo, pero a veces es muy duro”, dice Nathalie. Ángela, quien es madre de una joven de 16 años, también espera que su esposo aparezca pronto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.