Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/03/01 00:00

COLONIA INDIGNIDAD

Los allanamientos contra el enclave nazi de Chile parecen destinados a lograr que Pinochet sea <BR>extraditado a su país.

COLONIA INDIGNIDAD

El asunto de Augusto Pinochet, que sigue sin resolverse en la Cámara de los Lores, en la
Gran Bretaña, no deja de producir fenómenos políticos en Chile. La semana pasada la noticia corrió por
cuenta de la tristemente célebre Colonia Dignidad, un misterioso enclave fundado por un ex soldado nazi en
el cual se habrían llevado a cabo experimentos médicos con los desaparecidos de la dictadura. El
gobierno chileno, arrinconado por las acusaciones de fuerzas políticas de ese país por haber puesto todo su
peso diplomático a favor del dictador en su proceso londinense, decidió tomar sus propias medidas. Para ello
sacó dos conejos del sombrero: uno, agilizó algunas pesquisas judiciales en la Colonia en busca de más de
40 detenidos por la Dina (la policía política de Pinochet) y, dos, anunció una solicitud que el presidente
Eduardo Frei hará al Consejo de Defensa del Estado _Fiscalía chilena_ para que se haga parte de las
querellas que en Chile se adelantan contra Pinochet.Para la oposición, esos son intentos por convencer a
propios y extraños de que sería posible juzgar a Pinochet en Chile (ver recuadro). Si ello es así, lo cierto
es que las medidas han dado un excelente resultado puesto que la espectacularidad de los allanamientos dio
la vuelta al mundo. Pero los resultados no han variado desde los anteriores allanamientos: no hay detenidos,
no se han encontrado osamentas humanas o señales de entierros clandestinos y el jerarca máximo del
enclave, Paul Schaeffer _que es buscado por atentados sexuales a menores_ sigue sin aparecer. Los
familiares de detenidos desaparecidos, alentados por las nuevas pesquisas, esperan que el juez Juan
Guzmán, que lleva 14 querellas contra Pinochet, logre dar con el paradero de sus familiares. "Las
investigaciones tienen un enorme valor porque es la primera vez que se ha logrado establecer que Colonia
Dignidad fue utilizado como centro de torturas", dijo a Semana la abogada de derechos humanos Julia
Urquieta. La participación del Consejo de Defensa del Estado en las querellas contra Pinochet, si es que
los Lores no le conceden la inmunidad como ex jefe de Estado, es la segunda carta del gobierno para lograr
que la extradición a Chile tenga prioridad sobre la demanda española. Sin embargo lo que más le interesa
al gobierno es aquietar a los sectores socialistas que han acusado al canciller José Miguel Insulza de
"mentirle al país" tras saberse que el gobierno defendió al general ante los Lores basado en la "inmunidad
como jefe de Estado". Lo grave es que significa que el gobierno de la concertación reconoce y acepta que el
golpe de Estado dado por Pinochet fue un acto legítimo y que los asesinatos y torturas formaban parte de las
funciones propias del gobernante.Por eso la importancia que tienen para el gobierno de Eduardo Frei las
maniobras comunicacionales relacionadas con las querellas presentadas en Chile contra Pinochet. Sin
embargo, las que no están dispuestas a aceptar que el gobierno chileno se haga parte acusadora de un
posible juicio a Pinochet en Chile, son las Fuerzas Armadas, que ya han comenzado a dar sus primeras
muestras de que no estarían dispuestos a aceptar que Pinochet esté sentado en el banquillo de los
acusados, ni aunque ese fuera el precio a pagar por traerlo de vuelta a Chile. nEs un encubrimientoEl ex
magistrado Lientur Escobar, quien fuera el primer juez que investigó las desapariciones de personas en
Colonia Dignidad en 1991, se refirió en entrevista exclusiva con SEMANA a las últimas pesquisas realizadas
en ese enclave.
SEMANA: ¿Qué tanto hay de nuevo en los allanamientos? Lientur Escobar: El juez Juan Guzmán está
haciendo lo mismo que yo hice hace siete años atrás. ¿Qué indica eso? Que se está jugando con la opinión
pública porque cada vez que pasa algo grave en el país se intenta cubrir con allanamientos a la
Colonia Dignidad y la búsqueda de Paul Schaeffer y los detenidos desaparecidos.
SEMANA: ¿Entonces usted cree que ahora se está encubriendo algo con estas diligencias de excavaciones
en Dignidad?
L.E.: Por supuesto, ahí no van a encontrar a ningún desaparecido porque esta gente que asesinó a los
detenidos, que antes de morir y después también experimentaba genéticamente con sus cuerpos, ha tenido
suficiente tiempo para no dejar rastro. Si a eso le sumamos que contaban con técnicas sofisticadísimas de
torturas, también deben haber contado con técnicas sofisticadas para hacer desaparecer restos humanos.
SEMANA: ¿Y las personas que están declarando ahora?
L.E.: Eso no es nada nuevo; esas mismas personas declararon en mi investigación, donde quedó plenamente
establecido que Dignidad se había usado como centro de torturas de detenidos y como lugar de
desaparición de por lo menos 22 personas, que fueron secuestradas por la Dina y luego llevadas al lugar para
darles muerte y desaparecer sus cadáveres. entes".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.