Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/08/12 01:15

Refugiados: castigo a la falta de solidaridad

¿Cómo se puede obligar a los países miembros de la Unión Europea a acoger a refugiados? ¿Retirándoles las subvenciones o imponiéndoles multas?

La reubicación de los refugiados está hasta ahora solo plasmada en papel.

Las salas de sesiones de la Comisión de la Unión Europea (UE) y del Parlamento están completamente vacías. En el extremo opuesto a este parón político veraniego se halla el encedido debate sobre la solidaridad europea con respecto al tema de los refugiados. Por cierto, desencadenado por políticos alemanes de la UE. El tema central de la discusión es la anulación de subvenciones a los países de la UE que no sean solidarios.

La alemana Ingeborg Grässle, jefa del Control Presupuestario del Parlamento europeo, es sobre todo, quien habla en estos días alto y claro: “A los países que no cumplan el Derecho Europeo o a los Estados que no colaboren del todo con la acogida o registro de refugiados se les deberían anular los fondos”, dice la experta en presupuesto de la UE, y perteneciente al Partido Popular Europeo.

Podría leer: Mujer refugiada en Francia es discriminada

Debate encendido sobre refugiados

Desde el punto de vista jurídico, el tema está claro: en los acuerdos de la UE no se recoge la correspondiente normativa que posibilite la anulación de las subvenciones. Esto también lo advirtió personalmente el presidente de la Comisión Euroopea, Jean Claude Juncker. No está previsto anular las subvenciones.

La reubicación de los refugiados está hasta ahora solo plasmada en papel, y Europa está sudando la gota gorda con tan solo pensar que Turquía pudiera romper el acuerdo con la UE sobre los refugiados. Y si sucede, entonces ¿qué pasará? También por esto, el debate sobre la cuota de refugiados en Europa adquiere otra nueva dimensión.

Le recomendamos: Cada minuto 26 personas son forzadas a desplazarse en el mundo

Solidaridad a cambio de dinero

El llamamiento a usar sanciones para los tozudos Estados de la UE no solo procede del flanco conservador. Otros políticos influyentes, como, por ejemplo, el diputado liberal Alexander Graf-Lambsdorff piensa en voz alta y plantea cómo hacer que la UE sancione a los Estados miembros si estos rechazan las resoluciones de Bruselas. Para el liberal y vicepresidente del Parlamento Europeo sería posible revisar el marco financiero plurianual y “efectuar correcciones en el presupuesto anual de Bruselas en los próximos tres años.”

Es decir, utilizar el chequeo del presupuesto de la UE en otoño de este año para anular subvenciones si fuese necesario, ya que en principio se requiere luz verde por parte de todos los miembros de la UE para que fluyan las subvenciones. Lambsdorff cree que se debe ejercer presión política: “El Gobierno alemán tiene ahora que ocuparse de que durante la revisión sistemática del presupuesto de la UE en otoño, los países beneficiarios netos, como Polonia y Hungría, se comporten de manera más solidaria con el asunto de los refugiados y también respeten los valores europeos”. Los diputados liberales europeos creen que esta sería una posibilidad que nunca se ha puesto a prueba con anterioridad.

Sanciones eficaces

Muchos parlamentarios europeos creen que el problema radica en la naturaleza de las sanciones para los Estados miembros. Si no se cumplen las normativas, la UE puede imponer multas. “Es la misma historia de siempre”, dice un portavoz del Parlamento de la UE. En el peor de los casos también se puede retirar el derecho a voto, pero no hay “ninguna solución provisional”. El debate sobre sanciones más eficaces no es nuevo en Bruselas, pero esta vez llama la atención por tener lugar por su vehemencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.