Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2012 12:00:00 AM

Cómo queda Al Qaeda tras la muerte de su número dos

Para algunos expertos, el fallecimiento de Abu Yehia al Libi es un golpe irreparable para la organización; pero otros piensan que la pérdida no supone un gran cambio para su red descentralizada.

;
BBC
Las autoridades de Estados Unidos confirmaron la muerte de Abu Yehia al Libi, considerado el número dos de Al Qaeda, por un ataque estadounidense con aviones no tripulados sobre Pakistán.

Los militares estadounidenses explicaron que Libi fue objetivo de un ataque que causó la muerte de 15 supuestos militantes en una zona tribal en el noroeste de Pakistán.

Desde Pakistán no se ha confirmado la muerte de Libi.

La Casa Blanca, por su parte, afirma que su desaparición supone un duro golpe para Al Qaeda, dada su importancia en la planificación de las acciones del grupo contra Occidente.

"No hay nadie que ni siquiera se acerque a Libi en cuanto al nivel de conocimiento que Al Qaeda acaba de perder", aseguró un oficial estadounidense.

El militar añadió que el liderazgo de la organización "sufrirá la presión de encontrar a alguien que esté listo para ocupar la posición de Libi".

Jefe operativo y líder carismático

Washington considera que después de la muerte de Osama Bin Laden el año pasado, Libi, un académico islamista libio, se convirtió en el número dos de al Qaeda bajo el liderazgo del egipcio Ayman al Zawahiri.

Libi tenía mucha influencia como miembro de la jerarquía de Al Qaeda, aseguró un portavoz de la Casa Blanca, y sus credenciales religiosas le otorgaban autoridad para emitir fatuas y servir de guía espiritual a otros militantes.

Los expertos señalan que Libi estaba a cargo de los operativos cotidianos en las áreas tribales de Pakistán.

Se cree que Abu Yehia al Libi, cuyo nombre real era Mohamed Hasan Qaid, era el enlace entre los comandantes de las tropas militantes en Pakistán y las operaciones de Al Qaeda en Yemen, Irak y otros lugares.

Descrito como osado y carismático, fue cobrando protagonismo en el movimiento yihadista por sus apariciones en internet.

En círculos islamistas se convirtió en una suerte de héroe por su escapada en 2005 de una prisión estadounidense en Afganistán. Libi fue promovido al número dos de Al Qaeda cuando Zawahiri reemplazó a Bin Laden después de su muerte el 2 de mayo de 2011.

Los documentos de Bin Laden difundidos recientemente muestran que el entonces líder de Al Qaeda confiaba en Libi para que hablara con los simpatizantes de la causa en todo el mundo, en particular los jóvenes.

"Pitbull teológico"

Queda por ver si el núcleo de Al Qaeda se podrá recuperar de la muerte de Libi.

Zawahiri, el egipcio que lidera el grupo, es considerado como una figura poco carismática y que divide.

Algunos analistas opinan que la muerte de uno de los jefes de Al Qaeda no tiene por qué significar un desastre para el grupo, puesto que la red está descentralizada y es fuente de inspiración para militantes, más allá del apoyo logístico o financiero.

"Incluso aunque haya muerto, no significa mucho para la organización siempre que Zawahiri siga vivo", asegura Imtiaz Gul, autor de "El lugar más peligroso", un libro sobre la frontera entre Pakistán y Afganistán.

Pero Jarret Brachman, experto en el combate al terrorismo y asesor de algunas agencias del gobierno de Estados Unidos, sostiene que la organización central de Al Qaeda dependía totalmente de dos hombres: Zawahiri y Libi.

Brachman cree que la muerte de Libi es un "cataclismo" para Al Qaeda en cuanto a su habilidad para organizarse y extender su ideología."No queda nadie más si Zawahiri muere o desaparece del campo de batalla", defiende.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.