Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1989/11/20 00:00

COMPRE UN EX PRESIDENTE

Un manate japonés compra visita promocional de Reagan en US$2 millones.

COMPRE UN EX PRESIDENTE

En estos días se dice que los japoneses pueden comprar cualquier cosa. Pero lo que no se sabía era que pudieran comprar a Ronald Reagan.
Cosas de la imagen. El pasado viernes 20 aterrizaron en Tokio, para Iniciar una estadía de ocho días en el Japón, el ex presidente Ronald Reagan y su inseparable esposa Nancy. El gobierno, naturalmente, desenrolló tapete para que la pareja hiciera su llegada triunfal. Sin embargo, esta vez su principal anfitrión no fue el primer ministro Toshiki Kaitu, sino un imperio de las comunicaciones: el grupo Fujisankei, con su fundador a la cabeza, Nobutaka Shikanai, uno de los más importantes y controvertidos empresarios japoneses.

Los Reagan recibieron por este tour la bicoca de dos millones de dólares de parte de la empresa de comunicaciones. Shikanai ha echado mano de Reagan, que representa para muchos japoneses algo así como un ídolo cultural y un símbolo de una América fuerte, para que su grupo, que genera utilidades por 5 mil millones de dólares anuales, se dé el vitrinazo. Y lo empezó colocando afiches de los Reagan en prácticamente todas las estaciones del metro con un saludo: "¡Bienvenidos amigos!".

El ex presidente y su mujer se quedarán en la casa de huéspedes que Shikanai tiene en su gigantesco museo de arte al aire libre en las montañas al suroeste de Tokio. Por otra parte, serán entrevistados en forma exclusiva por la Fuji T.V., la más exitosa cadena del país. Para continuar en esta línea, también serán entrevistados por el Sankei Shimbun, el único periódico que imprime en color. Y serán escuchados en la Nippon Hoso, la más grande cadena de radio japonesa, en cuyos comienzos ayudó Shikanai, cuando lideraba, hace 40 años, un movimiento anticomunista y antisindical. Como si fuera poco, se dice que se grabará un video con los momentos estelares de la visita para ser vendido por el más grande distribuidor de videos, todo lo cual forma parte de la ofensiva del grupo Fujisankei.

El interés de Shikanai es ideológico. "Ellos comparten la misma concepción del mundo", dijo recientemente un socio del japonés. Los dos se han reunido varias veces y los más grandes negociantes japoneses, muchos de los cuales son socios de la Fujisankei, esperan que Reagan ayude a distensionar las relaciones entre Japón y los Estados Unidos. La visita de Reagan coincide con la más importante transición que se haya realizado en la empresa.
Después de décadas de rígido control de Shikanai, quien tiene 77 años, la administración está pasando a manos de su yerno, de 44, Hiroaki, quien adoptó el apellido Shikanai a la muerte del heredero del viejo. Entrenado como banquero de inversión, Shikanai el joven, que es presidente adjunto del grupo, puso la mira en el exterior: hace un mes la Fujisankei compró el 25% del grupo británico Virgin Music por 150 millones de dólares, lo cual le da acceso a la compañía a los éxitos más grandes del grupo y salida para sus artistas japoneses. La compañía ha invertido 10 millones adicionales en el realizador de cine David Puttnam, antiguo presidente de la Columbia Pictures, y no se descarta que inviertan en un estudio de cine, como ya lo hizo la Sony, que acaba de comprar la Columbia.
"Tenemos que empezar a desarrollar nuestras propias herramientas para la comunicación en el exterior tanto como en casa, y como el señor Reagan es tan popular, puede ayudar en este proceso", dijo Shikanai el joven.

Dentro de los planes de la gira figura también un concierto gigante en Yokohama, al cual han sido invitados Perry Como y Plácido Domingo, y el lanzamiento de una especie de Nobel cultural de 100 mil dólares. En total, el viaje de los Reagan le costará a la compañía entre 6 y 8 millones de dólares.

A los 36 años, en 1948, Shikanai empezó a enfrentarse a los sindicatos comunistas y a intimar con muchos de los más viejos y poderosos hombres de negocios. En 1950 le fue encomendado el manejo de la cadena de radio Nippon Hoso para que la utilizara en su causa antisindical.
Aunque con frecuencia recibía amenazas, logró salir adelante y convertir la cadena en la matriz para posteriores negocios. De entonces a acá ha logrado desarrollar una cadena de televisión y controla el periódico Sankei Shimbun, que es su principal motivo de orgullo pero también su principal problema. Después de enormes recortes de personal y de pérdidas de dinero, se ha convertido en el primer periódico japonés que imprime en color.

Sin embargo, esta innovación apenas sí ha repercutido en la circulación y aunque los 2.2 millones de ejemplares que tira diariamente son considerables en cualquier parte del mundo, todavía están muy por debajo de los 9.6 millones del Yomiuri y de los 8 millones del Asahi, sus más fuertes competidores. No le sucede lo mismo con la Fuji T.V., cuyas utilidades han crecido hasta en un 20% anual y cuyos ratings sobrepasan a los de la cadena estatas NHK y a los de las otras cadenas privadas. Y aunque Shikanai el joven adquiere cada día más poder dentro del grupo, las juntas directivas siempre son presididas por Shikanai el viejo y enormes esculturas de su cabeza dominan las oficinas de los ejecutivos del grupo. Sólo después de terminado el tour del gran comunicador gringo Ronald Reagan, Shikanai podrá evaluar si la inversión de los 8 millones de dólares en el ex presidente valió la pena para su conglomerado.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.