Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/11/11 12:00

Congreso de EE. UU. bloquea nueva posibilidad de cerrar Guantánamo

Con 91 votos a favor y tres en contra aprobaron la Ley de Defensa que permite al centro penitenciario seguir operando en la isla donde lleva 112 años.

El Congreso de Estados Unidos volvió a rechazar este martes solicitud de cierre de la prisión militar de Guantánamo (Cuba). Foto: Twitter: @CubanetNoticias

El Congreso de Estados Unidos renovó este martes la prohibición de cerrar la cárcel de Guantánamo en Cuba tras una solicitud presentada la semana pasada por la senadora del Partido Demócrata, Dianne Feinstein.

La senadora advirtió que mantener la cárcel en funcionamiento acarrea costos imposibles de financiar. Al menos 2.5 millones de dólares al año paga el Gobierno por cada detenido, es decir, treinta veces más a los 86 mil millones de dólares que se gasta en un reo de la prisión de máxima seguridad de Colorado (EE.UU.).

Los números poco importaron. Este martes el senado aprobó 91 votos a favor y tres en contra una versión revisada de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) avalada con un presupuesto de 600.000 millones de dólares para el 2016, lo que dejó en evidencia que sustentar a los presos de Guantánamo no es un problema.

Además, “de los 112 detenidos que quedan en la cárcel, 53 han recibido aprobación para ser transferidos a cárceles de otros países”, detalló el portavoz de la Casa Blanca, John Earnest.

El cierre de Guantánamo es una promesa pendiente de Obama que se remonta a su primera campaña electoral en 2008, pero desde el principio se ha topado con la oposición del Congreso, especialmente entre los republicanos, que rechazan la transferencia de los presos a cárceles dentro de Estados Unidos.

Para la senadora Feinstein, no obstante, “el Capitolio debe ayudar al presidente Obama a clausurar el centro penitenciario en lugar de bloquear sus esfuerzos para lograrlo”, insistió.

El mes pasado Obama había utilizado sus atribuciones presidenciales para vetar una versión inicial de la NDAA, en parte a raíz del lenguaje utilizado con relación a Guantánamo (derechos humanos) y a una polémica sobre un aumento de los gastos. La Casa Blanca, sin embargo, no mencionó la posibilidad de un veto e indicó que el presiente sancionaría la nueva ley.

El veto dejaría a Obama ante la posibilidad de una humillación innecesaria, pues la oposición del Partido Republicano consiguió ya el apoyo de dos tercios de cada Cámara para cancelarlo.

El líder Republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo conocer de antemano los obstáculos a que la NDAA se ha enfrentado este año, pero "esperamos que el presidente Obama firme esta legislación, con sus restricciones al traslado de terroristas a Estados Unidos", comentó.

Síntesis histórica

La base militar de Guantánamo (extremo sureste de Cuba) fue establecida en virtud del Tratado Cubano-Estadounidense de 1903 firmado entre el primer presidente de Cuba, Tomás Estrada, y el entonces presidente estadounidense, Theodore Roosevelt. El acuerdo establecía que Estados Unidos arrendaría de manera perpetua ese territorio a Cuba para establecerse navalmente tras la guerra hispanoamericana de 1898, cuando Estados Unidos venció a España. (Tratado de 1903)

Su legitimidad, no obstante, ha sido severamente criticada por la comunidad internacional (ONU) por no honrar el fin para el cual fue concebida al haberse convertido en una prisión militar para personas acusadas de terrorismo después de los atentados del 11 de septiembre en 2001 en Estados Unidos, llegando a albergar hasta a 800 presos por orden del entonces presidente, George W. Bush. Pero también por violar leyes internacionales (Convención de Viena) y principios de soberanía posteriores al tratado (Carta de las Naciones Unidas.

Según el Congreso de Estados Unidos, no obstante, las leyes posteriores al tratado cubano-estadounidense no tienen, por lo mismo, efectos retroactivos, es decir, no podrían derogar un tratado hace más de un siglo celebrado.

El gobierno cubano y otras naciones, por su parte, argumentan que el artículo 52 de la Convención de Viena de 1969 establece que “es nulo cualquier tratado cuya celebración se haya obtenido por la amenaza o el uso de la fuerza en violación de los principios del derecho internacional incorporados en la Carta de las Naciones Unidas”. (Convención de Viena) (Carta de las Naciones Unidas)

Según el abogado e historiador estadounidense de la Universidad de Harvard, Alfred-Maurice Zayas, el tratado fue impuesto a Cuba bajo la amenaza de que, si no lo firmaba, Estados Unidos nunca desocuparía militarmente la isla.


*Con información de AFP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.