Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/13/1993 12:00:00 AM

Continente con fisuras

Pocos recuerdan los conflictos que separan a los países del continente.

Continente con fisuras Continente con fisuras
EL CONTINENTE AMERICAno, aunque va camino de la integración, dista de ser el oasis de paz que muchos desean. Los conflictos territoriales, heredados de la Colonia, se unen a los problemas socieconómicos en regiones limitrofes que suponen un peligro de confrontación entre vecinos. Lo cierto es que mientras existan esos puntos de confrontación en el "continente de la esperanza ", serán una piedra en el zapato de la anhelada patria latinoamericana. Los siguientes son los principales:

1. ESTADOS UNIDOS-MEXICO
Aunque en el siglo pasado Estados Unidos se apoderó de cerca de una tercera parte de México, no hay conflictos territoriales. Sin embargo, la frontera común, la más extensa que comparten un país desarrollado y uno subdesarrollado, es fuente permanente de conflictos. La migración de mexicanos hacia Estados Unidos, con más de 10 mil ilegales que cruzan la frontera anualmente, ha producido una fuerte reacción en estados como California. Además, las "maquilas" (zonas francas que operan en las fronteras con fines de exportación) han agravado el deterioro ambiental y favorecido la dispersión de la mano de obra mexicana. Finalmente, el tráfico de narcóticos a lo largo de la frontera ha obligado a tomar medidas conjuntas que periódicamente causan malentendidos entre las partes.
2. GUATEMALA - BELICE
Guatemala ha mantenido pretensiones territoriales desde 1859 sobre el territorio de Belice, ex colonia británica. Belice proclamó su independencia en 1981, previo acuerdo entre Guatemala y Gran Bretaña. A cambio de su aceptación, los británicos le concedieron a Guatemala acceso al Océano Atlántico, la construcción de oleoductos y asistencia militar antiguerrilla. El presidente guatemalteco, Jorge Serrano Elías, reconoció "el derecho del pueblo beliceno a su atodeterminación", y estableció relaciones diplomáticas con la ex colonia. Aunque la decisión de Serrano fue cuestionada, aseguró la posibilidad de obtener, por intermedio de Belice, las preferencias comerciales de la Comunidad Británica de Naciones y de la Comunidad Europea.
Gran Bretaña prometió la construcción de una carretera entre Ciudad de Guatemala y el puerto beliceño de Big Creek, con un costo superior a los 50 millones de dólares, pero no ha cumplido. Ese incumplimiento podría detener la aprobación a tratado en el Congreso guatemalteco.

3. EL SALVADOR -HONDURAS
En 1884 se firmó el tratado limítrofe Cruz Letona, pero el Congreso hondureño no ratificó el acuerdo y el conflicto se postergó hasta el presente siglo. En 1969 estalló la "guerra del fútbol" que, aunque corta, dejó más de tres mil muertos y unos 10 millones de dólares en pérdidas materiales.
Con la mediación del ex presidente peruano José María Bustamante Rivero se firmó en 1980 un tratado que posibilitó un acuerdo sobre el 80 por ciento de la frontera terrestre, pero nada sobre el territorio insular y marino. Ante esa situación, en 1986 los presidentes José Azcona Hoyos, de Honduras, y José Napoleón Duarte, de El Salvador, acordaron someter el conflicto al Tribunal de la Haya. La soberanía de La mayoría de las islas recayó sobre El Salvador, pero la isla del Tigre continuó bajo poder hondureño.
El conflicto actual tiene que ver con los cuatro mil campesinos salvadoreños que viven en la zona adjudicada a Honduras y que han sido la base social del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y con los indígenas Lencas que habitan en la frontera.

4. HONDURAS-NICARAGUA
Si bien estos dos países no tienen inconvenientes territoriales, la situación fronteriza ha estado enmarcada por conflictos de orden público que afectan sobre todo a Nicaragua. En la década pasada, los "contras" nicaraguenses utilizaron las provincias fronterizas hondureñas de Gracia de Dios, Olancho, El Paraíso y Choluteca como refugios para huir de la persecución del Ejército Popular Sandinista y como bases de operaciones insurgentes con la anuencia de Honduras y el visto bueno de Estados Unidos. Actualmente, el Gobierno de Honduras afirma que "su territorio no servirá de refugio para personas que atenten contra un régimen democrático en Centroamérica". Sin embargo, el refuerzo militar de las fronteras y los combates del Ejército nicaragüense con los "contras" rebeldes podrían desencadenar un conflicto internacional.

5. NICARAGUA-COLOMBIA
El gobierno de Nicaragua comenzó, durante el régimen sandinista (1979 -1989), una polémica con el colombiano acerca de la soberanía de San Andrés y Providencia. Esta posición, retomada por la actual presidenta nicaraguense, Violeta Barrios de Chamorro, ha afectado las relaciones entre las dos naciones.
El Gobierno de Managua no posee un solo título jurídico que respalde su reclamación, pues en 1803 la Orden Real que segregó la Capitanía Generalde Guatemala transfirió la posesión de la isla de San Andrés y la costa de Mosquitos a favor del Virreinato de la Nueva Granada. Además, en 1822 el cabildo de San Andrés decidió adherir a la Costitución de Cúcuta. Ante los reclamos nicaraguenses, la decisión fue retificada mediante el tratado Esguerra-Bárcenas, que firmaron las dos naciones en 1928.

6.PANAMA-ESTADOS UNIDOS
En 1977 el hombre fuerte de Panamá, general Omar Torrijos, y el presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, firmaron el acuerdo de devolución de la soberanía del canal a Panama, de forma progresiva hasta el 31 de diciembre de 1999. Hasta ahora se a revertido a la jurisdicción panameña un 61 por ciento de las tierras y aguas del canal. Pero la devolución territorial sólo es un aspecto de la relación panameño-estadounidense. A partir de la invasión en 1989, el número de efectivos estadounidenses se elevó a más de 13.000.
Esto riñe con los acuerdos Torrijos-Carter que establecen que para 1995 el número de soldados debería bajar a 6.000 efectivos.
No se entiende por qué si los bienes serán devueltos los estadounidenses realizan la ampliación de las pistas de aterrizaje de la base Howard.

7. PANAMA-COLOMBIA
La relación Panamá-Colombia, luego de que el itsmo, instigado por Estados Unidos, se independizó del Estado colombiano, ha sido muy cordial. Sin embargo, son varios los problemas. Un primer aspecto tiene que ver con la población indígena que habita en el Darién. La etnia emberá es mayoritaria y asciende a 11 mil individuos que reclaman el reconocimiento de sus antiguos territorios. El desplazamiento de los indígenas a lo largo de la frontera, huyendo de la persecución de los colonos de ambos países, causa enfrentamientos entre las autoridades respectivas.

A eso hay que añadir la negativa de Panamá a construir su parte de la Carretera Panamericana en la zona del Tapón del Darién.
Finalmente, los panameños han deportado presos colombianos y de otras nacionalidades al límite fronterizo en plena selva, a lo que se debe sumar el tráfico de estupefacientes y la construcción de pistas clandestinas. Algunos han llegado a denominar al Darién como "tierra de nadie".

8. CUBA-ESTADOS UNIDOS
El asunto se remonta al siglo pasado, cuando la doctrina del presidente estadounidense (1825-1829) John Quincy Adams propuso la anexión de Cuba -entonces colonia española-, "como una fruta madura que caerá en los predios de Estados Unidos". En el gobierno de William McKinley, tras la guerra hispano-estadounidense y a tiempo que nacía la República de Cuba, se impuso a su Constitución la enmienda Platt, por la cual Estados Unidos adquiría la potestad de intervenir en cualquier momento en Cuba. De hecho, Estados Unidos intervino en la vida cubana hasta cuando la revolución comunista de 1959 cortó todos los lazos. Como reacción, desde 1961 Estados Unidos mantiene un bloqueo comercial que tiene en jaque a la isla, sobre todo desde 1990, cuando cayó el bloque soviético, aliado natural de La Habana.
Ese bloqueo, condenado por la ONU, es además el origen de otro aspecto, el de los emigrantes ilegales cubanos, quienes arriesgando su vida llegan a Estados Unidos en balsas precarias, desesperados por la mala situación de la isla y atraídos por la residencia automática que reciben en ese país.
En lo territorial, Cuba mantiene el reclamo por la base naval de Guantánamo, entregada en arrendamiento a largo plazo en 1903, cuando la isla estaba bajo ocupación de Estados Unidos.
9. HAITI-ESTADOS UNIDOS
Aunque existe una reclamación estadounidense por la isla de Navassa el principal temor es que Estados Unidos decida intervenir en aquella isla con el pretexto de restaurar la democracia. Ya en 1915 las tropas estadounidenses ocuparon la zona para controlar las aduanas y "asesorar" al Gobierno para que respondiera por las obligaciones con el National City Bank de Nueva York. La ocupación se extendió hasta 1935, aunque la monitoría se dio hasta 1947. Desde entonces el papel de Estados Unidos ha sido ambivalente: durante años fue permisivo frente a la dictadura de los Duvalier y ahora, como parte de la misión de la ONU que busca devolver el régimen democrático a la isla, desempeña un papel crucial.

10. SURINAM-GUYANA
Mantienen una disputa sobre la soberanía de seis kilómetros en la zona del río Corentín que ha deteriorado las relaciones. En 1969 se presentó una contienda en la zona del alto Corentín y los nexos entre ambas naciones se interrumpieron hasta 1979, cuando comenzaron negociaciones.

11. VENEZUELA-GUYANA
Venezuela tiene pendiente una reclamación por 150 mil kilómetros del Esequibo. El problema fue heredado de la presidencia del general Joaquín Crespo, cuando se perdieron los territorios frente a la Guayana Británica.
En 1895 esta tierra adquirió valor estrategico por su oro. Negociaciones posteriores le concedieron a Venezuela la soberanía sobre el valle del río Orinoco, pero el Esequibo quedó en manos de los acreedores, Alemania e Italia y Gran Bretana, que asumió el control. El argumento de Venezuela es que cedió las tierras bajo presión.

12. VENEZUELA-BRASIL
El principal problema es socioeconómico en la Amazonia. La frontera común, de unos 2.200 kilómetros, es escenario de invasiones de mineros brasileños (garimpeiros) que traspasan ilegalmente la frontera para buscar oro en el río Orinoco, con un efecto ecológico irreparable.
Este problema tocó fondo en junio pasado con la masacre de 18 indígenas de la etnia Yanomami, cometida por garimpeiros en territorio venezolano. Para las autoridades venezolanas el lío es complejo porque no poseen el personal ni los recursos suficientes para realizar un control efectivo fronterizo sobre la cuenca norte de la Amazonia. Y mientras esa situación persista, la verdadera frontera la ejercen las etnias aborígenes que allí habitan.

13. COLOMBIA-VENEZUELA
Colombia mantiene una reclamación sobre áreas marinas y submarinas en el Golfo de Venezuela. Para los venezolanos esa zona es de alto interés estratégico porque es la puerta de salida del 90 por ciento de las exportaciones petroleras del vecino país. Ello hace que su única posición sea el control absoluto, con la tesis insólita de la "costa seca". Se trata de un conflicto que llegó a su punto más álgido en 1987, con el incidente de la corbeta Caldas.
Pero los principales problemas fronterizos tienen que ver con el narcotráfico, la acción de la guerrilla colombiana y el elevado número de indocumentados que cruzan la frontera hacia Venezuela en busca de oportunidades. Otros aspectos son el contrabando y el robo de vehículos que ingresan ilegalmente a Colombia por la diferencia de precios que rigen en ambas naciones.
Un caso particular, pero igualmente inquietante, es el de las etnias indígenas que viven entre la frontera común. Los wuayúu habitan en la península de La Guajira y afrontan la presión del narcotráfico, la guerrilla, los ganaderos y el desplazamiento por la explotación de recursos naturales, especialmente el carbón. Muchos indígenas han sido apresados por transportar droga. Otros grupos afectados son los yukpa y los bari, habitantes de la sierra de Perijá, que se encuentran presionados por la guerrilla colombiana y desplazados por la explotación de hidrocarburos que está acabando con su ecosistema.

14. ECUADOR-PERU
Estas dos naciones mantienenun diferendo limítrofe desde la guerra que sostuvieron en 1941 por cuestiones territoriales. Un año más tarde los dos Estados firmaron el Acuerdo de Rio de Janeiro en el que se definieron los nuevos límites territoriales en los que Ecuador perdió más de 200.000 kilómetros cuadrados de area amazónica.
El tratado estableció los límites, pero en el proceso de demarcación surgió un accidente geográfico que no se encontraba entre lo acordado, pretexto que sirvió al Gobierno ecuatoriano presidido por José María Velasco para decretar nulo el pacto en 1960. Perú sostiene la validez del tratado porque el Congreso ecuatoriano lo ratificó en 1943; pero para Ecuador la firma y ratificación se produjeron bajo presión militar. Lo cierto es que de los 1.500 kilómetros de frontera, existen 78 sin delimitar, lo que generó un enfrentamiento armado en 1981 y una escalada de tensión en agosto de 1991, cuando los puestos militares de ambas naciones cruzaron disparos.
La solución para los ecuatorianos es que el Papa Juan Pablo II realice un arbitraje sobre los limites fronterizos, mientras que para los peruanos consiste en que el Vaticano designe un perito ue establezca el límite en los 78 kilómetros que faltan por demarcar.

15 . PERU-CHILE
El Gobierno peruano tiene una reclamación pendiente con el chileno por el puerto de Arica. Perú perdio este territorio durante la llamada Guerra del Pacífico entre 1879 y 1883). Para remediar la pérdida se hizo negociación entre ambas naciones que culminó el Tratado de Límites y Servicios de 1929. Desde entonces, los peruanos aspiran a ejercer el control del puerto, una aspiración muy remota. Lo que sí parece viable es que Perú obtenga un muelle para su uso exclusivo en la zona portuaria, si se concretan las conversaciones bilaterales realizadas por los cancilleres de las dos naciones.
Pero la situación más preocupante es el tráfico de cocaína concentrado entre el puerto chileno y las ciudades peruanas de Tacna y Chacalluta. Esta zona se ha convertido en ruta alterna de exportación de narcóticos a Europa y Estados Unidos por la dificultad de las autoridades para controlar la zona. En este aspecto, el papel de transporte que cumplen los indígenas aymarás ha dificultado la labor de los organismos a policiales.

16. BOLIVIA-CHILE
Bolivia perdió sus provincias costeras durante la Guerra del Pacífico (1879- 1880), cuando los chilenos se apoderaron de Atacama y Antofagasta. Bolivia quedó enclaustrada. Aunque los bolivianos alegan que la firma del tratado de paz de 1904 se hizo bajo presión, sobre el punto no hay avances significativos.
En 1992 el presidente peruano, Alberto Fujimori, y el boliviano, Jaime Paz Zamora, firmaron un acuerdo en Ilo (Perú) que permite a bolivianos utilizar ese puerto y desarrollar una zona franca y una turística. Bolivia se comprometió a contratar mano de obra peruana y a facilitar la operación de los peruanos en Puerto Suárez (Bolivia) para acceder por vía fluvial al Atlántico.

17. BOLIVIA-PARAGUAY
Estas naciones tuvieron una pugna territorial que generó la Guerra del Chaco entre 1928 y 1935. Luego de la perdida boliviana de su salida al Pacífico por la Guerra del Pacífico que favoreció a Chile, los bolivianos centraron su objetivo en la zona del Gran Chaco,por la supuesta reserva petrolera que allí había. En 1932 declararon la guerra y tres años más tarde las fuerzas paraguayas replegaron a los bolivianos hasta los Andes. En 1938 se firmó el tratado de Buenos Aires, y Bolivia rebibió una salida sobre el río Paraguay, utilizando el río Pilcomayo.

18. PARAGUAY-ARGENTINA
A partir de 1985 comenzaron la tarea de delimitación de la frontera en la zona del Pilcomayo. También acordaron extender esa delimitación en los ríos Paraná y Paraguay.

19. ARGENTINA-CHILE
Entre los dos países se firmó un tratado en 1991, en el que definieron 22 puntos de delimitación, someter a un tribunal la soberania sobre la Laguna del Desierto, y repartir los 2.300 kilómetros de hielos continentales.
Este acuerdo debía ser ratificado por los Congresos de cada país, pero los argentinos decidieron aplazar la votación puesto que significaría la pérdida de la región de Santa Cruz, vital por la producción de hidrocarburos. Como producto de la partición, Chile estaría dispuesto a reconocer la soberanía argentina sobre las islas Malvinas. En caso de que las conversaciones bilaterales no conduzcan a ningún resultado, el asunto pasaría a ser resuelto por un tribunal de arbitramento.

ARGENTINA-GRAN BRETANA
Es un conflicto singular por la distancia entre ambos países. Argentina reclama la soberania sobre las islas Malvinas y otros dos archipiélagos australes ocupados por Gran Bretana. En abril de 1982 las tropas argentinas invadieron las Malvinas. Los ingleses recuperaron la zona dos meses después. Las relaciones diplomáticas fueron reestablecidas en 1990. La reclamación subsiste sobre esta porción insular, ubicada a 300 millas del sur de la Patagonia.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com