Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/12/18 00:00

Copenhague, con las horas contadas

A pocas horas de que termine la esperada Cumbre sobre Cambio Climático, aún no se sabe si los más de 110 líderes reunidos allí podrán llegar a un acuerdo para frenar el calentamiento global.

Foto: AP. Organizaciones ambientalistas continúan en las calles de Copenhague exigiendo compromisos frente al cambio climático.
;
BBC

Tras dos semanas de intensas negociaciones, los delegados no lograron producir un acuerdo preliminar el jueves y el viernes por la mañana, una hora antes de que se reunieran los jefes de Estado, no había ningún texto que pudiesen discutir y firmar.
 
Después de expresar sus dudas sobre la capacidad de la comunidad internacional para iniciar una acción colectiva, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, urgió a los líderes a "actuar juntos" para combatir el cambio climático.
 
"Creo que podemos actuar de forma decisiva frente a esta amenaza común. Por eso he venido hoy aquí, no para hablar, sino para actuar", dijo el mandatario durante su discurso frente a los demás jefes de Estado.
 
Muchos esperan que la participación de Obama logre sacar a las conversaciones del punto muerto al que han llegado.
 
Durante el día -así como también desde que se inició la reunión dos semanas atrás- el ambiente en la cumbre ha oscilado entre el optimismo y el pesimismo, cambiando incluso radicalmente de un polo al otro en cuestión de horas.
 
Las últimas noticias desde el centro de conferencias indican que las esperanzas de llegar a un acuerdo han comenzado a desvanecerse.
 
"La cumbre, esta mañana, es una cumbre en crisis", afirmó el director del Programa de Medio Ambiente de la ONU (UNEP), Achim Steiner. 

 
 
Obstáculos en el camino
 
Los puntos más contenciosos para la concreción de un acuerdo siguen siendo los mismos que en un principio:
 
-Recorte de las emisiones de CO2: los países en desarrollo quieren que los países ricos recorten sus emisiones en al menos 25%, algo que rechaza la mayoría de estas naciones
-Verificación de los recortes: EE.UU. no aceptará recortes en las emisiones a menos que China haga lo mismo y deje que un organismo internacional corrobore que lo está haciendo.
 
-Fondo de adaptación para los países pobres: los países pobres quieren más dinero de lo que han ofrecido los países ricos (US$100.000 millones para 2020) y quieren ayuda directa. Los países desarrollados prefieren ayuda en forma de esquemas como los de compensación de carbono.
 
-Límite del aumento de la temperatura: países en desarrollo se oponen a que suba más de 1,5ºC, los países desarrollados se inclinan por 2ºC y más recientemente admiten que aumentará en 3ºC.
 
-Vigencia de Kioto: los países en desarrollo quieren que no se haga a un lado este protocolo, los desarrollados prefieren un texto nuevo.
 
Según señala uno de los corresponsales de la BBC en la cumbre, Matt McGrath, los delegados están trabajando en un texto para que firmen los mandatarios, pero, con las horas contadas, muchos dudan de que esté listo para el final de la cumbre.
 
En teoría Obama parte de Copenhague a las 16:30 hora local y la ceremonia de cierre es las 17:00 horas, pero lo más probable es que no se cumpla ni con los horarios ni con los eventos previstos en la agenda y la reunión se extienda durante el fin de semana.
 
En caso de no lograr un acuerdo, está previsto reunirse en México el próximo diciembre. Es más, éste es uno de los temas que ya se está discutiendo cada vez más en los pasillos.
Sin embargo, esto significaría posponer una vez más una solución al calentamiento global que no se ha logrado frenar desde que tuviera lugar la primer reunión internacional sobre medio ambiente, en la Cumbre de Río en 1992.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.