Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/16/2013 12:00:00 AM

Enderezar el ‘Costa Concordia’ tomará “toda la noche”

Expertos aseguraron que hacia la medianoche (hora colombiana) la nave será estabilizada. Primera labor: hallar dos cadáveres.

;
AFP
La titánica operación de enderezamiento del crucero de lujo "Costa Concordia", iniciada este lunes frente a las costas de la isla italiana del Giglio, donde encalló hace 20 meses, se demorará "toda la noche", según informaron los responsables del proyecto de rescate.

La compleja operación para enderezar un gigante de 17 pisos de altura "proseguirá durante toda la noche" y procede "como previsto, pero con etapas dilatadas", anunció el responsable de la Protección Civil, Franco Gabrielli.

Nueve horas después de iniciada, la nave se enderezó 13 grados, con respecto a los 65 grados de inclinación que tenía cuando yacía sobre los arrecifes.

La inédita operación, iniciada a las 09H00 GMT, fue interrumpida entre las 17H00 y 18H00 GMT para permitir que un equipo de expertos alpinistas retirara de la nave varios cables que no ejercen más tensión, explicó Sergio Girotto, responsable de proyecto por parte de la firma italiana Micoperi.

Los expertos aseguraron que el "inconveniente" fue resuelto y confirmaron que el enderezamiento se concluirá hacia las 05H00 GMT del martes.

Según cálculos de los técnicos, la nave alcanzará 24 grados de inclinación hacia la medianoche de Italia.

A partir de ese momento, la nave será enderezada gradualmente a través de los enormes cajones que han sido fijados a la parte superior del casco, los cuales serán llenados de agua.

"Existen varias incertidumbres", explicó Gabrielli, quien no quiso enumerarlas, entre ellas la posibilidad de que una ola de mal tiempo prevista para la noche afecte la operación.

Girotto tranquilizó a la prensa al asegurar que son aceptables olas de cerca un metro y medio de altura.

Unos cien ingenieros y técnicos de varias nacionalidades que participan en la operación de enderezar un barco gigante de 114.000 toneladas tuvieron que modificar el calendario, ya que tardará más tiempo de las iniciales 12 horas previstas.

Se trata de una operación sin precedentes en la historia de la ingeniería moderna para una nave de un tamaño tan grande y tan cercana a la costa.

Hacia el mediodía del lunes (10H00 GMT), el gigantesco crucero "se había despegado de los arrecifes", en los que había encallado el fatídico 13 de enero del 2012 con 4.200 pasajeros a bordo causando la muerte de 32 personas.

Dos horas después de iniciada la inédita operación comenzó a verse parte del casco de la nave que estaba sumergido, claramente identificable por estar cubierto de musgo, de color verde oscuro.

La operación, que correrá a cargo del armador, está evaluada en unos 600 millones de euros.

Al término del enderezamiento, un equipo de buceadores buscará los restos de las dos personas que resultan desaparecidas, una pasajera italiana y un camarero indio.

"Espero encontrar el cuerpo de mi mujer. Me dijeron que la búsqueda comenzará cuando el barco sea estabilizado", declaró Elio Vicenzi a la prensa italiana.

Por su parte Kevin Rebello, hermano del camarero indio, ha seguido todas las operaciones que se han realizado en la isla con la esperanza de poderle darle sepultura en su tierra de nacimiento.

Se teme que mover esa mole gigante podría afectar el delicado fondo marino de la isla, entre los primeros parques naturales protegidos de la península.

Por ahora los riesgos de contaminación del mar han sido limitados y representantes de organizaciones de defensa de la naturaleza vigilan las labores.

El navío inició la rotación impulsado por enormes cadenas de acero enlazadas a torrecillas, instaladas para la ocasión. Luego, a partir de un cierto grado, será la fuerza de gravedad la que impulsará al barco hacia la posición vertical, según el proyecto.

Doce ingenieros coordinan la operación

Doce ingenieros de varias nacionalidades, coordinados por el sudafricano Nick Sloane, dirigen desde una sofisticada plataforma flotante la arriesgada operación, que "hasta ahora" nunca había sido realizada.

En la plataforma, llamada "Pollux", los ingenieros, expertos en varias disciplinas, controlan una serie de datos a través de computadores conectados a cinco micrófonos y ocho pantallas que proyectan las imágenes de varias telecámaras y robots submarinos que transmiten en directo movimientos claves de la nave.

"Hoy nos jugamos el todo por el todo", reconoció uno de los ingenieros.

La ingeniería naval italiana se juega todo su prestigio ante el mundo después del grave naufragio causado por un error del capitán del crucero, Francesco Schettino, único acusado del accidente.

"Está en juego la credibilidad de Italia", escribió este lunes el diario Il Fatto Quotidiano, al recordar que el capitán, acusado de homicidio múltiple por imprudencia, abandono de navío y daños al medio ambiente, representaba el emblema de una Italia cobarde y en declive.

Por su parte los habitantes de la isla, una joya del Mediterráneo por la conservación del medio ambiente, quienes fueron premiados por sus gestos de solidaridad, sueñan con volver a tener una vida tranquila y normal después de haber vivido un verano intenso, con la llegada de un elevado número de turistas y curiosos atraídos por el "Titanic del siglo XXI".

"Estamos convencidos de que todo saldrá bien", confiesa Giovanna Rum, una de las residentes de la isla, mientras el alcalde, Sergio Ortelli, organizó la recepción de unos 400 periodistas fotógrafos y camarógrafos de todo el mundo para seguir en directo el operativo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.