Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/18/2014 12:00:00 AM

Putin lleva la contraria a Occidente y reclama a Crimea

Más del 95 % de los crimeos votaron por volver a ser parte de Rusia y dejar de estar bajo poder de Kiev.

El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó este martes el tratado que convierte a Crimea en parte de Rusia, al término de un patriótico discurso en el que afirmó que la península siempre fue considerada parte de la patria rusa.

Rápidamente, el (palacio presidencial ruso) Kremlin anunció que en virtud de la firma de este tratado, Crimea deja de ser territorio ucraniano y vuelve a ser parte de Rusia, a la que perteneció hasta 1954.

Putin firmó el histórico tratado con el primer ministro crimeo, Serguei Aksyonov, y otros líderes regionales en una ceremonia en el Kremlin, a la que asistieron las dos cámaras del Parlamento ruso, los gobernadores de las regiones y el gobierno de la Federación Rusa.

Pese a la entrada en vigor inmediata de la anexión, los legisladores rusos tienen que ratificar la ley de incorporación de Crimea y la ciudad de Sebastopol, que goza de un estatuto especial y donde está amarrada la flota rusa del Mar Negro.

La flota rusa está amarrada al Mar Negro. Foto: SEMANA.
Respaldado por las potencias occidentales, el gobierno ucraniano anunció que nunca reconocerá la integración de Crimea en Rusia, "que no tiene nada que ver con la democracia, el derecho o el sentido común".

El tratado de este martes culmina la cascada de anuncios hechos el lunes por las autoridades de Crimea que, en pocas horas, anunciaron la independencia de Ucrania, la solicitud de unión con Rusia, la disolución de las unidades militares ucranianas en su territorio, la introducción del rublo y el paso al huso horario de Moscú el 30 de marzo.

El primer ministro interino de Crimea, Serguei Aksyonov, informó que el lunes viajará a Moscú con una delegación del Parlamento para solicitar oficialmente unirse a la Federación Rusa y anunció que el rublo entrará en circulación en la península, junto con la moneda ucraniana: el hrivna.

Las autoridades locales anunciaron estas medidas amparadas por el rotundo éxito del referendo del domingo.

En el referendo, el 95,5 % de los crimeos votaron por volver a ser Rusia y dejar de estar bajo poder de Kiev, donde gobierna un ejecutivo proeuropeo desde la destitución del presidente prorruso Viktor Yanukovich el 22 de febrero, reportó BBC.

En la consulta, a los votantes se les preguntó si querían unirse a Rusia o tener una mayor autonomía como parte de Ucrania.

Un 58 % de los pobladores de la península son rusos étnicos y el resto, ucranianos y tártaros.

"Inseparable de Rusia"


Antes de la rúbrica del tratado, Putin dio un discurso cargado de patriotismo, en el que proclamó que "en el corazón y en la conciencia de la gente, Crimea era y sigue siendo una parte inseparable de Rusia".

El mandatario criticó la decisión tomada por el líder soviético Nikita Jruschov, que en 1954 entregó Crimea a Ucrania.

Putin observó que cuando la Unión Soviética cayó en 1991 y "Crimea se encontró de pronto en otro Estado, Rusia se sintió no solo robada, sino saqueada".

El dirigente advirtió a Occidente que ha "cruzado la línea roja" en la crisis montada en torno a Crimea, pero aclaró que Rusia no intentará anexionarse partes del este y el sur de Ucrania, de mayoría rusohablante. "No queremos la desintegración de Ucrania. No nos hace falta", apostilló.

"Viola la constitución"

Putin, quien con esta crisis ha batido un récord de popularidad desde su vuelta a la presidencia en 2012, parece impasible ante las sanciones anunciadas por la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Japón.

Las sanciones europeas y estadounidenses afectan a un número limitado de responsables rusos y ucranianos, y en principio no conciernen al presidente ruso, aunque sí a varios asesores cercanos.

La Casa Blanca apuntó contra 11 personas: siete rusas y cuatro acusadas de colusión con Rusia en Ucrania, entre las cuales el destituido presidente Viktor Yanukovich y un consejero, así como dos dirigentes separatistas de Crimea, Serguei Aksionov y Volodimir Konstantinov.

Entre los rusos, cuyos eventuales haberes en Estados Unidos quedan congelados, figuran el viceprimer ministro Dimitri Rogozin, la presidenta del Consejo de la Federación (Cámara Alta del parlamento ruso), Valentina Matvienko; así como dos consejeros cercanos de Putin (Vladislav Surkov y Serguei Glazyev) además de dos legisladores de la Duma.

Por su parte, los ministros de Relaciones Exteriores europeos "decidieron sanciones -restricciones de visas o congelamiento de haberes- contra 21 autoridades ucranianas y rusas", anunció el ministro lituano Linas Linkevicius.

Aksionov y Konstantinov figuran en esta lista, así como militares rusos activos en Crimea. Una fuente diplomática precisó que de momento no hay ministros del gobierno ruso.

Estas sanciones son inéditas en la historia de las relaciones entre la UE y Rusia desde el derrumbe de la Unión Soviética en 1991.

El primer ministro de Crimea, Sergey Aksyonov, celebra en el Parque de Lenin, en Simferopol (Crimea, Ucrania). Foto: AP.
Japón se sumó este martes a las sanciones occidentales, y va a "suspender las negociaciones sobre la flexibilización de la política de concesión de visados".

El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, dijo que Francia podría "contemplar" suspender la venta de buques militares Mistral a Rusia si "Putin sigue haciendo lo que hace".

Descartada la opción militar, los occidentales cuentan con el impacto del creciente aislamiento internacional ruso y se reservan la posibilidad de imponer sanciones económicas y comerciales, que podrían tener consecuencias importantes dado que Estados Unidos y la Unión Europea son dos de los tres principales aliados de Moscú.

Tanto Obama como la Casa Blanca han insistido en que no reconocerán el referendo porque “viola la constitución de Ucrania” y se realizó bajo “la coerción” de la intervención militar” rusa en esa península. Según el mandatario, tanto EE.UU. como sus socios europeos están “preparados” para sancionar a Moscú.

"Histeria y retórica de la Guerra Fría"


Putin pidió a EE. UU., durante una sesión especial ante parlamentarios rusos celebrada este 18 de marzo, que detenga la "histeria y retórica de la Guerra Fría". Según dijo, Occidente se ha "extralimitado en Ucrania y comportado irresponsablemente".

El ministerio de Exteriores de Rusia indicó, a su vez, que las sanciones no se quedarán sin respuesta, pero no especificó qué medidas se tomarán.

Un día antes, la Unión Europea (UE) y EE. UU. aprobaron el congelamiento de activos y prohibieron viajes a funcionarios de Rusia y Ucrania.

Obama dijo que se contemplan nuevas sanciones si Rusia no cambia de actitud respecto a Ucrania.

El presidente ruso señaló que la región tiene una importancia histórica vital para Rusia y que el referendo del domingo cumplía con los requisitos de las leyes internacionales.

Rusia "por supuesto enfrentará la confrontación extranjera", añadió. "Tenemos que decidir por nosotros mismos. ¿Vamos a proteger nuestros intereses nacionales o seguir entregándolos para siempre?"

Apoyo de China

Putin agradeció a China su apoyo durante la crisis. Beijing se abstuvo de votar ante las Naciones Unidas un borrador condenando a Rusia por sus acciones en Crimea.

Tras el discurso, el presidente ruso firmó junto con el primer ministro de Crimea, Sergei Aksyonov; el portavoz del parlamento de Crimea, Vladimir Konstantinov; y el alcalde de Sebastopol -la capital de Crimea-, Alexei Chaliy, el tratado que anexa la península a Rusia.

Tras la firma, la anexión de Crimea debe ser aprobada por una corte constitucional y luego, ser ratificada por el parlamento.

Según Richard Galpin, corresponsal de la BBC en Moscú, este proceso probablemente se completará a finales de esta semana.

"No queremos desmembrar Ucrania"

Putin ha detallado que en la península habrá tres idiomas que cohabitarán de manera cooficial: ruso, ucraniano y el idioma tártaro de Crimea.

El mandatario también aseguró que hubo un tiempo en que "crueles injusticias" fueron infringidas contra los tártaros, pero que ahora sus derechos serán respetados.

Añadió que los rusos en Ucrania están cansados de su gobierno en crisis que está "ordeñando" a su pueblo.

Sin embargo, desmintió que Rusia pretenda desmembrar Ucrania e instó a no creer a los que dicen que a la anexión de Crimea le seguirán otras regiones.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Ucrania expresó que jamás reconocerá la anexión de Crimea a Rusia y que el discurso de Putin de este martes demuestra que Rusia es una "amenaza al mundo civilizado y a la seguridad internacional".

AFP, BBC Mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.