Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/10/2014 12:00:00 AM

Cristina Fernández guarda reposo tras salir del hospital

La presidenta argentina estuvo hospitalizada por una semana debido a una infección en el colon.

;
AP
La presidenta Cristina Fernández cumple este lunes en su residencia el primero de los diez días de reposo que le prescribieron los médicos, con el fin de completar su recuperación de una infección del colon por la cual estuvo internada durante una semana.

Este nuevo capítulo en la salud de la presidenta, siempre rodeada de un halo de misterio, no ha generado en la población la incertidumbre de otros momentos, lo cual los analistas atribuyen a que Fernández está transitando el último año de su mandato y a que la sociedad tiene asumido que el gobierno sigue funcionado en su ausencia.

"El país quedó como en piloto automático. Tiene que ver con el final de ciclo que ya se está viviendo. Hay también un tema de cultura institucional en el que la gente ve que todo funciona igual y pienso también que un proceso de costumbre a sus reiterados problemas de salud", dijo Celia Kleiman, directora de la consultora Polldata.

Fernández, de 61 años, fue hospitalizada el domingo 2 de noviembre con un cuadro febril infeccioso, que luego se confirmó respondía a una sigmoiditis, una infección del colon. Muchos especialistas atribuyen esta patología al estrés.

La mandataria estuvo internada durante una semana en una clínica privada de Buenos Aires, bajo tratamiento sintomático y con antibióticos por vía endovenosa. Tras el alta hospitalaria, tendrá otros diez días de reposo en la residencia presidencial de Olivos, suburbio al norte de la capital.

En lo que va del año, Fernández acumula casi un mes de convalecencia por distintas afecciones, desde faringitis hasta un esguince de tobillo. Previamente se le extrajo la glándula de tiroides en el 2012 por un diagnóstico errado de cáncer. Un año después fue intervenida por un hematoma en el cráneo provocado por una caída de la que no se dieron detalles; por esta última causa estuvo cuatro semanas de reposo.

A diferencia de otras hospitalizaciones, esta vez no hubo móviles de televisión en vivo desde la clínica ni militantes con banderas y mensajes de apoyo a su líder. Los líderes opositores tampoco hicieron referencia al tema, lo cual no deja de sorprender tratándose de una presidenta con un estilo personalista de gobernar y que centraliza la escena política.

"No estuve muy pendiente, había mucha información sobre su salud. No estoy de acuerdo con su gobierno, pero es la presidenta y en cierta forma me preocupa... como que ya se ha vuelto costumbre que la internen", comentó Julia Cavagna, una secretaria de 36 años.

Según Kleiman, los argentinos "nos hemos acostumbrado a esta forma rara de gobernar centrando todo en una persona en presencia y en ausencia".

Pese a su larga convalecencia, la presidenta no delegó el poder en el vicepresidente Amado Boudou, lo cual puede resultar atípico. Pero dado que el funcionario está procesado por corrupción, dejarlo a cargo del Ejecutivo hubiera resultado problemático.

"La verdad, no seguí mucho el tema", apuntó Cecilia Chevallier, psicóloga, de 38 años. "Mi perra me comió el control remoto de la televisión y no leo los diarios. Pero no me pareció grave y todo siguió igual".

El gobierno no ha dado aún fecha para la reaparición pública de la presidenta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.