Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/7/2013 12:00:00 AM

¿Corre riesgos Cristina Fernández en la cirugía?

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, será operada de un coágulo cerebral.

El equipo médico de la clínica Favaloro de Buenos Aires le diagnosticó a la presidente argentina, Cristina Fernández, un coágulo alrededor del cerebro, conocido como hematoma subdural. Dicho coágulo se alojó en la cabeza producto de un trauma que sufrió el 12 de agosto pero el parte médico se conoció el pasado 5 de octubre.

Aunque la recomendación inicial fue de 30 días de incapacidad, Fernández será sometida a una cirugía este 8 de octubre. La mandataria fue hospitalizada para realizarse estudios cardiovasculares pre-quirúrgicos y preparatorios, señaló un comunicado difundido por el centro médico.

Dicho cambio en el proceder de los especialistas se debió a que la mandataria presentó "una sensación de hormigueo en su brazo izquierdo", síntomas que podrían indicar extensión del compromiso neurológico, indica la Asociación Americana de Neurología.

"Ante tal sintomatología, nuestro equipo se constituyó en la residencia de Olivos a los efectos de proceder al examen físico-neurológico constatando una transitoria y leve pérdida de la fuerza muscular del mismo miembro superior", señala el comunicado.

Cristina Fernández, de 60 años, sufre problemas de hipertensión arterial y en enero del 2012 se sometió a una cirugía para extirparle la glándula tiroides.

Riesgos

Para reducir la presión dentro del cerebro causada por la colección de sangre, se puede requerir una cirugía de emergencia que consiste en la perforación de un pequeño agujero en el cráneo con el fin de drenar la sangre acumulada. De igual manera, puede ser necesario extraer los hematomas grandes o los coágulos sólidos a través de un procedimiento llamado craneotomía, con el cual se crea una abertura de mayor tamaño, explican los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. (NIH, por sus siglas en inglés).


Un hematoma subdural es una colección de sangre bajo el cráneo que puede ejercer presión sobre el cerebro.
Foto: Adaptado de A.D.A.M.

El pronóstico después de un hematoma subdural varía ampliamente ya que depende del tipo y la localización del trauma que lo originó, el tamaño de la colección de sangre y la rapidez con que se trate.

Los hematomas subdurales que se forman rápidamente o aguda presentan el mayor reto, con altas tasas de lesión y muerte; mientras que los crónicos, como el que presenta Cristina Fernández, tienen en su mayoría un pronóstico alentador y los síntomas suelen desaparecer después del drenaje de la sangre acumulada. Algunos pacientes, sin embargo, requieren un período de rehabilitación para ayudarles recuperar su nivel normal de desempeño.

Existe una alta probabilidad de que se presenten crisis epilépticas tras un hematoma subdural, incluso después del drenaje, las cuales, por lo general, se controlan adecuadamente con medicamentos. Dichas convulsiones pueden ocurrir en el momento en que se forma el hematoma, meses o años después.

Entre las complicaciones de este tipo de lesión y del procedimiento para extraerla se encuentran la hernia cerebral, es decir que la presión que ejerce la sangre acumulada sobre el cerebro es tan alta que causa un estado de coma y la muerte. También pueden desarrollarse secuelas persistentes como alteraciones de la memoria, mareos, dolor de cabeza, ansiedad, dificultad para concentrarse, convulsiones, debilidad temporal o permanente, entumecimiento y dificultad para hablar.

Con información de EFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.