Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/03/11 00:00

Cuba se defiende de acusaciones europeas en materia de DDHH

Diputados europeos aprobaron el jueves una resolución de crítica a Cuba tras la muerte del disidente Orlando Zapata Tamayo, quien falleció en febrero por complicaciones de una huelga de hambre.

Cuba se defiende de acusaciones europeas en materia de DDHH

 Cuba se defendió de una condena del Parlamento Europeo por la muerte de un disidente y lo acusó de no tener moral para dar lecciones de derechos humanos a la isla.

La condena europea "manipula sentimientos, tergiversa hechos, esgrime mentiras y oculta realidades", expresó un comunicado de la Asamblea del Poder Popular, el Parlamento de la isla, entregado el jueves a medios de prensa por la cancillería.

Diputados europeos aprobaron el jueves una resolución de crítica a Cuba tras la muerte del disidente Orlando Zapata Tamayo, quien falleció en febrero por complicaciones de una huelga de hambre.

El mensaje cubano señaló que "el pretexto utilizado ha sido la muerte de un recluso (Zapata), sancionado primero por delito común y luego manipulado por intereses norteamericanos y la contrarrevolución interna, quien por voluntad propia se negó a ingerir alimentos a pesar de las advertencias y la intervención de los especialistas médicos cubanos".

Señaló que el deceso es un "hecho lamentable" pero del que no puede responsabilizarse a la isla y menos usarse para atacarla en materia de derechos humanos.

"Detrás de esa condena hay un profundo cinismo", dijo la Asamblea y destacó la falta de compromisos de Europa en ayuda al desarrollo de las naciones pobres para mantener su modelo consumista, la represión a los inmigrantes y desempleados o permite la instalación de cárceles ilegales.

Paralelamente lo contrapuso al extenso programa de cooperación cubano, con el despliegue de médicos en naciones pobres de la región.

"Ofende a los cubanos también ese intento de darnos lecciones", indicó el comunicado.

La muerte de Zapata causó un revuelo internacional, pese a que las autoridades indicaron que los reclamos del preso incluían desde mejoras en el trato carcelario, hasta la colocación de teléfono y televisor en su celda, lo cual fue reconocido por otros disidentes.

La condena es "discriminatoria y selectiva", indicó el mensaje: "los cubanos rechazamos la imposición, la intolerancia y la presión como norma en las relaciones internacionales".

Actualmente un segundo disidente, Guillermo Fariñas --esta vez no preso, sino en su casa en de Santa Clara a unos 300 kilómetros al este de la capital-- comenzó una huelga el 24 de febrero, tras el deceso de su correligionario.

La vocera del manifestante, Licet Zamora, dijo a la AP que el disidente debió ser hospitalizado el jueves debido a un desmayo.

Fariñas sufrió la semana pasada una crisis hiperglucémica y también fue llevado a un centro médico donde se lo hidrató. Posteriormente regresó a su casa y continuó con la huelga de hambre.
 
AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.