Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1996/09/02 00:00

CUENTAS DIVINAS

CUENTAS DIVINAS

El Estado más pequeño del mundo encontró una fórmula más eficiente que cualquiera de los mecanismos sugeridos por la banca multilateral para subsanar su déficit fiscal. El Vaticano ha incrementado sus ingresos en 400 por ciento gracias a la venta de sus obras de arte. Y no es que la Iglesia Católica haya entrado en la era de las privatizaciones, sino que le ha comercializado los derechos de reproducción de gran parte de sus joyas artísticas. Los términos de los acuerdos que el Vaticano ha suscrito con 20 empresas son más secretos que cualquier confesión. Pero lo cierto es que el negocio sí debe ser muy rentable, pues para la Navidad fueron enviados 1.500.000 catálogos a consumidores potenciales en Europa y Estados Unidos y, en las próximas semanas, se hará el lanzamiento de un CD-Rom y de una página en Internet para la promoción de los productos. Lo único que se están preguntando varios teólogos es si estas actividades no son un pecado capital

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.