Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/05/23 00:00

Cultura a granel

Forum Barcelona 2004 es, para sus críticos, una apropiación comercial de los foros sociales del mundo.

La ceremonia de inauguración fue espectacular. Barcelona llevó a cabo un enorme proyecto de renovación urbana y los terrenos involucrados serán objeto de una enorme valorización.

Con el Forum Universal de las Culturas, Barcelona ha querido convertirse en la tribuna mundial de debate sobre la diversidad, el desarrollo sostenible y la paz, y en la capital de la fiesta y las expresiones étnicas. Son más de 700 exposiciones y espectáculos y alrededor de 1.200 conferencias y reuniones de reflexión sobre temas sociales, ambientales, culturales, políticos y económicos, que se celebran a lo largo de 141 días y que concluirán el 26 de septiembre.

En este maratón organizado por la Unesco, el gobierno español, la Generalitat catalana y el ayuntamiento de Barcelona, participan 20.000 artistas y delegados de ONG del planeta. Al Forum no están invitados los estados, sino los representantes del entramado social y cultural de cada país. La idea es mostrar la otra cara de los problemas sociales, económicos y políticos como un encuentro entre los pueblos para deliberar sobre su futuro.

"El Forum es una aventura inédita que aspira abrir un debate en la sociedad internacional en torno a la diversidad y el desarrollo sostenible con base en el respeto al medio ambiente y la paz", dijo a SEMANA el portavoz del Forum, Oleguer Sarsanedas.

Además de los "diálogos" sobre temas tan heterogéneos como las razas que se tomaron la ciudad, en los que intervendrán 1.500 conferencistas, el Forum se erige como una gran fiesta con 450 conciertos musicales, 33 espectáculos callejeros, cuatro circos, 113 obras de teatro y 14 fiestas multitudinarias. Invitados tan dispares como el ex secretario de la ONU, Boutros Boutros-Ghali, el escritor Paulo Coelho, Mikhail Gorbachov y el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, competirán por el público con los conciertos y las parrandas callejeras.

Colombia participa en los 46 "diálogos" con delegados de ONG ambientales, feministas, de derechos humanos y de paz, pero resulta diciente que los mayores representantes serán Pernett & the Caribbean Ravers, Mañungo y los Veteranos del Caribe y el grupo La Etnnia. Los catálogos describen a Humberto Pernett como un "superoriginal, futurista y revolucionario artista de la escena latina electrónica alternativa de Colombia", a Mañungo y los Veteranos del Caribe como "destacados músicos que en los años 60 fueron aclamados en las fiestas de los salones más prestigiosos de la capital de Colombia" y a La Etnnia como exponente del hip-hop, "la principal fuente de expresión de los jóvenes que en todo el mundo viven en barrios marginales".

"Demasiada fiesta y ruido para reflexionar y dialogar con seriedad", alegan los críticos del Forum. El economista Miren Etxezarreta, de la Universidad de Barcelona, uno de los líderes de esta ola opositora, aseguró a SEMANA que "el Forum es una operación inteligente que intenta hacer una réplica falsa y perversa de los foros sociales que ya existen, y los organizadores y patrocinadores como Telefónica, Endesa y Coca-Cola se han apropiado del lenguaje de los movimientos para hacer negocio".

El negocio, según los detractores, no sólo radica en que no es gratuito (entrar cuesta 18 euros por día y el pase para la temporada, 150 euros), ni en el 'lavado de cara' de los capitales internacionales que financian el evento sino en la especulación urbanística que surge con las enormes obras y la recalificación de los terrenos aledaños. Por esto muchos intelectuales como

Günter Grass y Noam Chomsky se han negado a concurrir, así como ONG de la talla de SOS Racismo y Greenpeace, que denunció que las obras del Forum son una "agresión" a las costas mediterráneas.

El único gran intelectual que respalda el Forum es José Saramago, para quien es mejor tener un espacio donde debatir el alcance global que no tenerlo. Lo mismo piensan las ONG que asisten como Médicos Sin Fronteras, Manos Unidas e Intermón Oxfam. Pero para los opositores, el mejor símbolo del Forum Barcelona 2004 es la publicidad de la multinacional española Telefónica: "Hablen de lo que hablen, pero hablen con Tarjetas Telefónica".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.